Revista nº 806
ISSN 1885-6039

La procesión de Acción de Gracias de la familia de Pancho Guerra en Tejeda.

Jueves, 25 de Septiembre de 2008
Felipe Enrique Martín Santiago
Publicado en el número 228

Para documentar la advocación de San Miguel en Tejeda (Gran Canaria), por lo menos, desde principios del siglo XIX, tenemos que acudir al testamento del insigne escultor don José Luján Pérez, que menciona claramente la presencia de la obra en su taller, habiendo recibido por el presbítero don José Guerra el encargo de la talla, escultura que desapareció por los efectos del incendio de la iglesia el día 13 de agosto de 1920.


Uno de los linaje de los Guerra de Tejeda (Gran Canaria), al que pertenecía el escritor costumbrista Pancho Guerra, cada año, el último domingo del mes de septiembre, sacan en acción de gracias a San Miguel Arcángel.

La transmisión familiar nos habla de una tradición que se remonta al siglo XIX, centuria que se caracterizó por la extensión de diversas epidemias que afectaron a la población de la Isla. Todo queda en una fuente oral; hasta el presente no hemos podido confirmar con documentación escrita la decisión familiar de sacar a San Miguel por haberlos librado de uno de los cuatro Jinetes del Apocalipsis, la epidemia.

Los Guerra de Tejeda proceden de la villa mariana de Teror, destacando entre los asentados en el pueblo cumbrero el presbítero don José Guerra y el miliciano don Alonso Guerra, hermanos que pudieron influir en la devoción de San Miguel en la parroquia de Nuestra Señora del Socorro; el primero como cura de la misma, y el segundo como mayordomo de la fábrica de dicha iglesia.

Para documentar la advocación de San Miguel en Tejeda, por lo menos, desde principios del siglo XIX, tenemos que acudir al testamento del insigne escultor don José Luján Pérez, que menciona claramente la presencia de la obra en su taller, habiendo recibido por el presbítero don José Guerra el encargo de la talla, escultura que desapareció por los efectos del incendio de la iglesia el día 13 de agosto de 1920.

Con el testamento de don José Luján Pérez podemos confirmar la presencia de la advocación a San Miguel en la segunda década del siglo XIX, y al mismo tiempo, el encargo pagado por el cura don José Guerra y la presencia de teniente de milicia, don Alonso Guerra, como encargado de la administración de la parroquia. Ello no nos permite confirmar que la tradición de la procesión de la Acción de Gracias de uno de los linaje de los Guerra sea desde esa fecha.

De todas forma, la epidemia de fiebre amarilla de 1810-11 puede dar veracidad a la transmisión oral. También es cierto que con posterioridad, en la misma centuria, la isla sufrió el azote de otras plagas.

Solo nos queda esperar, para reconstruir con las fuentes históricas, la tradición que aún perdura. El 28 de septiembre de 2008 la procesión de Acción de Gracias de los Guerra de Tejeda volverá a las calles del pueblo cumbrero. Las nuevas generaciones de la familia deben sostener a San Miguel Arcángel, deben mantener nuestras tradiciones. Nos vemos en Tejeda.



Fragmento del testamento de José Luján Pérez



Noticias Relacionadas
Comentarios