Revista nº 823
ISSN 1885-6039

La Saga de los Corujo XV. Caracas: de barbero a guitarrista.

Miércoles, 03 de Enero de 2007
Cirilo Leal Mújica
Publicado en el número 138

La narración de la vida de Domingo Corujo Tejera vuelve de nuevo a Venezuela, para hacernos partícipes del camino vivido tras su llegada a aquel país hasta su desarrollo profesional como guitarrista.



Domingo Corujo Tejera había partido hacía América con 17 años. En Venezuela desempeñó diversas ocupaciones –principalmente las de barbero– hasta alcanzar uno de sus anhelos: formarse como guitarrita junto a la monumental figura de Antonio Laudo, su maestro, el hijo de un barbero italiano que emigró a Venezuela. Una vez más, el destino se conjugaría para que confluyan dos almas en el país de acogida de inmigrantes. Domingo Corujo marchó a Venezuela con la ilusión, con el firme propósito de estudiar música. Sueño que hizo realidad, más allá de aplicarse a actividades comerciales le hubieran reportados beneficios económicos. Lo que suelen hacer la mayoría de los emigrantes. Ganar dinero. Los valores del joven aspirante a músico poco tenían que ver con la plata. Sin embargo, había que vivir, había que comer y pagar una pensión. Nada más llegar empezó a trabajar en una granja de gallinas. En Santa Antonio de los Altos. Caracas le queda lejos y es allí donde quería estar, cerca de las escuelas de música. En un periódico ve que necesitan un peluquero y se emplea con de barbero con unos gallegos, después con unos italianos hasta que monta su propio establecimiento con su hermano menor Florián. La peluquería se encontraba en La Candelaria, el barrio de los gallegos y los canarios. En esa actividad siempre le quedaba tiempo para ejercitarse con la guitarra.

De barbero a guitarrista
“Me compraba partituras y cuando no había clientes siempre estaba tocando la guitarra”, confiesa Domingo Corujo. Trabajaba en la peluquería su hermano Florián –quién andando los años también se convertiría en músico y montaría su propia escuela en la tierra en Lanzarote, la tierra de origen– hasta que le ofrecieron entrar de barbero en el centro médico de San Bernardino, en Caracas.

“En el centro médico también buscaba tiempo para tocar la guitarra. En una esquina, casi escondido. Cuando entraba alguien yo soltaba el instrumento inmediatamente. Un médico que se pelaba conmigo e incluso traía a sus hijos, el doctor Ochoa Rodríguez, descendiente de vascos y canarios, me vio tocando y me dijo: ¡Sigue, chico! ¡Sigue que a mí me gusta eso! No dejé de tocar. ¡Tú eres músico, chico! Entonces me dijo muy seriamente que me dedicará plenamente a la música. Yo le dije que tenía que vivir de la barbería y me respondió que viviera de la música porque a alguien le interesa lo que yo hacía. ¿A quién le puede interesar? Por ejemplo, a mí y a mi esposa y a mis dos hijas. Ya tienes cuatro alumnos, búscate a cuatro más y deja la barbería. Él mismo me busca a los cuatro alumnos restantes. Así empecé a dar clases de música mientras me seguía preparando por mi cuenta. El doctor Ochoa me dijo que era amigo del maestro Antonio Lauro. ¿Antonio Lauro? El músico más importante de Venezuela. El doctor José Ochoa había compartido celda con él cuando estuvieron presos de la dictadura de Pérez Jiménez. Gracias a su mediación pude conocer personalmente al que fue mi maestro: Antonio Lauro.”

Antonio Lauro
Antonio Lauro (1917-1986), compositor uno de los más importantes ejecutantes de la guitarra en Venezuela. Fundó y dirigió conjuntos corales en diversos institutos de educación. Su progenitor era un barbero italiano y músico de origen italiano, y su madre era guayanesa. Los estudios musicales los realizó en Caracas en la Academia de Música y Declamación. Debido a que carecía de recursos económicos con los cuales financiar sus estudios musicales, los tuvo que costear trabajando como guitarrista acompañante en los programas de una emisora de radio. En 1940, al recibir su título de maestro compositor se dedicó formalmente a la creación musical. A raíz del golpe de Estado de 1948 fue encarcelado por su vinculación con algunos dirigentes opositores a los golpistas, permaneciendo 10 años en el destierro.

“Lauro era en ese momento presidente de la Sinfónica de Venezuela. El doctor Ocho concertó un encuentro para mí y el maestro me cita a su casa. Aquello era un acontecimiento para mí y para mi familia. Mi madre me buscó un traje oscuro y una corbata negra y me presenté a su casa. Ya había cumplido los veinte años. Me dijo el maestro Lauro que por donde quería empezar, que su amigo Ochoa le había dicho que yo era guitarrista. Le dije que por el principio. ¿Pero usted no es guitarrista? Eso lo sabrá usted, maestro. Entonces me dijo de ir en semana a las clases y lo que me costaría. Una clase suya era más caro de lo que yo ganaba en un mes. Bueno, ya buscaré... Él hombre se extrañó, con aquella presencia mía pensaba que mi situación económica era boyante, que tenía recursos para pagar clases particulares. Que era hijo de ricos. Le dije que era barbero. Rápidamente me indicó que fuera a la escuela oficial de música donde él impartía clases. No me iba a costar nada. Me inscribí en preparatoria. Los exámenes estaban a la vuelta de la esquina y saqué la nota máxima. Me situaron en tercer año. Al año siguiente me situaron en el quinto curso. El mismo maestro Antonio Lauro me buscaba alumnos y es así como pude dejar la barbería y dedicarme plenamente a la música. Un año después de que el doctor Jesús Ochoa me abriera el camino hacia mi maestro Antonio Lauro.”

Compromiso con la vida venezolana
El discípulo del maestro Antonio Lauro entrega todo tiempo y energía al trabajo exclusivo de la guitarra. También a la impartir clases de música. A los alumnos que el maestro le recomendaba y también, ahí su vertiente y compromiso social del que nunca ha renunciado, a dar clases en el hospital de niños, reformatorios jóvenes y en la cárcel de mujeres. El arte como redención de penas y de aliento para otras razones de la existencia más allá del horizonte estrecho, de la vida sombría. El músico lanzaroteño avanzaba a grandes pasos en el misterio y dominio de la guitarra y también en el contacto con la vida, con la cultura tradicional venezolana, con sus músicas de raíces negras, con sus poetas, con las inquietudes sociales y políticas de los escritores y artistas de su generación. El isleño no se aisló en Caracas, abrió sus sentidos a la magia, al misterio, a la vida del país que le acogió. El maestro Antonio Lauro le recomendó que visitará Yare, que conociera la danza negra, la cosmovisión del venezolano, el crisol de culturas caribeñas, negras, europeas.
Comentarios
Miércoles, 16 de Septiembre de 2009 a las 19:00 pm - antonio Florentino Rodríguez Ortega

#02

Agradecería información de alguna publicación sobre la tragedia del Fausto. He consultado la hemeroteca de Diario de Avisos y hace referencia a un artículo suyo que no logro encontrar.

Muchas gracias.

arodort1@hotmail.com

Martes, 09 de Octubre de 2007 a las 15:09 pm - antonio Florentino Rodríguez Ortega

#01 Agradecería información de alguna publicación sobre la tragedia del Fausto. He consultado la hemeroteca de Diario de Avisos y hace referencia a un artículo suyo que no logro encontrar.

Muchas gracias.

arodort@gobiernodecanarias.org