Revista n.º 1046 / ISSN 1885-6039

El Villancico.

Jueves, 29 de diciembre de 2005
Carlos Delgado Díaz
Publicado en el n.º 85

En este artículo hacemos un repaso a la historia de los villancicos, particularizarlo en los villancicos populares de Canarias y muy especialmente en Lo Divino.

Foto Noticia El Villancico.



Es un género polifónico de carácter profano surgido a finales del siglo XVI en España. Este tipo de composiciones se recogieron en cancioneros durante los siglos XV y XVI, y aunque tratan de temas muy variados, su contenido podía ser profano (carácter pastoril) aunque predomina el religioso. Este último reservado para las funciones del culto (Navidad, Corpus Christi, etc.). El villancico popular fue derivando a temas relacionados con la Navidad.

Los villancicos populares de Navidad siguen tan vivos que han merecido la atención de músicos como Joaquín Rodrigo y de poetas como Gerardo Diego.

En Canarias se han recogido algunos villancicos bastante antiguos, sobre todo en la isla de La Palma, aunque su origen no se remonta más allá del siglo XIX. En la actualidad la mayoría de los villancicos que se cantan son de factura reciente o copias de villancicos peninsulares o sudamericanos.

En cuanto a los cantos relacionados con el ciclo de la Navidad merecen un capítulo aparte los llamados Ranchos de Pascua o Navidad, una de las manifestaciones folklóricas más antiguas de Canarias, de las cuales todavía se conservan algunos ejemplos en las islas.

Asimismo merecen especial atención otros géneros musicales relacionados con la Navidad como son los Cantos de Reyes y Años Nuevos de La Gomera, el Baile de La Cunita en Gran Canaria, Los Bailes de Pastores y Aguinaldos en La Palma o El Baile del Niño en La Matanza de Acentejo en Tenerife.

En esta ocasión, vamos a hacer referencia a una de las manifestaciones musicales navideñas más conocidas por los canarios: el villancico Lo Divino. Aunque también se conoce como "divinos" a los grupos o rondallas que cantan villancicos por Navidad, así como a los cantos que interpretan.

En las islas se ha pasado de “cantar a lo divino”, como se define a los cantos de relacionados con la religión, a cantar “Lo Divino”, lo genérico ha dado lugar a una especie concreta.

Lo Divino es el villancico canario por excelencia y el más interpretado en el archipiélago por Navidad. Un tema popular muy extendido en las islas y con variantes en cada una de ellas.

En Tenerife la versión más conocida y que aglutina las melodías más comunes, es la versión culta del organista de la Catedral de La Laguna, Don Fermín Cedrés.

Según el escritor grancanario Luis García de Vegueta, las coplas de la primera parte de Lo Divino fueron compuestas hacia 1913-14 por un grupo de amigos que se solían reunir en la casa del conocido Néstor de La Torre y estrenada con motivo de un festival benéfico para el Hospitalito de niños.

La primera copla del villancico correspondía al abogado, poeta y político Ramón Gil-Roldán:

Anuncia nuestro cantar
que ha nacido El Redentor,
la tierra, el cielo y el mar
palpitan llenos de amor.


La segunda fue compuesta por el barítono grancanario afincado en Santa Cruz de Tenerife, Néstor de La Torre:

Las trompas y los clarines,
la tambora y el timbal,
anuncian el nacimiento
de nuestro Dios Celestial.


Para la parte final, Cedrés añadió versos pentasilábicos supuestamente compuestos por el que fuera párroco de la Iglesia de La Concepción, Don Santiago Beyro:

Madre del alma Lucen los campos,
cesen tus penas blancos corderos,
calma tu angustia hay regocijo
por Dios, no llores, en las cabañas
ella bendice y los tomillos,
la Nochebuena, y los romeros,
los Reyes Magos llenan de aroma
y los pastores. nuestras montañas.


Hay otros autores que afirman que estos últimos versos son de autoría popular y, por tanto, se desconoce su autor.

Sin embargo, la investigadora palmera María Victoria Hernández ha encontrado similitudes con unos versos del poeta romántico español, Antonio Fernández Grilo (Córdoba 1845-Madrid 1906) dedicado a las Ermitas de Córdoba (Diario de Avisos del 16 y 23 de diciembre de 2001).

Con el tiempo han aparecido otras coplas de creación popular que se han ido incorporando al villancico original:

La Virgen va caminando Un lucerito del cielo Den la limosna
en dirección a Belén sobre Belén se quedó, si la quieren dar
y en su compañía lleva para alumbrar el pesebre que la noche es corta
al glorioso San José. donde duerme el niño Dios. y hay mucho que andar.


Debes indicar un comentario.
Debes indicar un nombre o nick
La dirección de mail no es valida

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para garantizar el buen funcionamiento de nuestra página web.

Al pulsar en "ACEPTAR TODAS" consiente la instalación de estas cookies. Al pulsar "RECHAZAR TODAS" sólo se instalarán las cookies estrictamente necesarias. Para obtener más información puede leer nuestra Política de cookies.