Revista nº 801
ISSN 1885-6039

Un día con “Los Indianos”

Martes, 08 de Febrero de 2005
Redacción La Palma
Publicado en el número 39

Ayer se celebró el día más esperado del Carnaval palmero “ La Llegada de Los Indianos”.



La música cubana y los polvos de talco llenaron la capital de la Isla Bonita. Los palmeros desempolvaron las ropas de indianos, las sacaron de sus armarios y baúles para volver a disfrutar de la fiesta que cada año convoca a un mayor número de personas, reivindicando de esta manera su origen y su originalidad que es la fuerza que les ha llevado a convertirse en la fiesta más representativa y popular de nuestro Carnaval Tradicional.

En esta ocasión el Ayuntamiento ha redoblado su esfuerzo para dar mayor brillantez, si cabe, ante la preocupación que ha supuesto el que se siga incluyendo en la programación oficial del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, un pasacalle “fraudulento”, aunque ello no haya supuesto el que los transportes aéreo-marítimos dejaran de estar colapsados este fin de semana.

Celebración de Los Indianos


Ayer no quedaba ropa blanca en las tiendas y casas palmeras. La calima blanca, como la llamó Pepe Dámaso autor del cartel oficial, con sus sombreros y guayaberas, inundaron las calles en el día grande del Carnaval palmero.

Desde las 10 de la mañana se iniciaron las actividades con La Espera en las Casas Consistoriales donde se hicieron entrega de las distinciones a Embajadores, Cónsules y Ministros llegados a la isla de todas las partes del planeta para su Empolve Oficial. Posteriormente se iniciaron las actuaciones musicales de Eric Antón, Pimienta y Ají y Cuarto Son, además de los verseadores palmeros José y Yapci Bienes, padre e hijo, junto al entrañable canarión Yeray Rodríguez. También tuvo lugar la representación teatral de El Manicero, La Batatita, y Las Chancleteras.

El Trapiche se llenó de polvo ya que los golosos se agolpaban para degustar los mojitos y melazas, junto a los productos artesanales tradicionales palmeros. La Negra Tomasa tuvo su recibimiento oficial acompañada de la música tradicional de la tierra de Martí y en medio de la batalla campal que impregnaba de polvo las empedradas calles coloniales de la capital palmera.

Con un nuevo reparto de polvos talcos comenzó por la tarde el desfile de Indianos en la zona portuaria hasta La Alameda, adueñándose de las calles entre el sonar de la música y el polvo de Los Indianos. A la llegada a La Alameda comenzó la Verbena del Desembarco con otra Fiesta de grupos palmeros-cubanos: Los Chicos, Cuarto Son, Changó, Pimienta y Ají, y Orillas del Son.

Ya en la noche y la madrugada palmera sonaron los ritmos de las Orquestas de Baile, para acabar con Los Troveros de Asieta.

El palmero ha demostrado ser un enamorado de su tierra, celoso de sus tradiciones populares y disfruta del homenaje a sus antepasados con la aparición de Los Indianos. Indiano es aquel que vuelve a su tierra con ostentación y riqueza, que en época de hambre y miseria emigró a Cuba y Venezuela a buscar fortuna -- antes se decía “Cinco años y una fortuna”-- y, aunque también hubo desgracias, muchos lograron triunfar volviendo con sus maletas llenas de riquezas.

Todo ello se muestra en esta fiesta como un testimonio y augurio de un pasado de emigrante, pero también como símbolo de que el carnaval de Los Indianos tiene un futuro espectacular, imitaciones y copias aparte, que no empañan las señas de identidad de este Patrimonio Cultural de nuestro Carnaval Tradicional.
Noticias Relacionadas
Comentarios