Revista nº 906
ISSN 1885-6039

Cerámica con acanaladuras en cruz.

Lunes, 29 de Octubre de 2007
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 181

La colaboración de un vecino de Betancuria, Lorenzo Brito, ha permitido localizar e incorporar al fondo del Museo Arqueológico de Fuerteventura una cerámica aborigen singular, caracterizada por incorporar varias acanaladuras en su panza con forma de cruz en la que el trazo horizontal es de mayor longitud que el vertical. El presidente del Cabildo de Fuerteventura, Mario Cabrera, y la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Genara Ruiz, agradecieron a Lorenzo Brito la colaboración prestada para poder localizar esta pieza.


Según explicó el propio Lorenzo Brito, el hallazgo se produjo de forma casual en la esquina de un pequeño corral que los ganaderos de Betancuria han venido utilizando históricamente durante sus apañadas. La cerámica fue encontrada enterrada en la esquina interior de un pequeño corral. Se trata de una vasija pequeña, de unos 14 centímetros de altura y 45 centímetros de diámetro, de tipología cónica y fondo redondeado, de bordes semirrectos ligeramente convergentes. Su funcionalidad probablemente esté asociada a la conservación de manteca u otros alimentos, de hecho la forma de su fondo demuestra que estaba destinada a permanecer semienterrada durante un periodo largo de tiempo, a modo de reserva alimenticia.

Además de sus dimensiones, lo singular del hallazgo reside en que la vasija presenta decoración formada por dos acanaladuras cruzadas que van alrededor de la panza. En conjunto son cuatro cruces con el brazo horizontal más largo que el vertical. Las primeras valoraciones realizadas apuntan a que es la única cerámica de estas características de que se tiene constancia en Fuerteventura, al menos en lo que a los fondos del Museo Arqueológico se refiere. Con respecto a la datación, atendiendo a la técnica y materiales se apunta a la época aborigen, aunque es necesario hacer un estudio más detallado para poder concretar. El Cabildo de Fuerteventura recuerda que al encontrarnos de forma casual con un objeto o resto arqueológico el primer paso básico es la no extracción del objeto, ya que su manipulación inadecuada puede acarrear la destrucción del contexto donde se encuentra y, por tanto, sin saberlo, puede estar destruyendo información imposible de recuperar.

Debe comunicarse inmediatamente a la autoridad competente (Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo de Fuerteventura), o en su defecto a la Guardia Civil, Policía Local, Agentes de Medio Ambiente, etc.

Sólo en el caso de que pueda existir peligro justificado de pérdida o destrucción inmediata del hallazgo, podrá extraerse el mismo, adoptando precauciones como anotar el lugar exacto, características del terreno circundante, documentación gráfica, etc.


Noticias Relacionadas
Comentarios