Revista nº 802
ISSN 1885-6039

Puerto del Rosario… pero de la mano con Puerto de Cabras.

Viernes, 06 de Enero de 2006
Marcos Hormiga
Publicado en el número 86

Para el 2006 se cumplirá la fecha del quincuagésimo año del cambio de nombre de la capital de Fuerteventura. Por tal motivo, durante el próximo año promoveremos la recuperación del topónimo que durante más de medio milenio nos acompañó y que -depende de cuan potente nuestra voz sea- habrá de acompañarnos nuevamente: Puerto de Cabras o Puerto Cabras.



Puerto de Cabras tiene el privilegio de ser uno de los topónimos más antiguos de la cartografía canaria: figura en torno a 1590 en el primer mapa preciso y más conocido elaborado, con fines defensivos, por Torriani; también aparece en el mapa de Valentín Fernández -con antelación a Las Palmas de Gran Canaria o Santa Cruz de Tenerife, por ejemplo- con toda probabilidad anterior a 1480 como asentamiento castellano en la rada más amplia y despejada de la costa Este de la isla de Fuerteventura. Que sepamos, el primer mapa cartográfico en el que se menciona Puerto de Cabras está datado en 1426 y pertenece a Giacomo Giroldi, veneciano, por lo que la actual capital de Fuerteventura, hasta que se recoge como topónimo, estuvo vigente durante más de cinco siglos y tres décadas hasta que, con la aprobación del Consejo de Ministros el 16 de marzo de 1956, el 25 de abril del mismo año rubrica el, por aquel entonces, Delegado del Gobierno un escrito en el que se informa a la Corporación Municipal con respecto a la aprobación del nuevo nombre: Puerto del Rosario. El 21 de junio de 1957 una súplica del Instituto de Estudios Canarios dirigida al Sr. Director General de Administración Local del momento resulta ser la primera voz crítica con el cambio y, a partir de entonces, con mayor o menor frecuencia, se jalonan toda una suerte de informes, comunicaciones, ponencias, pregones y artículos de opinión de, en algunos casos, refutadas firmas, más o menos contundentes, con alguna que otra respuesta, no menos dura, por parte de las instituciones o personas implicadas en el expediente del cambio de nombre. En algunos casos dignas frases, amén de que argumentan, razonan, contravienen, refuerzan, muestran reticencias o aportan motivos no exentos de acritud, demuestran, según nuestro criterio, pasión amén de un exquisito y precioso, por preciso, registro literario.

Con este artículo, sinceramente, más que polemizar o argumentar con motivos en contra del cambio de nombre de Puerto de Cabras a Puerto del Rosario, pretendemos, si fuere posible, dar una solución de entendimiento. Pese a que no hay constancia, sabemos que hay personas a favor del nuevo nombre; pese a que no hay datos fehacientes sabemos que hay -por eso hablamos en plural- quienes abogamos por el nombre antiguo.

En aras de lo dicho, primero expondremos la obligada reseña histórica para luego dar nuestra argumentación y propuesta:

Parece admitido que el nombre de Puerto de Cabras se debe a que hubo unos charcos en la orilla del mar a los que, vaciados de agua salada durante la marea baja, iba el ganado a abrevar. Esas fuentes naturales quedaron, con seguridad, sepultadas en algún punto del litoral bajo los escombros que sirvieron a la cimentación de la actual avenida marítima.

Puerto del Rosario es la denominación que desde hace medio siglo recibe esa población, groso modo, por rechazo vergonzoso del nombre del asentamiento cabeza de municipio, eligiéndose la nueva denominación por la advocación mariana a partir del establecimiento de un grupo de pobladores que desde finales del siglo XIX mostraron a una imagen de la patrona capitalina.

Por razones que merecen un análisis histórico detallado, que por cuestión de espacio no abordaremos, esta población se convirtió en municipio a la vez que en capital de Fuerteventura: capital porque avatares de carácter económico convirtieron, en el paso del S. XIX al XX al por aquel entonces pequeño núcleo de población en centro administrativo insular, fehacientemente y, por la misma razón, el así llamado Puerto de Cabras, pasó a convertirse en municipio como producto de la supresión a la vez que adueñamiento, aparentemente con alguna reticencia pero sin mayor obstáculo, de los ayuntamientos de Tetir y de Casillas del Ángel de tal forma que -permítasenos hacer hincapié- todo el municipio producto de la unificación recibe el nombre del núcleo porteño.

Sin duda, los datos que hasta aquí figuran, se manejan, con mayor o menor precisión los interesados en el tema y somos de la opinión de que no erraremos si decimos que de haber vivido la complejidad y los complejos que la pobreza y soledumbre produjeron en los vecinos de Puerto de Cabras en 1956, bien por “deshacernos del sambenito” nos podríamos haber decantado por la solución del cambio de nombre, bien por imposibilidad de participación y desconocimiento del procedimiento, no nos habríamos involucrado. A tenor de la información que hoy manejamos, esto último fue lo que en buena medida ocurrió, es decir, prácticamente nuestros mayores ni se enteraron de la propuesta, ni supieron del proceso administrativo hasta que el cambio de nombre se hizo oficial. En cualquier caso, convendremos en que, aunque nos pese, eso ya es agua pasada.

Pero siempre ha existido la corriente de recuperar el nombre de Puerto de Cabras y ya nos encontramos en 2005 por lo que nos separa tan solo un año para que se cumpla medio siglo de Puerto del Rosario como nombre para un pueblo continuamente cambiante, de un municipio capitalino que, pasadas cinco décadas, es absolutamente distinto, de una isla que cada día es diferente y, en definitiva, de un conjunto de vecinos y vecinas, una sociedad particular y peculiar, adentrada un lustro en el vertiginoso -por perpetuo mutante- siglo XXI en el que los valores son otros; por ello consideramos que, por soslayar cualquier tipo de encono, estaríamos abiertos a mantener el nombre de Puerto del Rosario para el municipio que comprende las poblaciones de Tetir, Casillas del Ángel, El Matorral, El Time, Guisguey, La Ampuyenta, La Asomada, La Matilla, Tefía, El Almácigo, Tesjuate, Llanos de la Concepción, Llanos Pelados, La Hondura, Los Estancos, Puertito de los Molinos, Puerto Lajas y Las Parcelas o Colonia Rural García Escámez, de tal modo que el municipio de Puerto del Rosario linda al Norte con el de La Oliva, al Sureste con el de Antigua y al Suroeste con el término municipal de Betancuria, primera capital de la isla, pero, ya aparece el pero… como última capital de Fuerteventura nos quedamos con Puerto de Cabras.

Pretendemos conservar los dos nombres sin renunciar a ninguno, es decir, que aspiramos a una solución, digamos salomónica, alejándonos de una factible polémica sin sentido a la que, desde este momento, renunciamos. Cierto que quizá no nos satisfaga enteramente -ese es nuestro sentir- pero no menos cierto es que hay obligaciones, respeto, para con quienes piensan de otro modo. Por tanto, consideramos factible y razonable que en el futuro se pueda, por ejemplo, vivir en el pueblo de Los Llanos de la Concepción, municipio de Puerto del Rosario o tal vez morar en Puerto de Cabras, municipio de Puerto del Rosario.

Hoy en día, nuestro concepto de pobladores/-as, nuestro reconocimiento como grupo único en torno a los valores adquiridos en un mismo medio, nuestro recuerdo conjunto alrededor de personajes y lugares con anecdotario, nuestro paisaje perpetuado en la retina de la infancia y juventud, nuestras vidas compartidas en los lindes del suelo común nos distingue por peculiares a la vez que aúna como iguales: peculiares e iguales bajo los mismos tiempos sobre un suelo común, ni más ni menos que nadie más. Conceder -con ceder- al presente el airillo de quienes fuimos y fueron nuestros padres y madres a través de los restos de nuestros recuerdos refuerza cualquier comunidad amén de que demuestra madurez sin reticencias al indefectible cambio, algo así como la predisposición que muestra el mar que nos abriga, el carácter del cielo que nos alberga a mantenerse abiertos sin renunciar a nada.

Para el 2006 se cumplirá la fecha del quincuagésimo año del cambio de nombre de la capital de Fuerteventura, por tal motivo, durante el próximo año promoveremos la recuperación del topónimo que durante más de medio milenio nos acompañó y que - depende de cuan potente nuestra voz sea- habrá de acompañarnos nuevamente: Puerto de Cabras o Puerto Cabras.

Comentarios
Jueves, 06 de Agosto de 2009 a las 14:05 pm - Gadifer Saavedra

#05 Muy buenas a todos, como dice el refrán; \"más vale tarde que nunca\" Yo propondría lo siguiente; que el término PUERTO CABRAS, se refiriera al CASCO ANTIGUO, (por marcar un límite, la barriada del carmen, la barriada del Rosario y el linde con el barrio del Charco, como si fuera un barrio más, dado que los muchos de los barrios han ido creciendo ya fuera de lo que se conocería como Puerto Cabras. no se que les parece a los dos esta idea paro me parece mejor que la que hace Marcos.

Domingo, 22 de Enero de 2006 a las 12:05 pm - Marcos Hormiga

#04 Querido amigo, me refiero al territorio de Puerto Cabras como aquel que contiene la población que, por el Norte acaba en La Hondura, por el sur en torno a la barriada de los hornos de cal previos a Playa Blanca y por el oeste en la extensión que alcanza algo más allá de la barriada de Fabelo; es decir el semicírculo poblacional englobado en la circunvalación. El resto es Puerto del Rosario, i. e., los pueblos de Puerto Lajas por el norte, La Asomada por el oeste y Playa Blanca por el sur limitarían con Puerto Cabras y serían parte del municipio de Puerto del Rosario. Si estás de acuerdo con la idea o quieres aportar algo nuevo, ponte en contacto con Irene y pídele mi teléfono. Necesito de tu ayuda para un par de ideas a llevar a cabo. Un abrazo, amigo.

Jueves, 12 de Enero de 2006 a las 22:14 pm - El mismo

#03 Estimado Marcos, sigo sin entender la diferencia en tu distinción entre capital y municipio con sus pagos. ¿Acaso el municipio con sus pagos , no es la capital o sólo te refieres al casco municipal sin los barrios?

Martes, 10 de Enero de 2006 a las 22:35 pm - Marcos Hormiga (autor del artículo).

#02 Querido Elías: propongo que se mantenga el nombre de Puerto del Rosario (en el que se circunscriben todos los pagos y pueblos que componen el actual municipio) pero que se rescate el nombre de Puerto de Cabras sólo para la capital. De ese modo ambos topónimos subsistirían así como que se evitaría una posible polémica.

Domingo, 08 de Enero de 2006 a las 15:40 pm - Elías Rodríguez.

#01 Felicidades por el artículo, pero no he entendido correctamente la propuesta realizada, no me ha quedado clara la diferencia entre los dos nombres o las dos opciones en una. Si fuera posible, me gustaría una mayor, que no mejor, aclaración.