Revista nº 536
ISSN 1885-6039

Los objetos del entorno como instrumentos en el aula de música.

Martes, 14 de Agosto de 2007
María Luisa Cortés García (CEIP Tena Artigas)
Publicado en el número 170

Los objetos del entorno, utilizados como instrumentos musicales, son un valioso recurso didáctico en el aula de música ya que nos proporcionan un sinfín de actividades en el trabajo diario gracias a sus cualidades para generar contextos de aprendizaje así como para el desarrollo de valores transversales.


La necesidad de los alumnos y las alumnas de expresarse con la música se hace patente utilizando en primer lugar el propio cuerpo, la voz y los objetos que podamos encontrar a nuestro alrededor. Todas estas formas de comunicarse musicalmente están al alcance de cualquier ser humano que tenga la intención de transmitir sentimientos, pensamientos e ideas mediante la música.

Los objetos del entorno como instrumentos engloban tres tipos de materiales que tienen en común la facilidad para conseguirlos, para disfrutarlos y explotar sus posibilidades sonoras. Son los siguientes:

Los materiales de desecho: son aquellos que no tienen valor para el fin que se concibieron considerando así su potencial para un nuevo uso. Por ejemplo, un rotulador gastado al que le quitamos el tapón y comenzamos a soplar.

Los materiales reutilizables: son aquellos que se pueden volver a utilizar para el uso por el que se fabrican o para un fin diferente del habitual. Por ejemplo, un lápiz golpeado en la mesa.

Los materiales pobres: son aquellos de bajo coste que se pueden conseguir fácilmente o recoger de la naturaleza. Por ejemplo, unas piedras agitadas dentro de la mano hueca produciendo un sonido parecido al de una maraca.


Todos estos materiales se pueden conseguir fácilmente ya que los podemos encontrar en nuestro entorno más inmediato procedentes de la naturaleza, del medio urbano, de la casa... Se añade la ventaja de tener un coste económico nulo o muy escas
o ya que con frecuencia se tiran o han sido usados. Así mismo, tienen unas posibilidades de transformación muy amplias, sólo con añadir o quitar algo podemos obtener un instrumento diferente tanto en su forma, en su sonido o en su uso. Además, los alumnos y las alumnas pueden construir instrumentos ya existentes imitando su forma. Por ejemplo, gomas elásticas tensadas en una caja de zapatos para hacer un arpa, etc.

Así pues, se trata de hacer comprender al alumnado la posibilidad de crear un instrumento musical a partir del potencial de materiales que sirven o servían para otro fin, que han dejado de utilizarse, o que podamos recoger de nuestro entorno. De esta forma estamos propiciando el desarrollo de la imaginación y de la creatividad ya que surgen muchas ideas para realizar. Los alumnos y las alumnas se sienten motivados para crear un instrumento sintiendo la necesidad de experimentar y manipular los materiales para cambiar su uso y darles una utilidad musical.

Las alumnas y los alumnos construyen los instrumentos con la finalidad de usarlos en el aula de música para realizar las actividades que se trabajan habitualmente en la clase. El proceso a seguir para la creación de un instrumento musical construido a partir de objetos del entorno podría ser el siguiente:

1. Explorar, investigar y manipular las posibilidades sonoras de los objetos que encontramos a nuestro alrededor (en la clase, en la casa, en la calle...).
2. Imaginar en qué instrumento se podrían convertir los objetos sonoros seleccionados combinando sus posibilidades.
3. Crear el instrumento cortando, pegando, dibujando y decorándolo de forma sencilla.
4. Poner nombre al instrumento.


Una vez construidos los instrumentos será el momento de utilizarlos en las actividades de la clase de música: producir sonidos y melodías, ritmos, acompañamiento de canciones y danzas, etc. De esta forma, el aula de música aumentará los instrumentos que pueden ser utilizados por todo el alumnado. Se puede habilitar en el aula un lugar como el rincón de los objetos sonoros donde estarán los instrumentos de todos los cursos.

En todo este proceso de construcción y utilización de objetos del entorno como instrumentos se trabaja la educación en valores fomentando el respeto y la concienciación sobre el medio ambiente. Además, se trabaja la educación para el consumo de forma que el alumno y la alumna comprenden el valor de las cosas comparando el coste que supone la compra de instrumentos en una tienda con el de la construcción propia de instrumentos.

La construcción de instrumentos produce satisfacción en quienes los realizan y los utilizan musicalmente desarrollando emociones, sentimientos, el autoconcepto, la autoestima... lo que es especialmente positivo para el alumnado con dificultades de aprendizaje o necesidades especiales y con problemas familiares o de relación social. Los alumnos y las alumnas se sienten satisfechos y protagonistas del proceso de enseñanza-aprendizaje al mostrar sus propias creaciones cuidando y respetando tanto las suyas como las de los demás. El proceso y posterior utilización permite y fomenta el trabajo colaborativo y en grupo ya que los alumnos y las alumnas aprenden a compartir y a ayudarse unos a otros.

La construcción de instrumentos utilizando objetos del entorno nos ofrece un mundo de posibilidades que podemos descubrir utilizando nuestra imaginación para convertir objetos de desecho, reutillizables y pobres en un preciado instrumento que respetaremos, admiraremos y cuidaremos para su utilización en el aula de música.


Este artículo ha sido previamente publicado en el número 11 de La Gaveta, editada por el CEP de Santa Cruz de Tenerife en junio de 2005.


Comentarios
Sábado, 19 de Abril de 2008 a las 21:26 pm - XHF

#02 NO PUES ESO NO ES LO QUE OCUPO

Miércoles, 15 de Agosto de 2007 a las 01:07 am - Güicho

#01 Me encanta la idea de llevar al aula de música diferentes objetos y si son reciclados mejor.Una simple hoja de periodico en las manos de un niño, puede ser una experiencia enriquecedora musicalmente.

Felicidades María Luisa.

Saludos.