Revista nº 968
ISSN 1885-6039

Los dos nuevos números de El Pajar en la Capital.

Martes, 14 de Octubre de 2008
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 231

Ayer lunes se presentaban los dos nuevos números de El Pajar, la publicación de la Asociación Cultural Pinolere, en Las Palmas de Gran Canaria. El marco fue el Club Prensa Canaria, adonde se acercó un número considerable de personas. En el acto estuvieron Rafa Gómez en representación de Pinolere, la directora general de Cooperación y Patrimonio del Gobierno de Canarias, Aránzazu Gutiérrez; el cronista oficial de La Aldea Francisco Suárez Moreno y el economista Antonio González Viéitez.


Movidito estaba ayer el Club Prensa Canaria de Las Palmas de Gran Canaria ante la presentación de los números 25 y 26 de El Pajar, una publicación que, como bien decía Rafa Gómez en su declaración de intenciones como miembro de la Asociación Cultural Pinolere, siempre quiso ser voz de los sin voz, esto es, una plataforma donde se diera a la luz lo que la historia oficial, generalmente, no suele transmitir: eso que se llama la cultura del pueblo, la sabiduría popular que, hasta ahora, poco ha sido tomada en cuenta, cuando no vilipendiada por el academicismo.

Así, habló la directora general haciendo hincapié, como apunte escueto, de la importancia -en este caso- del tema de la mujer en estos dos números, especialmente en el 25, donde se recogen fundamentalmente las charlas y conferencias ofrecidas en el Encuentro que la organización cultural llevó a cabo meses atrás en el barrio de La Orotava que lleva su nombre.

Francisco Suárez Moreno, también asesor del Cuaderno de Etnografía Canaria, nos adentró en el número 26, titulado Hecho con barro, haciendo una introducción general al acto y a la necesaria publicación que cumple 25 años. Así, nos hizo ver la importancia del barro en las diferentes culturas del Planeta, en los orígenes de tantas civilizaciones, para luego centrarse en los textos que se desplazan, más o menos, por todas las Islas Canarias, algunos con perspectiva general, otros con mirada concreta sobre ciertos hechos culturales e históricos vinculados a esta actividad artesanal en diferentes núcleos particulares de las diferentes islas.

Suárez Moreno concluía comentando el texto que González Viéitez incluye en el otro número presentado de la noche, y así daba paso a la última intervención del economista que, una vez más, embarcaba a todo el público en su oratoria siempre llamativa. Y lo hizo con el discutido asunto mujer, ante el que pedía unas primeras disculpas por aquello del "qué hacía un hombre hablando de la mujer".

Para González Viéitez, el tema de la identidad hoy en el mundo, y concretamente en Canarias, en la era de la Globalización, es fundamental. Pero no sólo eso, lo que se ha dado en llamar Patrimonio Intangible se convierte, a día de hoy, en un centro principal para esa no pérdida de perspectiva en el mundo que es el asunto identidad. O sea, no hablamos solamente de esa historia pública (oficial), victoriosa en la mayoría de las bibliografías y, por supuesto, en las didácticas escolares; sino de esa historia privada, minuciosa, concreta y particular que está enredada en el cotidiano vivir de las personas comunes, de las tareas infravaloradas a lo largo de la historia oficialista. Y eso, precisamente eso, es lo que El Pajar ha hecho a lo largo de todos estos años: resistirse a que ese mundo de los sin voz -decíamos- quede en nada. He aquí el valor de esta publicación viva después de tantos años. Pinolere, con su iniciativa de revista, ha contribuido a "contar las miles de historias silenciadas del pueblo canario", y ha intentado enseñarlo, hacerlo ver.

La publicación se convierte en una multitud de redes, viva, entre organizaciones, entre personas de diferentes ámbitos, sin convertirse en pieza de museo, sino hecha algo en marcha, con vida. Así, busca una funcionalidad social como pueden ser sus Ferias de Artesanía Internacionales.






El número concreto del que habló está dedicado a la mujer, un verdadero monográfico enfocado, por lo general, desde la visión que hemos explicado, verdadera singularidad de El Pajar, en sus comienzos y todavía hoy. Aspectos en apariencia sencillos, descriptivos, pero necesarios para obtener esa visión global y, por tanto, justa de la historia. Con la temática de la mujer, concretamente en Canarias, el número es una fuente primordial a la que habrá que ir si algo de interés mínimo se quiere decir sobre el tema. Motivo bastante sangrante, como tantos, donde la mujer infinitas veces no fue ni casada, ni soltera, ni viuda (el caso de las esposas de los emigrantes, por ejemplo).

Desde esto, Antonio González Viéitez nos ofreció un repaso de la historia de la civilización desde este punto de vista de la mujer con el sambenito de "sexo pecador", pasando por las figuras de las tantas brujas quemadas en Europa y otros aspectos más de la Edad Moderna y Contemporánea. Si las diferencias de sexo son naturales, las desigualdades son injustas: esa podría ser la conclusión de todo lo dicho. Sin olvidar que, aunque se crea, todo lo que hemos conseguido a lo largo de la historia, puede perderse; y eso se traduce en que hay que velar por lo conseguido y seguir consiguiendo, no dormirnos, estar vivos, en funcionamiento constante. También se puede involucionar.

Grata tarde-noche, así, para el feliz y celebrado parto de estos dos nuevos y necesarios números de El Pajar.


Noticias Relacionadas
Comentarios