Revista nº 797
ISSN 1885-6039

La ruta de la etnografía y el folclore. Gran Canaria.

Sábado, 26 de Mayo de 2007
Manuel Pérez Rodríguez
Publicado en el número 158

Retomamos la ruta de la etnografía y el folclore de la mano de Manolo Pérez, dejando atrás San Miguel de La Palma para adentrarnos en el paisaje festivo de Gran Canaria.


En cuanto a la vieja isla de Tatuarán, podemos clasificar su periodo de fiestas en los siguientes ciclos:

a) Ciclo del Otoño
Destacan las fiestas del municipio de Telde centradas en la de San Gregorio en Noviembre y la Concepción de Jinámar en Diciembre. Esta última llamada popularmente la fiesta de la caña dulce se exaltan antiguas tradiciones y los productos gastronómicos de la época donde destacan las aceitunas de Temisas y de Tirajana, y las naranjas teldenses. En la capital grancanaria se ha revitalizado con acierto la Romería del Rosario de Vegueta el primer sábado de Octubre. Otros encuentros romeros se centran en la fiesta del Pilar de Guanarteme y la de la Naval en la parroquia de la Virgen de la Luz en el Puerto. Con Diciembre llega además la fiesta de las luces en Santa Lucía de Tirajana y la fiesta de los labradores, con un hermanamiento desde hace varios lustros con la colonia sueca en la isla.

La Navidad de Gran Canaria, antaño espléndida en actos, todavía conserva en Santa María de Guía, el Baile de la Cunita, con las singulares seguidillas en el día de la Nochebuena. Destacan los Belenes en diferentes modalidades en todo el ámbito insular personalidad a las fiestas que culminan con una extraordinaria cabalgata de los Reyes Magos que aglutina multitud de curiosos y se convierte en una eficaz llamada para los amantes del costumbrismo.

Capítulo aparte lo constituyen los Ranchos de Ánimas, culto a los muertos como los de Arbejales, Valsequillo y La Aldea.

b) Ciclo de Invierno
Destacan las fiestas de la Candelaria en Moya y en Ingenio y la de San Sebastián en Agüimes. Destaca el consolidado Baile de Taifa en la Villa de Ingenio organizado por la emblemática A.F. Coros y Danzas de Ingenio.

En cuanto al Carnaval ha resurgido con otro cariz, más sincretista, fastuoso y acrisolador de culturas donde quedan en un segundo plano las costumbres más añejas de la isla.

c) Ciclo de Primavera
Destaca la Semana Santa en Las Palmas de Gran Canaria y en Teror. Hay que resaltar la costumbre de la quema del Judas que pervive en Valleseco, Teror, Montaña Cardones, Firgas, Moya y Guía de Gran Canaria. Un acto solidario de la juventud que terminan con la quema del ahorcado después de pasearlo por los distintos barrios de las referidas localidades en franca algarabía y fraternal jolgorio.

Se celebra fiesta jurada cada lunes de Pentecostés en Valleseco con típicos ventorrillos y peculiar feria de ganado. A la Virgen de Fátima acrisola fervores en típicas fiestas tanto en Barranco Hondo de Gáldar y en la Vega de San Mateo donde se realizan artísticas alfombras y altares.

Célebres son las romerías de San Antonio tanto en Moya como en Mogán y la explosión floral de la Villa de Santa Brígida. Arte floral se centra en el Corpus de la capital grancanaria donde guarda un especial arraigo.

d) Ciclo Estival
Es en el verano donde proliferan más los actos festeros en la isla que comienzan con las sanjuanereas de Telde, Arucas y Las Palmas de Gran Canaria. La fiesta del Carmen se vive plenamente en La Isleta con una gran profusión de eventos populares. Pero una de las fiestas más antigua la tenemos en La Rama, especialmente en el Valle de Agaete en honor del Apóstol San Pedro. La Rama es una supervivencia de un rito aborigen de petición de la ansiada lluvia. Se tren las ramas desde el cercano monte de Tamadaba para colocarlo luego en la puerta de la Iglesia en un fervoroso ritual de peregrinación. Otro sentido tiene la Rama de Agosto desde la villa hasta el mar del Puerto de las Nieves. Allí se introducen las rarnas en el agua del mar implorando la ansiada lluvia.

En Julio se mantienen dos grandes romerías que antaño tuvieron un arraigo fundamental en el culto al apóstol Santiago: la de Tunte y la de Gáldar. Otras romerías importantes son las de San Roque en Firgas y la de la Villa ele Santa Brígida con su Patrona. El pueblo de San Lorenzo celebra una explosión de fuegos artificiales y Guía una original batalla de flores así como la fiesta del agua en Teror en honor a San Isidro, cargada de un profundo costumbrismo.

La fiesta insular por antonomasia es la de la Virgen del Pino en Teror donde destaca la Romería Ofrenda que culmina con una exposición de las características de cada Municipio grancanario así como la aportación de otros canarios de las diferentes islas. Tres fiestas mantienen una fuerza especial en la isla y nos referimos a la Virgen de la Cuevita en Artenara donde destaca la ofrenda regional y folklórica de las Agrupaciones folklóricas y la profusión de fuegos artificiales.

En Septiembre se celebra en el puerto de La Aldea, la fiesta de El Charco, con viejas raíces aborígenes donde se sedea con cestas, pescar las lisas en el viejo charco cercano a la playa. A finales de Septiembre Valsequillo con la fiesta de San Miguel y la suelta del perro maldito que convoca multitudes en torno al fuego y contrapuestos esoterismos.

La traída del barro en la Atalaya de Santa Brígida, la traída del agua en Lomo Magullo de Telde, la bajada del macho en  Ingenio, la traída del gofio en Agüimes son fiestas con una gran carga etnográfica donde el elemento básico se convierte en pretexto para convocar a la gente ansiosa de fiesta y de iterar viejas costumbres, que son un aliciente para todos aquellos que desean participar en la peculiar idiosincrasia de un pueblo. También tienen una buena connotación etnográfica cuando la anticipada primavera se viste de gala con las flores de los almendros que se convierten en motivo festero en dos municipios: Tejeda y Valsequillo. Ambas fiestas guardan un profundo matiz costumbrista donde se exalta la típica gastronomía y la artesanía canaria.

En cuanto a las Agrupaciones Folklóricas tenemos que resaltar la encomiable labor de Coros y Danzas de Ingenio fundada en 1949 y se consolida como la Agrupación más antigua de la isla y de la provincia, tienen una auténtica Escuela de Folklore y mantienen los bailes tradicionales de la comarca así como eventos tan importantes como eran el Baile de Taifa por las fiestas de la Candelaria, el concierto navideño de villancicos y el Festíval Internacional de folklore. Los Argones de la Villa en Aguimes, Los Artesanos de Ingenio, Candelas del Atlántico en Moya, La Agrupación de La Aldea, Estrella y Guía de Gran Canaria, Entre Amigos y Arnao en Telde constituyen firmes baluartes que mantienen las danzas y cantares peculiares de la isla.

Noticias Relacionadas
Comentarios

Alma Llanera / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo