Revista n.º 1053 / ISSN 1885-6039

BienMeSabe.org estrena un espacio en internet para la Literatura Canaria.

Jueves, 25 de diciembre de 2008
José Miguel Perera
Publicado en el n.º 241

Nace desde hoy una nueva sección en nuestra revista digital: Literatura Canaria. Si bien es verdad que la disciplina no es nueva en la temática de nuestros textos, sí hemos creído necesario, ante la falta de un portal completo en internet sobre esta disciplina, poner en marcha un apartado donde se recojan reflexiones, acercamientos didácticos e investigaciones sobre la Literatura particular de nuestras Islas.

Logo de Literatura Canaria.

 

Si tuviéramos cierta curiosidad o interés por conocer, desde la Internet, cómo es la Literatura Canaria, qué se ha escrito desde Canarias literariamente hablando a lo largo de la Historia, pocos son los recursos o textos que nos podemos encontrar; muchos menos si una visión de conjunto deseáramos obtener, desde los orígenes hasta la actualidad, como puede ser el caso bastante frecuente de los y las docentes que imparten la asignatura de Lengua C. y Literatura en los Centros Educativos de nuestra coordenada cultural. Recientemente fue clausurada una página, Letras Canarias, que tenía al menos un diccionario bastante útil de algunos escritores isleños; a la que hay que sumar el resumen realizado por el profesor Oswaldo Guerra Sánchez para el Gobierno de Canarias llamado Introducción a la Literatura Canaria, al que parece se recurre con frecuencia.

 

Curiosamente, puede que hasta tristemente, poco más son los portales, más allá de artículos momentáneos o blogs de escasa duración, que aúnen de alguna manera las pretensiones de investigación, didáctica y difusión de la Literatura Canaria que enunciamos en la entradilla de este texto introductorio.

 

Sin embargo, la sensibilidad y el gusto para con la Literatura de las Islas aumentan en el derivar de los días; a los que se viene sumando, desde hace ya unos cuantos años, la necesaria labor de cientos de docentes de Literatura que, según les dictan las leyes educativas, han de dar unos concretos puntos en los programas y currículos de la Enseñanza Secundaria de la Comunidad Canaria. Sin embargo, insisto, lo que encuentran en la Red de Redes es poco, escaso y bastante pobre.

 

Esta serie de deficiencias no son casuales, y no podrían comprenderse sin tener en mente unos determinados puntos de la conciencia ante nuestra realidad cultural. Me refiero a que si ya la Literatura ha sido condenada en los sistemas educativos, en el caso de la Literatura Canaria la sentencia a muerte es doble pues las personas que impartimos la materia en el Archipiélago no solemos tener los conocimientos mínimos que se han de sobreentender para hacer llegar aquellos puntos curriculares de los que hablábamos más arriba. ¿Por qué? Las causas son múltiples, pero podríamos apuntar al menos dos:

 

1º. Como bien ha sido estudiado y reflexionado por muchos y muchas (el más brillante y claro, a mi modo de mirar, ha sido Manuel Alemán), las circunstancias particulares de nuestra historia concreta nos han llevado a convivir corporalmente a diario con una forma de estar en el mundo que ha minusvalorado nuestra propia manera de ser y de manifestarnos, una idea y vivencia que se ha dado en llamar con el cacareado, pero no menos cierto, complejo de inferioridad. Este complejo, fomentado y fortalecido por nuestras instituciones y sus sucursales cotidianas repartidas por los rincones de las Islas, ellas mismas hechas a su forma y medida, nos ha conducido a creencias del tipo lo que se hace aquí ni tiene importancia, lo importante no puede nacer aquí y derivados similares. De tal modo que, para la mayoría de la gente, sus referentes culturales y vitales nunca son canarios, menos si al Arte Culto se refiere; y lo peor no es eso: lo más triste es que, para esta mentalidad, sería delito o vergonzoso que pudieran serlo.

     Este es el fondo desde el que aflora el porqué nuestra Literatura -como nuestra Pintura o nuestra Música- no ha sido valorada en su justa medida, sino más bien vilipendiada (existen por sistema verdaderos militantes de lo anticanario, muchos de ellos incluso sin conciencia de lo que dicen sino educados en una normalización de estúpidos tópicos de poder que se arrastran desde muy atrás). Lógico es pensar, por tanto, desde este punto de vista irremediablemente significativo por la tristeza que porta, que no se conozcan las creaciones artísticas de nuestros coterráneos, cercanos o lejanos en el tiempo.

 

2º. De lo anterior se interpretan fácilmente las razones que nos han llevado a que la Literatura Canaria siga siendo no obligatoria en los Planes de Estudio de las Universidades Canarias; menos en los de Secundaria. Es fácil comprender entonces que las personas que dan clase en los Centros de Secundaria tengan muy poca idea de esa parte del temario que tienen que dar referida a nuestro arte literario: ni les ha rodeado un interés por él en su cotidiano vivir ni han aprendido nada sobre el mismo en la carrera que estudiaron. ¿Cómo es posible, así, que ahora se vean en su trabajo de enseñantes sin tener la más mínima idea de estos contenidos? Sencillo es concluir que la Literatura Canaria, entonces, apenas se toca, apenas se hace llegar; y a los inspectores educativos, así como a las cabecillas responsables de nuestra Consejería, les importa muy poco si se imparten o no esos conocimientos, por mucho que se les haga la boca agua cuando nombran lo canario.

 

Aún así, hay muchos trabajadores de la enseñanza de la Literatura que quisieran dar los aludidos contenidos y desean paliar estos déficits de conocimiento impulsados por el castrador sistema educativo, secundario y universitario, presente en la realidad cultural canaria; y ellos son, fundamentalmente, los que echan en falta propuestas y espacios como los que desde BienMeSabe.org ponemos a funcionar a partir de ahora. Cumplimos así, de nuevo otra vez, la función de difusión educativa que le correspondería por decreto a las instituciones educativas y que no están dispuestas a asumir; y claro ejemplo de ello fue la supresión hace unos años del Programa de Contenidos Canarios que se supone existía para intentar tapar estas miserias del sistema para con la realidad canaria o contribuir para que fueran tapándose.

 

Esperamos, al menos, por todo lo que decimos, que lo que vayamos ofreciendo desde aquí contribuya en cierta medida a que el conocimiento sobre la Literatura Canaria, por parte de nuestros enseñantes pero también de todos los interesados y las interesadas, sea mínimo, mayor o más profundo, según el caso de quien se acerque a nuestras páginas.

 

 

Debes indicar un comentario.
Debes indicar un nombre o nick
La dirección de mail no es valida

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para garantizar el buen funcionamiento de nuestra página web.

Al pulsar en "ACEPTAR TODAS" consiente la instalación de estas cookies. Al pulsar "RECHAZAR TODAS" sólo se instalarán las cookies estrictamente necesarias. Para obtener más información puede leer nuestra Política de cookies.