Revista nº 810
ISSN 1885-6039

Grupo del mes: Los Hijos de la Noche

Lunes, 13 de Noviembre de 2006
A.C. Facaracas
Publicado en el número 131

A principios de los años cuarenta del pasado siglo nació en Gáldar la rondalla “Hijos de la Noche”. Este grupo tradicional de cuerdas, al que sólo recuerdan nuestros mayores, supo transmitir el enorme legado musical que, durante años, se conservó en la comarca Norte. Hoy, sesenta años más tarde, y en el marco de este primer festival, Facaracas quiere rendir un modesto tributo de reconocimiento a aquellos hombres, casi olvidados, que forjaron una época en la historia musical de Gáldar y nos legaron su más rica herencia: la música que recibieron de sus padres y abuelos.


A principios de los años cuarenta del pasado siglo nació en Gáldar la rondalla “Hijos de la Noche”. Este grupo tradicional de cuerdas, al que sólo recuerdan nuestros mayores, supo transmitir el enorme legado musical que, durante años, se conservó en la comarca Norte. A lo largo de más de una década de existencia pasearon la música de sus abuelos y, junto a ritmos foráneos que causaban furor en aquellos tiempos, animaron infinidad de bailes tradicionales, deleitando a nuestras generaciones pasadas.

Los Hijos de la Noche

Juan Rodríguez
Según relata alguno de sus componentes, el curioso nombre elegido para aquella formación vino dado por la inmensa afición de sus integrantes a la parranda nocturna, siendo célebres sus salidas hasta el alba.

Los “Hijos de la Noche” estuvieron conformados por magníficos amantes de nuestro folklore y músicos de nacimiento que, sin ostentar formación académica alguna, llegaron a ser auténticos virtuosos en la interpretación musical. Entre sus filas destacaban folkloristas de renombre, como el recordado Antoñito Martín o el excepcional músico de oído Juanito Gutiérrez Díaz. Bajo la dirección de este último, que, además, tocaba magníficamente la mandolina, se econtraban Manolo Sánchez y Sánchez, Isidro Martín Rodríguez y Manuel Ríos Quesada, quienes se ocupaban de las bandurrias, Luis Molina Mujica al tanto del laúd, los hermanos José y Juan Rodríguez Molina, Juan Estupiñán, Francisco Saavedra Sosa y Antonio Martín Mederos al frente de las guitarras; por su parte el timple lo tocaba, bien Antoñito Martín o bien Isidro Martín.

Los Hijos de la Noche. De pie (izda. a dcha.): Manolo Sánchez Sánchez, Juanito Gutiérrez, Antonio Martín Mederos, Juan Rodríguez Medina, Juan Estupiñán. Debajo (izda. a dcha.): Isidro Martín Rodríguez, Luis Mujica Molina, Francisco (Pancho) Saavedra Sosa, Manuel Ríos Quesada y José Rodríguez Molina.

Juanito Gutiérrez
La actividad de nuestro grupo se centró, mayormente, en los bailes de cuerdas, tan típicos en otras épocas, si bien participaron en bodas, fiestas, romerías y concursos, también al gusto del momento. Su repertorio estaba compuesto por más de trescientas piezas, si bien nadie conoce realmente la magnitud de la colección que manejaba Juanito Gutiérrez, herencia de otro grandísimo folklorista: su padre Pepe el Peloto, en cuya retentiva se contenían infinidad de temas grabados en su memoria, dado que no conocía la escritura musical. Así, a la música tradicional transmitida exclusivamente de padres a hijos, se unió a la de moderna factura que escuchaban en discos o emisoras de radio, repitiéndola al momento para satisfacción de sus seguidores.

Antoñito Martín
Era la época en que Roque García Mateos, había instalado el primer gramófono público en un local cercano a la plaza de Gáldar. Allí, a través de un altavoz instalado en uno de los árboles y previo pago de una perra, se dedicaban canciones de moda entre las parejas de enamorados.

Toda la instrumentación de cuerda usada por los “Hijos de la Noche”, era obra de un renombrado constructor, artesano y zapatero galdense, el célebre Maestro Eustaquio Martín, hermano de Isidro Martín (componente del grupo) y también constructor de instrumentos. Aún se conservan algunas guitarras hechas por este hábil y polivalente artesano.

Los Hijos de la Noche se ejercitaron en varios locales del municipio, entre los cuales se encontraba un local propiedad de D. Sebastián Suárez, Presidente del grupo, que se ubicaba en la Calle Aljirofe, también lo hicieron en un pozo situado en el barranco de Gáldar (frente a Barrial), en la actual vivienda del luchador Valerio, al final de la calle Maninidra y en un edificio propiedad de D. Marcos Mendoza sito en la calle Tazarte.

Pancho Saavedra.
Si había algo que distinguía a Los Hijos de la Noche, era su estricta afinación, materia de la que se encargaba personalmente, Juan Gutiérrez. Gutiérrez, era exigente hasta la obsesión con el temple de los instrumentos y el público lo percibía, marcando diferencias con otros grupos de la época.

También participaron en los afamados concursos de San Pedro Mártir, en la capital de la Isla. En estos certámenes era una autoridad D. Sebastián Jiménez Sánchez, quien alabó en numerosas ocasiones al grupo galdense, si bién les sugirió dotarse de un cuerpo de baile para alcanzar notoriedad en dichos concursos. Atendiendo dicho consejo y, durante un breve espacio de tiempo, se conformó un grupo de bailadores, entre quienes estuvieron Marisol Molina Mujica, Dolores Melián, Maruca Rodríguez Mendoza, Asunción Saavedra, Francisca Guerra Medina, Felita Suárez, la señorita Aguiar y otras.


Los Hijos de la Noche, con cuerpo de baile femenino.

Panorámica de Marmolejos.
Las salidas de nuestra rondalla se circunscribían a la zona Norte de la Isla, siendo constantes sus bailes en las sociedades de San Isidro, La Montaña, Marmolejos, Piedra de Molino y Tres Cruces. No obstante, no fueron pocas las veces que tocaron en cuevas y casas particulares, con motivo de fiestas privadas y taifas organizadas en nuestras medianías. También fueron aficionados a las rondas, como no podía ser de otra forma, dada la afición existente en la época a tales costumbres, cantando a las muchachas a petición de sus novios o con motivo de onomásticas y cumpleaños.

Entre algunas de las composiciones que interpretaban figuran canciones como Alma Llanera, Viva Gáldar, Viva Arucas, La Cumparsita, Besos Brujos, A Mi Pueblo, Milonga de la Noche, Vals de José, temas de Jorge Sepúlveda, de Antonio Machín, junto a un número indeterminado de Valses, Mazurcas, Pasodobles, Sones, Cha Cha Chas, Sambas, Fox Trox, Polkas, Corridos, Rumbas, Tangos, Boleros, Isas y Malagueñas.

A principios de los años cincuenta, Los Hijos de la Noche conformaron una orquestina, agregando un instrumento espectacular para la época: Nadas más y nada menos que una batería tocada por Ramon Rodríguez Vega. Pero no contentos con tan tremenda innovación introdujeron un novedoso sistema de megafonía compuesto por un micrófono Philips provisto de un pié rígido con algo más de quince kilos de peso; un amplificador de diez watios, dos altavoces y una conmutatriz de sesenta ciclos, capaz de transformar corriente alterna en continua y a la inversa.

Los Cebolleros
Con motivo de los cambios en los gustos musicales y la irrupción de nuevas y modernas orquestas, fue decayendo la popularidad de nuestra orquestina, abandonado hacia el año 1953 su actividad. Tras un ligero espacio de tiempo, muchos de sus integrantes volvieron a la acción, en un nuevo proyecto musical. Los Sabandeños habían revolucionado el panorama de la música popular y, como consecuencia se originó uno de los grupos más señeros del Norte: Los Cebolleros. Allí se integraron un buen número de efectivos procedentes de los Hijos de La Noche, dando lugar a una nueva época de la música popular de la comarca.

Los Hijos de la Noche conservaron la música más ancestral de la zona y practicaron -además del ritmo- valores como la amistad y la solidaridad. Tratándose de trabajadores, en algunas ocasiones un componente caía enfermo, no pudiendo trabajar, era entonces
cuando la agrupación destinaba su modesta recaudación al auxilio del compañero en apuros.

 Hoy, sesenta años más tarde, y en el marco de este primer festival, Facaracas quiere rendir un modesto tributo de reconocimiento a aquellos hombres, casi olvidados, que forjaron una época en la historia musical de Gáldar y nos legaron su más rica herencia: la música que recibieron de sus padres y abuelos.

Gáldar, 4 de noviembre de 2006.


Comentarios
Jueves, 09 de Agosto de 2012 a las 01:10 am - Juan M. Martín

#05 El 26/Julio/1948 actuó la Rondalla,por 1ªvez en concurso,celebrado en el frontis de la Iglesia de Gáldar,obteniendo el 1º premio de interpretación dotado con 250 pts. por la canción AIRES CANARIOS. El conjunto de cuerda compuesto por:D.Juan Gutierrez Díaz,D.José y D.Juan Rguez.Molina,D.Isidro Rguez Martín,D.Luis Molina Mujica,D.Manuel Sánchez Sánchez,D.Ramón Rguez Vega y D.Antonio Mª Martín Mederos.(testimonio y notas de éste último)

Miércoles, 25 de Julio de 2012 a las 14:10 pm - LA VERDAD ...muchas gracias por este detalle

#04 se agradece no se olvide el principio,los origenes de gente que amaba tanto la musica.

Daniel martin martin hijo de D. ISIDRO MARTIN RODRIGUEZ

Jueves, 16 de Septiembre de 2010 a las 11:28 am - emmanuel

#03 Por desgracia nuestros mayores se van y con ellos nuestras tradiciones y nuestra historia, y somos muy pocos los jovenes que intentamos respetar nuestra tradiciones, vivirlas y disfrutarlas. Ademas de todo lo dicho los Hijos de la Noche fueron grandes rescatadores folkloricos recuperando para el repertorio popular canciones tan conocidas como el Caracol, dejando en los Cebolleros un gran legado que se ha ido popularizando entre los grupos folkloricos de la isla.

No dejemos que el tiempo entierre nuestro recorrido y que olvidemos a aquellos que nos trajeron hasta aqui, solo puedo animar a los medios de comunicacion que tomen ejemplo de esta web, a los colegios y padres canarios a educar y a enseñar a nuestros hijos (y futuro) a vivir nuestras tradiciones con respeto, no podemos ir a las romerias como si fueramos a la playa, o tratar nuestras fiestas y deportes tradicionales como si no tuviern importancia, es el legado de nuestros antepasados, demosles la dignidad que se merece a aquellos que vivieron para recuperarlas del olvido y transmitir con todoello nuestros valores mas fundamentales.

Viernes, 21 de Agosto de 2009 a las 23:35 pm - antonio perez

#02 hola soy hijo de antonio perez que por desgracia ya murio y estubo muchos años con los cebolleros y creo que en los hijos de la noche, aqui estoy ahora yo con su bandurria y en los cebolleros donde el estubo muchos años . y con nicolas rodriguez alias colacho . esta muy bien este reportaje . gracias y adelante

Domingo, 16 de Diciembre de 2007 a las 20:15 pm - EMILIO CABRERA MORENO

#01 Gracias por el reportaje sobre los hijos de la noche, siempre escuche con atencion cuando los mayores me hablaban sobre ellos, pero solo conocia a Juanito gutierrez. Soy GALDENSE, aunque vivo fuera, siempre disfruto co todo lo que hable de mi CIUDAD. SALUDOS

Décimas / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo