Revista n.º 1045 / ISSN 1885-6039

Sociedad La Cosmológica. Santa Cruz de La Palma.

Martes, 4 de abril de 2006
José Guillermo Rodríguez Escudero
Publicado en el n.º 99

Una de las más importantes instituciones culturales de Canarias es la centenaria Sociedad La Cosmológica. Desde BienMeSabe.org damos a conocer el peso histórico y documental que tiene en la sociedad palmera y canaria.

Foto Noticia Sociedad 'La Cosmológica'. Santa Cruz de La Palma.



SU FUNDACIÓN. Heredera del Siglo de las Luces y del imperio de la razón, de los gabinetes y tertulias de ilustrados que movilizaron la sociedad y la cultura desde entonces, la intelectualidad de La Muy Noble y Leal Ciudad de Santa Cruz de La Palma fundó la Sociedad palmera La Cosmológica el 6 de noviembre de 1881. Significa esto que es una de las más veteranas en su actividad en el Archipiélago, junto con el Gabinete Literario (1844) y el Museo Canario (1879), ambos en Las Palmas de Gran Canaria.

 

Fue creada por un grupo de treinta y tres personas como museo de historia natural y antigüedades aborígenes, ocupando la vieja casa panera o alhóndiga, llamada del Pósito, en la espalda de la Iglesia Matriz de El Salvador. Se denominó Sociedad La Cosmológica Museo de Historia Natural y Etnográfico. Esta casona había sido adquirida por el Cabildo en 1646 con el fin de instalar el Pósito de granos de la ciudad, fundado por el flamenco Luis Van de Walle el Viejo en 1560.

 

La circular de la constitución de la Cosmológica en 1881 comienza con estas palabras: “El progreso de las ciencias cosmológicas, puras y aplicadas, tan prodigiosamente poderosa y grande en países extranjeros, es como nadie ignora, débil y pequeñísimo en España…”

 

Entendemos por “cosmología” el conocimiento filosófico de las leyes generales que rigen el mundo físico. Esta sociedad cultural, con museo de etnografía y ciencias naturales, fue gabinete científico y museo de antigüedades, cuyos socios promovieron las primeras excursiones y estudios arqueológicos y recogieron en sus salas los vestigios históricos que desaparecían de una sociedad en trance de renovación. Como nos recuerda su actual Presidente, Don José López Mederos, sus promotores gozaron de tal inquietud y preocupación por la sociedad en las que le tocó vivir, que no dudaron en comprometerse fervientemente en la fundación de escuelas con marcado carácter social: primeras escuelas para adultos, sociedades de socorros como La Cruz Roja (1894), periódicos, centros de tertulias y debates.

 

Entre los fundadores -la mayoría periodistas, industriales, médicos, licenciados, abogados, maestros…-, destacan algunos personajes como Don Sebastián Arozena -legó numerosa documentación sobre ingeniería naval-, Don Víctor Fernández Ferraz -envió desde Costa Rica y Cuba muchos elementos etnográficos, de Ciencias Naturales y bibliográficos-, Don Antonio Rodríguez López -el mayor y mejor dramaturgo de La Palma-, Don Domingo Carmona Pérez -Director del Diario de Avisos y “poeta de fácil versificación”-, Diego Ramírez Hernández -director de varios periódicos y revista-, Don Francisco Cosmelli y Sotomayor -académico, poeta y dramaturgo-, Don Antonino Pestana Rodríguez -célebre escritor e investigador-, Don Elías Santos Abreu -introductor en Canarias del primer laboratorio de Bacteriología-, y así un largo etcétera. Todos ellos eruditos y aficionados, socios o directivos de esta sociedad que iniciaron el reconocimiento del territorio.

 

La Sociedad fue la depositaria de los hallazgos arqueológicos realizados en La Palma y lugar de obligada referencia para cualquier investigador de la Prehistoria palmera.

 

LA BIBLIOTECA CERVANTES. En su seno apareció, veintinueve años después, en 1909, la Biblioteca Cervantes, primer centro de lectura público de la isla, con magníficos fondos donados por el VI Marqués de Guisla -quien poseía el mejor y mayor archivo de La Palma-, también procedentes de particulares, como los próceres palmeros don Elías Santos Abreu o don Pedro Poggio, y de los conventos suprimidos tras la Desamortización de Mendizábal, acaecida entre 1834 y 1855.

 

Sin embargo, la Cosmológica ya mantenía su biblioteca con anterioridad. Se desprende así de un dato antiguo contenido en las «Efemérides», notas manuscritas de Don Miguel Valcárcel y Pinto, de 1937: “El día de Su Majestad Alfonso XII tiene lugar la apertura oficial del Museo y de la Biblioteca de Historia Natural de la Ciudad de La Palma. Enero, 3 de 1887”.





 

En 1882 la sociedad palmera llamada La Sociedad Instructiva La Unión, decidió ceder todos los objetos que poseía a la Cosmológica, creándose así la primera biblioteca pública de la capital de La Palma. Tan sólo permaneció abierta tres años, hasta que se crea el seno de la sociedad que nos ocupa, la Biblioteca Cervantes, cuya solemne apertura oficial se hace en 1909. Ahondando aún más, y teniendo en consideración las diferentes actas sociales, es posible concretar que el origen de la Biblioteca de la Sociedad la Cosmológica “se remonta seguramente a poco después de la constitución y puesta en marcha de su fin primero: El Museo de Historia Natural”, según las palabras del Ex Presidente de la misma, Sr. López Mederos.

 

“Nació como Museo de Ciencias Naturales y creó su Biblioteca Cervantes, siendo ésta su labor actual, cediendo sus fondos museísticos al Cabildo Insular y que conforman hoy el grueso de los fondos del Museo Insular”.

 

Todos los eficaces corresponsales que la Sociedad tenía en todos los pueblos de La Palma y en numerosos lugares fuera de ella, la nutrían constantemente de excepcionales documentos y libros, raros y variados. Lo mismo sucedía con objetos para su Museo de Arte Natural y Etnográfico. Existían cronistas y reporteros desde localidades recónditas de cualquier Isla de Canarias, a numerosas ciudades importantes de la Península, como Granada, Lebrija, Segovia, Madrid…, y extranjeras de Portugal, Francia, países de Sudamérica , Inglaterra, etc.

 

FONDOS. Actualmente es una de las mejores hemerotecas de Canarias y posee más de veinticinco mil volúmenes, especialmente de publicaciones palmeras, pero también de todo tipo de temas: física, astronomía, derecho civil y canónico, literatura, medicina, etc. Tuvo cabida en esta sociedad, desde los restos humanos y materiales de la cultura aborigen auarita hasta las piedras heráldicas, gárgolas labradas, una colección de escudos -en piedra armera, madera tallada y policromada, azulejos, pintura sobre tabla y mármol- colocados en el pasado en las portadas de casas solariegas, de fuertes y castillos que existían a lo largo del litoral capitalino. Lamentablemente estos fueron destruidos con las obras viales a principios de siglo XX.

 

Ejemplos de aquellas riquezas son los blasones en piedra del primer Adelantado, Alonso Fernández de Lugo, perteneciente a la antigua torre de San Miguel del Puerto y su escudo real; también el de San Miguel Arcángel batiendo al dragón. Como escribía Gómez-Pamo, este último “representado más como un artístico relieve con resabios todavía góticos que como un escudo de armas”.





 

Del convento de monjas de Santa Catalina de Siena, los escudos en mármol blanco del capitán Alonso de Castro Vinatea y de su esposa, doña Isabel del Espíritu Santo Abreu, fundadores del monasterio en 1624. También la piedra armera de los señores de Lillot y Zuitland en Flandes, con los cuarteles de Masseu y Vélez y Sotomayor Vandale.

 

Se conserva la primera y pequeña prensa de madera que el tipógrafo Don Pedro Mariano Ramírez, “con gran inteligencia en el arte tipografico”, hizo construir en 1841. Con ella se imprimieron las primeras hojas de carácter político, recibos y folletos informativos. Anteriormente Don José García Pérez (1800-1850) había introducido en La Palma “una pequeña colección de tipos con los cuales podía imprimirse un pliego de ocho páginas en 4º (…)”.

 

El escudo de azulejos de los Massieu Monteverde llegado de Sevilla que se encontraba en el primer portalón almenado de la hacienda de Quinta Verde en la capital. Otro magnífico ejemplar es el de la placa de cerámica compuesta por seis azulejos pintados de naranja, azul, verde y blanco (falta uno, encontrado en el camarín -hecho en 1762- de la Virgen de La Concepción en la iglesia de S. Francisco).

 

Destaca también por su interés, aparte de numerosos dibujos y pinturas importantes y valiosas, una excepcional panorámica de la capital palmera desde el mar, realizada en acuarela y tinta sobre papel en el último tercio del siglo XVIII. En ella aparecen aquellas fortificaciones y todas las iglesias, conventos y ermitas de la ciudad, algunas ya desaparecidas.

 

Siguiendo con sus maravillosos tesoros, son dignos de mención los cantorales del siglo XVII, procedentes del antiguo convento dominico de San Miguel de Las Victorias, uno de ellos fechado en 1621, siendo prior de la casa el padre fray Juan Morera y firmado por Simón Rodríguez “Caruallo”, “escritor de libros en Canaria”.

 

Cuenta con un importante fondo heterogéneo y antiguo de valiosos documentos que se remontan al siglo XVI, manuscritos y obras poéticas y literarias de los siglos del Barroco hasta el XX; también posee desde colecciones botánicas y minerales, a las curiosidades del mundo animal; desde los primeros ingenios mecánicos a la primera prensa de madera donde se imprimió, el 12 de julio de 1863, el primer periódico publicado en la ciudad, llamado El Time, “que con gloria ha sostenido su puesto, dejando á salvo y en buen lugar nuestro pabellón siempre que se ha ofrecido”.





 

Éste fue el primer y mejor periódico de información general de la historia palmera, cuya salida fue alumbrada por la renacida Real Sociedad Económica de Amigos del País (1863). Lo mismo sucedió con otras publicaciones de información de todo tipo, general y especializada.

 

Así mismo, la fabulosa hemeroteca es depositaria de los títulos siguientes: El Pito (1866), El Clarín (1870), El Noticiero (1872), La Palma (1875), La Nueva Palma y El Iris (1880), entre otros. Casi todos pertenecen a Santa Cruz de La Palma, excepto los casos de El Eco de La Verdad (1907-1908) y La Voz de El Paso (1901), ambos de este último municipio, así como Puntallana (1912) y Tazacorte (1910-1913), estos de sus respectivos pueblos.

 

Posee custodiadas hasta las ediciones actuales de Diario de Avisos, fundado en Santa Cruz de la Palma en 1890, decano de la prensa de Canarias; y también más de un centenar de títulos, que no hacen sino enriquecer constantemente este importante foco y fuente social de información. Entre los impresos sueltos, como octavillas y hojas informativas, se conserva un pasquín declarando el Estado de Guerra en Filipinas por el General Polavieja en idioma tagalo.

 

El primer director de la Sociedad fue el gran poeta -cantor de Benahoare y dramaturgo- don Antonio Rodríguez López (1836-1901), célebre aun en nuestros días, por haber compuesto en 1880 la Loa de recibimiento a la Patrona de La Palma en las Fiestas Lustrales.

 

El periodismo, bastante arraigado en la Isla de La Palma, se constituiría casi siempre, según apunta Don Juan Régulo Pérez, en la voz de las distintas banderías existentes. Para este profesor, el Diario de La Palma (1912-1914), escrito y dirigido por republicanos y liberales, representa, dejando sentir sus influencias, a la mejor prensa informativa palmera. Tal título está sólo en La Cosmológica, y en el año 1912 en la Biblioteca de la Universidad de La Laguna.

 

De la ermita de San Francisco Javier, desacralizada en 1905 y antiguamente situada en la Calle Real del Puerto de la capital, llegó a la Sociedad la espléndida tribuna de la familia Arce y Rojas. Ésta data de 1677, cuando el fundador obtuvo licencia del Nuncio de Su Santidad para abrir tribuna desde su casa, contigua a la iglesia.

 

MEDALLA DE ORO DE CANARIAS. Siendo Presidente del Gobierno de Canarias el Excmo Sr. don Manuel Hermoso Rojas, se le concedió a esta Sociedad la Medalla de Oro de Canarias, según Decreto 52/1994 de 8 de abril. De conformidad con lo establecido en el Decreto 76/1986 de 9 de mayo, a propuesta del Presidente y previa deliberación del Gobierno en su reunión del día 8 de abril de 1994, el Decreto de concesión decía así:



Hace más de un siglo, con una visión premonitoria del porvenir, un pequeño grupo de intelectuales se propuso la formación de una entidad cuyo objeto fuera el conocimiento de la Cosmología. Con este propósito el 6 de noviembre de 1881 tuvo lugar, en Santa Cruz de La Palma, la fundación de “La Cosmológica”, la más veterana de las sociedades palmeras y una de las más antiguas de todo el Archipiélago. Pero si digna de resaltar es su más que centenaria edad, no lo son menos sus destacadas aportaciones en el ámbito del estudio, conservación y protección de nuestro patrimonio natural, histórico y etnográfico. Razones, todas ellas, que hacen de la Sociedad “La Cosmológica” merecedora del público reconocimiento de todo el Archipiélago; la concesión de este máximo galardón quiere agradecer el legado que al pueblo canario deja la Sociedad y su permanente contribución al enriquecimiento de nuestro acervo cultural.

 

El 27 de mayo de 2005 recibió la Medalla de Oro de la ciudad de Santa Cruz de La Palma. Su presidente, Rafael García Becerra, allí decía:

El futuro de la Sociedad no depende de una medala de oro, por honrosa que ésta sea... hay que aunar esfuerzos, intenciones y deseos para solucionar de una vez todos sus problemas... La Cosmológica vive uno de los momentos de mayor incertidumbre y desamparo de los últimos años... Hay que dotarla, hay que relanzarla económicamente, no para conservar algo viejo, sino para darle uso, para que de nuevo vuelva a colgar en sus paredes y a rellenar sus vitrinas toda la sabiduría de este pueblo. En definitiva, deberían circular por sus necesitadas instalaciones refrescantes aires de cultura y conocimiento, que tanta falta nos hace a todos...



BIBLIOGRAFÍA.

PÉREZ GARCÍA, Jaime, Fastos Biográficos de La Palma, t. I, II y III. La Laguna-Santa Cruz de La Palma, 1990.

LÓPEZ MEDEROS, José Melquíades, «Sociedad La Cosmológica», Revista de Estudios Generales de la Isla de La Palma, núm. 0, Santa Cruz de La Palma, 2004.

PÉREZ MORERA, Jesús, Magna Palmensis. Retrato de una ciudad. CajaCanarias, Santa Cruz de Tenerife, 2000.

RODRÍGUEZ ESCUDERO, José Guillermo, «Sociedad La Cosmológica», La Voz de La Palma, núm. 191, del 7 al 20 de noviembre de 2003.

Ídem, «Sociedad La Cosmológica de Santa Cruz de La Palma», en http://www.liceus.com/cgi-bin/ac/pu/escudero/index.asp.

Ídem, «La Sociedad palmera La Cosmológica. Un legado para conservar», en http://www.culturacanaria.com/patri/npatri/revista/cosmologica/scosmologica.html

LORENZO RODRÍGUEZ, Juan Bautista, Noticias para la Historia de La Palma. Tomo III. Excmo. Cabildo Insular de La Palma. Santa Cruz de La Palma, 2000.

Decreto 52/1994, 8 de abril. Boletín Oficial de Canarias.
 

 

 

Debes indicar un comentario.
Debes indicar un nombre o nick
La dirección de mail no es valida

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para garantizar el buen funcionamiento de nuestra página web.

Al pulsar en "ACEPTAR TODAS" consiente la instalación de estas cookies. Al pulsar "RECHAZAR TODAS" sólo se instalarán las cookies estrictamente necesarias. Para obtener más información puede leer nuestra Política de cookies.