Revista nº 801
ISSN 1885-6039

Dos nuevas obras de majoreros de la emigración.

Viernes, 21 de Noviembre de 2008
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 236

El Servicio de Publicaciones del Cabildo de Fuerteventura, que dirige la consejera de Cultura, Genara Ruiz, presentó en el Centro Bibliotecario Insular las dos nuevas ediciones del Servicio: Perfil biobibliográfico del tinerfeño Saturnino Tejera García, de Victoria Mª Sueiro; y la reimpresión de Colonos majoreros en la expedición de Francisco Morales al Río de la Plata: 1833, de Francisco Javier Cerdeña.


La consejera de Cultura del Cabildo disculpó la ausencia en el acto de Victoria Mª Sueiro, ya que no pudo desplazarse desde Cuba para esta presentación, y aclaró que el trabajo es una selección de la obra en prosa y en verso de Saturnino Tejera (1900-1956). “Era escritor, linotipista, tipógrafo y periodista no profesional. Sufrió prisión y persecución por sus ideales republicanos y al ser un ardiente defensor de las causas nobles y justas, y de los postulados de la Masonería. Amante del progreso y la cultura, dedicó los últimos años de su vida al bienestar de la Fraternidad, y a la cultura de Cienfuegos, ciudad cubana que escogió como su segunda patria tras emigrar desde Canarias”.

Con respecto a Colonos majoreros en la expedición de Francisco Morales al Río de la Plata: 1833, se trata de la reimpresión de la obra publicada ya en 2002 con motivo del 50 aniversario de la fundación de la Sociedad Islas Canarias en Montevideo por Francisco Morales Aguiar, un majorero emigrado a Uruguay. Sobre el libro explicó Francisco Cerdeña, su autor, que “recoge las historias de algunas singladuras y sacan a la luz las tristes circunstancias en que majoreros y conejeros emigraron a las colonias del Río de la Plata en un momento especialmente convulso”. Los cálculos de los especialistas apuntan a que desde 1826 alrededor de 8.000 canarios, buena parte de ellos majoreros y conejeros acudieron al reclamo de las autoridades locales y de los comerciantes para embarcarse en viajes oceánicos, normalmente en condiciones muy precarias.

El autor se centra además en la expedición de Francisco Morales, comerciante que ya en 1827 realizó un primer traslado de colonos canarios, aprovechando los beneficios económicos que daba la Comisión de Inmigración de Buenos Aires para alentar el doblamiento de la región. En 1833 realizó un segundo viaje captando a colonos majoreros y conejeros por los que recibiría del gobierno local 100 pesos fuertes por cada persona mayor de 15 años y otros 100 por cada dos personas de entre 1 y 15 años que introdujera en el país. Al margen, también se cobraba pasaje a los colonos.

Ese segundo viaje, se realizó además pretendiendo burlar los controles que imponía España para emigrar a sus ex colonias, por lo que el bergantín tuvo que cambiar dos veces de bandera y hasta en cuatro ocasiones de nombre. Las circunstancias sin embargo habían variado en el destino con una nueva política migratoria que anuló todos los contratos existentes.


Noticias Relacionadas
Comentarios