Revista n.º 1053 / ISSN 1885-6039

50 años de la tapada con manto y saya: indumentaria tradicional de Los Llanos de Aridane.

Viernes, 5 de septiembre de 2008
María Victoria Hernández Pérez (Cronista Oficial de Los Llanos de Aridane y Presidenta de la Junta de Cronistas Oficiales de Canarias)
Publicado en el n.º 225

La indumentaria tradicional de la mujer de Los Llanos de Aridane se ha convertido en uno de los más atractivos valores etnográficos de Canarias. Este año se cumple su cincuenta aniversario, que celebra la primera vez en que lo vistió la reina de los festejos de La Patrona. El pasado mes de mayo, la prensa nos sorprendía con la noticia de que el vestido de manto y saya de Los Llanos de Aridane lo lucía la joven elegida Romera Mayor de Santa Cruz de Tenerife. En realidad, aquella versión no corresponde, en rigor, al traje tenido como oficial y asumido por la ciudad aridanense. El mismo debe considerarse una variante tardía (de los años 80 del siglo XX), pero de ninguna manera su original, “la tapada de manto y saya”. La diferencia estriba en que el traje de Los Llanos de Aridane no lleva ni gasa ni sombrero. Con este trabajo que ofrecemos a los estimados amigos y amigas de BienMeSabe queremos aportar un granito de arena a la difusión de nuestros valores patrimoniales etnográficos.

María Ventura con manto y saya, reina de La Patrona de Los Llanos de Aridane en 2005.

 

1.- Antecedentes.

Conocemos dos antecedentes que desembocaron en el encargo, por parte del Ayuntamiento, de la indumentaria de manto y saya, de color negro y con destino a que lo luciera anualmente la Reina de La Patrona. En su visita de 1943, el Capitán General de Canarias, Francisco García Escame, fue agasajado con una recepción en la Real Sociedad Aridane, donde se encontraba Magdalena Sierra Martínez (“Chichita”), que vestía manto y saya. Más tarde, en 1950, en la llegada del General Franco, lo vistió María del Carmen Sotomayor junto a Miguel Acosta Arroyo. En ambos ejemplos, la mujer no luce gasa ni sombrero, pero sí algunas variantes en la camisa.

 

Unos años después, la indumentaria de manto y saya se oficializa por el Ayuntamiento. En el expediente de mandamiento de pago número 800, de 9 de agosto de 1958, se determina, en concepto de Créditos que se reconozcan, satisfacer la cantidad de 3.328,30 pesetas al Sr. Alcalde Accidental Don Manuel Pérez Acosta, para atender el pago de la adquisición de los diversos artículos y mano de obra de confección de un traje típico de Los Llanos de Aridane, según acuerdo de la Permanente celebrada el día 22-7-58. En el mismo expediente, el secretario municipal certifica el acuerdo de la Comisión Permanente, añadiendo, además del pago de 3.328,30 pesetas, un dato esclarecedor e importante: la indumentaria fue destinada para la pareja que lo lució durante las pasadas fiestas de esta población, lo que nos confirma que, en 1958, la Reina, Mary Lulia Fernández, y Eduardo Anglés formaron la primera pareja que lució esta indumentaria dentro del programa de las fiestas de La Patrona. Aún más informativa resulta la factura que consta en este mismo expediente: Relación de gastos según recibos adjuntos ocasionados en la compra y confección del traje típico de Los Llanos de Aridane que ha de quedar en este Ayuntamiento. Así se consolida el mandato para ser vestido anualmente por la Reina de La Patrona gracias a un grupo de convecinos entre los que se encontraban Cayetano y Antonio Gómez Felipe, Magdalena Carballo, Arsilda Sosa, Luis y Amadeo Gómez, Pedro Hernández, Manuel Pérez Acosta y otros.



Magdalena Sierra con manto y saya en 1943.


2.- La tapada y el manto y saya.

La tapada consiste en utilizar el manto para envolver cabeza, pecho y rostro de la mujer. Se trata, pues, de una acción voluntaria para esconder y ocultar la identidad personal bajo el anonimato, en la mayoría de los casos, no falto de coquetería y embrujo ante el varón. La diferencia entre la tapada y el manto y saya consiste básicamente en que, en el primer caso, es necesario un gesto, una acción de ocultar el rostro (tanto saya como manto de color negro) sin sombrero; en el segundo caso, el rostro va descubierto, se emplean diferentes colores en el manto y la falda, el primero se coloca sobre los hombros o la cabeza y, en ambas versiones, no se prescinde del sombrero. Claramente, esta última es una variante tardía de la primera, si bien ambas debieron convivir conjuntamente en el siglo XIX.

 

Existen dos modos de utilizar el manto: a) se concibe como una pieza separada, ajustada a la cintura por una cinta; y b) consiste en utilizar una de las tres sayas (hoy falda) a modo de manto, elevándola sobre la cabeza o los hombros. En La Palma sólo existe una muestra de la primera, en la que no se utiliza la doble falda (el manto es pieza separada y de corte diferente a la saya), que es el caso que nos ocupa.

 

El traje de mujer de Los Llanos de Aridane se compone de tres piezas principales: la saya (falda), el manto y la camisa. El manto, al contrario que otras variantes, va separado y se ajusta de atrás hacia delante con una cinta. La falda o saya discurre en todo su contorno en anchos pliegues y sin barredera. El manto, en este caso, no es una doble falda. Es pieza separada con un extremo plegado, muy menudo. Va sujeto con una cinta alrededor de la cintura (que no se ve a simple vista) y abre espléndidamente en la espalda a modo de abanico al sujetar el extremo contrario por otra cinta bajo la nuca y una fina almohadilla sobre la cabeza. Una cinta o cordón negro une las muñecas con el manto, favoreciendo la elegancia y el despliegue henchido del manto cuando camina quien lo luce.

 

Las tres piezas son de color negro, salvo los puños o puñetas y la gárgola de fino encaje de blonda que ribetea el escote (en corte bandeja) y la espalda. Como complemento, la dama viste hermosos pendientes, rosario de oro y un gran abanico. Esta manera de lucir el manto y saya concuerda (diríamos que con exactitud) con la descripción del grancanario Domingo J. Navarro Pastrana (1803-1896) de 1895: El manto era una holgada toca de alepín negro que, menudamente plegada a la cintura, cubría el medio cuerpo tapando la cabeza, la cara y el pecho. La saya de la misma tela y color se ajustaba también a la cintura y descendía con anchos pliegues hasta los pies. Queda claro a partir de esta descripción que el traje era de color negro, el manto se vestía plegado desde las caderas, es decir, desde la cintura se subía a la cabeza (tal y como ocurre con el de Los Llanos de Aridane) e, incluso, la falda con anchos pliegues. La parte más bella de esta peculiar indumentaria femenina, con rica seda negra, la constituye el plisado del manto, abierto en forma de abanico a la espalda de la mujer. Para estudiosos de la indumentaria, el color negro simboliza la austeridad, el poder y también la muerte.

 

 


3.- Iconografía y evolución a lo largo del tiempo.

Entre los más conocidos dibujos de tapadas con manto y saya del Archipiélago, se encuentra una espléndida acuarela del francés Nicolás Baudin (1754-1803). Baudin visitó Canarias en 1796. De esa campaña se conserva una lámina de mujer ataviada con manto y saya de color negro y se compone de tres piezas fundamentales: falda en pliegues, blusa ajustada al cuerpo terminando en pico sobre el estómago y rematada desde el pecho a modo de anchos tirantes blancos sobre los hombros y manto, que sube desde las caderas y cubre la cabeza. Puede apreciarse que el manto es una pieza totalmente separada de la falda. Otros interesantes testimonios gráficos idénticos al de Baudin y a la descripción de Domingo J. Navarro son las ilustraciones de Alfred Diston, fechadas en 1824 y 1829.


Ilustración de Baudin del año 1796, con mujer en manto y saya.

 Acuarela de Nicolás Baudin. 1796


Esta indumentaria de la mujer (reconocida también por los nombres de tapada de un ojo, cobijado o encubierta) fue un atuendo prohibido por varias pragmáticas de los Austrias y de los Borbones de los años 1590, 1600, 1633 y 1770.  Como ha ocurrido con otras tantas disposiciones regias, éstas no debieron calar muy hondo en La Palma, según deja entrever la implantación y el uso cotidiano del manto y saya a través de la documentación que nos ha llegado hasta mediados del siglo XIX. De este peculiar vestir tradicional palmero existen numerosas referencias. La más antigua en relación a las tapadas la encontramos en el trabajo La joyería indiana en el siglo XVI: pinjantes de cadena y viriles de capilla (2005) del profesor Jesús Pérez Morera. El autor pone de manifiesto que en el inventario de bienes del Santuario de Nuestra Señora de las Nieves de 1642 se incluye una poma de oro de filigrana con tres calabacitas pendientes; no se sabe quién la dio porque la dio una tapada a un clérigo que la diese. Queda claro que esta tapada debió ser una mujer que ocultaba su rostro con el manto y que su deseo era que la donación al santuario fuera anónima. Esta temprana fecha del Seiscientos apunta una evidente implantación en La Palma de esta peculiar indumentaria, que posiblemente ya se encontraba en el siglo anterior.

 

En nuestra opinión, la llamada tapada corresponde a la mujer que viste manto y saya utilizando el manto para ocultar su rostro en picarona muestra de coquetería. Es decir, ambas denominaciones son una misma cosa, aunque con el transcurso de los años la ancestral tapada del siglo XVI diera lugar al llamado manto y saya del XIX, centuria en la que se incorpora el sombrero y el manto se deja caer libremente sobre pecho y hombros, apreciándose el rostro o, por el contrario, se coloca sobre los hombros. El sombrero bien pudiera funcionar como sujeción del manto sobre la cabeza o como mero modismo de la época.

 

Las láminas del palmero Juan Bautista Fierro, datadas en 1860, constituyen unas de las primeras muestras gráficas del manto y saya en La Palma (ahora sobre los hombros) y de la incorporación de la tradicional gasa palmera y sombrero. No dudamos que así fuera en realidad, aunque el objeto de este trabajo es determinar que tal y como se luce hoy por hoy en Los Llanos de Aridane es la manera más antigua de vestirlo.


Ilustración de Alfred Diston en la primera mitad del XIX


4.- Un valor  patrimonial.

Los más destacados literatos castellanos de los siglos xv, xvi y xvii utilizaron la tapada y el manto y saya en el desarrollo de sus obras, hoy textos maestros de la literatura universal.

           
Miguel de Cervantes (1547-1616) hace referencia en El Quijote (1605) al manto y la saya por boca de Teresa Panza:

 

¡Mirad qué entonada va la pazpuerca! Ayer no se hartaba de estirar de un copo de estopa, y iba a misa cubierta la cabeza con la falda de la saya, en lugar de manto, y ya hoy va con verdugado, con broches y con entono, como si no la conociésemos.

 


Observamos en las palabras de Teresa la descripción con exactitud de la versión más extendida de lo que hoy en día se entiende por manto y saya en La Palma. Cervantes recoge que la mujer llevaba la cabeza cubierta con una de las dos faldas o saya. La mujer de Sancho Panza, Teresa, debía ser para el escritor la sencilla y humilde mujer que utilizaba una de las dos sayas para cubrirse la cabeza cuando acudía a misa. Por el contrario, «la rica» asistía con manto y verdugado, vestidura que las mujeres usaban debajo de las basquiñas para ahuecarlas. Clara referencia que describe el vestir de la mujer en esa época, además de dos estratos sociales económicos muy diferentes. Pero tanto una como las otras iban con manto y saya, aunque se desprende que una utilizaba para cubrirse la cabeza la falda y otras un manto, que debe tratarse de una pieza separada de la falda.


También Tirso de Molina (1547-1616) emplea las argucias y picaresca del vestir del manto y saya en su obra Los Balcones de Madrid:

 

[Leonor le pregunta a Elisa:] ¿Pues no es mejor que ahora vaya yo en tu nombre, y que encubierta le deslumbre? [Elisa le responde:] ¿Y si te acierta a conocer? ¡Que esta saya vino a ser causa y materia de la tragedia que oístes! [Leonor responde:] Tu saya y tu manto me viste.

 


La pluma de Tirso de Molina, seudónimo del fraile Gabriel de Téllez, describe y da vida literaria al anonimato que ocultaban manto y saya, indumentaria que la mujer aprovechaba para sus argucias de amoríos y seducción al hombre, de modo que encubierta le deslumbre. Como vemos, el autor emplea otra de las denominaciones populares que tienen el manto y saya: encubierta.

 


Por su parte, la escritora y sindicalista Flora Tristán (1803-1844), de padre peruano y madre francesa, en su interesantísimo libro Peregrinaciones de una paria (con prólogo de la autora de 1836), describe minuciosamente la tapada, con manto y saya, que vestía la mujer limeña, en Perú. Para F. Tristán, el vestido


… se compone de una falda y de una especie de saco que envuelve los hombros, los brazos y la cabeza y se llama manto. Ya oigo a nuestras elegantes parisienses lanzar exclamaciones sobre la sencillez de este vestido. Pero están muy lejos de pensar en el partido que puede sacar de él la coquetería.



No conforme con este apunte, la escritora profundiza y detalla esta indumentaria femenina explicando que para hacer


una saya ordinaria se necesita doce o catorce varas de raso […] Está completamente plisada de arriba a bajo, a pequeños pliegues y con tal regularidad que sería imposible descubrir las costuras. […] El manto está también artísticamente plisado, pero hecho de tela muy delgada no podría durar tanto como la falda, ni el plisado resistir los movimientos continuos de quien lo usa y la humedad de su aliento. Las mujeres de buena sociedad llevan saya de raso negro. Las elegantes tienen, además, otras de colores de fantasía, tales como morado, marrón, verde, azul, rayadas, pero jamás de tonos claros, por la razón de que las mujeres públicas las han adoptado de preferencia. El manto es siempre negro y envuelve el busto por completo. No deja ver sino un ojo.



Por esa época, las calles de Lima debieron ser un hervidero con la fantasía y la seducción de las tapadas de fondo.


A su marido en la calle y él no la reconoce, le intriga con su mirada, le hace gestos, le provoca con frases, entran en gran conversación, se deja ofrecer helados, frutas, bizcochos, le da una cita, le deja y en seguida entabla otro diálogo con un oficial que pasa. Puede llevar tan lejos como quiera esta nueva aventura sin quitarse jamás su manto.

 


En su obra El Paraíso en la otra esquina (2003), el escritor peruano Mario Vargas Llosa enfrenta dos biografías, la de la sindicalista Flora Tristán (1803-1844) y la de su nieto, el pintor impresionista Paul Gauguin (1848-1903), en busca de un Paraíso. Para la primera se encuentra en una sociedad igualitaria y para el segundo en el mundo auténtico y primitivo (Tahití).


Vargas Llosa hace referencias continuas a la obra de Flora Tristán Peregrinaciones de una paria, en la que, según acabamos de ver, la escritora dedica un detallado relato a las tapadas limeñas. El escritor peruano —nacido en 1936— aprovecha esta peculiar indumentaria limeña para «vestir» a Aline Gauguin como dama peruana que envolvía su cuerpo con una gran mantilla a la manera de las tapadas limeñas, se cubría con ella la cabeza y media cara, dejando descubierto uno solo de sus ojos.



En el capítulo titulado «La batalla de Cangallo», Vargas Llosa vuelve a la obra de Flora Tristán; esta vez de manera más detallada y novelando el relato de las tapadas limeñas de la escritora. Para el escritor peruano, a la sindicalista lo que más la impresionó fueron las limeñas de la buena sociedad, aunque

 

parecían ciegas y sordas a la miseria que las rodeaba, esas calles llenas de mendigos e indios descalzos que, en cuclillas e inmóviles, parecían esperar la muerte, ante los que lucían sus regencias y riquezas sin el menor embarazo. ¡Pero de qué libertad gozaban! En Francia, hubiera sido inconcebible. Vestidas con el atuendo típico de Lima, el más astuto e insinuante que se podía inventar, el de las «tapadas», que constaba de la «saya», una estrecha falda y un manto que, como un saco, envolvía hombros, brazos, cabeza y dibujaba las formas de una manera delicada y cubría tres cuartas partes de la cara, dejando al descubierto sólo un ojo, las limeñas, vestidas así —disfrazadas así—, a la vez que fingían ser todas bellas y misteriosas, también se volvían invisibles. Nadie podía reconocerlas —empezando por sus maridos, según jactarse Flora— y eso les inspiraba una audacia inusitada. Salían solas a la calle —aunque seguidas a distancia por una esclava— y les encantaba dar sorpresas o burlarse con picardías de los conocidos a quienes cruzaban en la calzada, que no podían identificar.

 



Como puede apreciarse, Vargas Llosa utiliza la obra de Flora Tristán para describir la libertad de la que gozaban las mujeres limeñas con la indumentaria del gesto de taparse la cara con el manto a principios del siglo xix en Perú. Son esclarecedores estos relatos, que vienen a decirnos que el manto de la tapada era una pieza separada de la saya (falda), en ningún caso doble falda, tal y como es la indumentaria de la mujer aridanense.



Los Llanos de Aridane conserva en su indumentaria de manto y saya o tapada un legado patrimonial único en Canarias de indudable valor etnográfico, refrendado por las más destacadas plumas de la literatura universal desde hace siglos.
Conservar el patrimonio etnográfico de la indumentaria es una de los apartados que preocupa a un numeroso grupo de especialistas canarios; lamentablemente, las diferencias marcadas y rotundas de la tapada de manto y saya de Los Llanos de Aridane no han sido abordadas y estudiadas en profundidad en la diferentes monografías publicadas.



En conclusión: Lo que queda claro es que la indumentaria de manto y saya oficial de Los Llanos de Aridane (de color negro, sin sombrero, sin gasa, sin corpiño y con manto separado, no doble falda) conforma el más antiguo testimonio conservado en la actualidad de la auténtica tapada canaria vistiendo manto y saya.




Manto y saya en dos piezas. Reina de La Patrona 2008.

 

 Bibliografía.

 

Abdo Pérez, Antonio, Rey Brito, Pilar y Pérez Morera, Jesús. Descripción Verdadera de los solemnes Cultos y célebres funciones que la mui noble y leal Ciudad de Sta Cruz en la ysla del Señor San Miguel de la Palma consagró a María Santísima de las Nieves en su vaxada a dicha Ciudad en el quinquennio de este año de 1765. Santa Cruz de La Palma: Escuela Municipal de Teatro; Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma, 1989.

Alfred Diston y su entorno. Una visión canaria en el siglo xix. [Catálogo]. Tenerife, 2002.

Bernis, Carmen. El traje y los tipos sociales en el Quijote. Madrid: Ediciones El Viso, 2001.

Cruz de Amenábar, Isabel. «El traje barroco en el Virreinato del Perú 1650-1800: una metáfora del cuerpo». En: Rafael Zafra y José Javier Azanza (eds.). Emblemata Aurea. La emblemática en el arte y la literatura del Siglo de Oro. Madrid: Akal Ediciones, 2000.

Cruz Rodríguez, Juan. Textiles e Indumentaria de Tenerife. Santa Cruz de Tenerife: Cabildo Insular de Tenerife, 1995.

Hernández Martín, Luis Agustín. Protocolos de Domingo Pérez, escribano público de La Palma (1546-1553). Santa Cruz de La Palma: Caja General de Ahorros de Canarias, 1999, vol. i.

____ Protocolos de Domingo Pérez, escribano público de La Palma (1554-1556). Santa Cruz de La Palma: Caja General de Ahorros de Canarias, 2000, vol. ii.

____ Protocolos de Domingo Pérez, escribano público de La Palma (1557-1558). Santa Cruz de La Palma: Caja General de Ahorros de Canarias; Cabildo Insular de La Palma; Colegio Notarial de La Palma, 2002, vol. iii.

____ Protocolos de Domingo Pérez, escribano público de La Palma (1559-1567). Santa Cruz de La Palma: Caja General de Ahorros de Canarias; Cabildo Insular de La Palma; Colegio Notarial de las Islas Canarias, 2005, vol. iv.

Hernández Pérez, María Victoria. La isla de La Palma, las fiestas y las tradiciones. Tenerife; Gran Canaria: Centro de la Cultura Popular Canaria, 2001.

Lemus Smalley, Antonio. «Usos y costumbres de los aldeanos de la isla de La Palma». Eres/Antropología i/2 (1989).

León Pinelo, Antonio de. Velos en los rostros de las mujeres: sus consecuencias y sus daños. Madrid, 1641 [ed. consultada: 1966].

Lorenzo Cáceres, Andrés de. «Los Trajes canarios de Alfredo Diston». Tagoro, 1 (1944).

Navarro, Domingo José. Recuerdos de un noventón. Las Palmas de Gran Canaria: Cabildo Insular de Gran Canaria, 1971.

Pérez Cruz, José Antonio. La vestimenta tradicional en Gran Canaria. Madrid: FEDAC; Cabildo Insular de Gran Canaria, 1996.

Pérez García, Jaime. «El pleito de esponsales de Don Pedro de Sotomayor y Doña Tomasa de Sotomayor». Revista de Estudios generales de la Isla de La Palma, 0 (2004).

Pérez Morera, Jesús. «La joyería indiana en el siglo xvi. Pinjantes de cadenas y viriles de capilla». En: La torre. Homenaje a Emilio Alfaro Hardisson. La Laguna: Artemisa Ediciones, 2005.

Pico, Berta et al. Viajeros franceses a las Islas Canarias. La Laguna: Instituto de Estudios Canarios, 2000.

Tristán, Flora. Peregrinaciones de una paria. Barcelona: Terra Incógnita, 2003.

Vargas Llosa, Mario. El Paraíso en la otra esquina. Madrid: Alfaguara, 2003.

 

 

10. Archivos consultados.

 

Archivo particular de José Antonio Pérez Cruz (Las Palmas de Gran Canaria).

Archivo particular de Jesús Pérez Morera (La Laguna- Tenerife).

Archivo particular de Arsilda Sosa Hernández (Los Llanos de Aridane).

Archivo particular de María Victoria Hernández (Los Llanos de Aridane).

Archivo particular María Remedios Gómez (La Laguna-Los Llanos de Aridane).

Archivo particular de Mary Lulia Fernández Rodríguez (Los Llanos de Aridane).

Archivo Parroquial de Los Llanos de Aridane.

Archivo Municipal de Los Llanos de Aridane.

Archivo Municipal de Santa Cruz de La Palma.

Archivo General de La Palma (Santa Cruz de La Palma).

Archivo Documental y Ropero de Casa Canaria (Madrid).

 

 


Debes indicar un comentario.
Debes indicar un nombre o nick
La dirección de mail no es valida

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para garantizar el buen funcionamiento de nuestra página web.

Al pulsar en "ACEPTAR TODAS" consiente la instalación de estas cookies. Al pulsar "RECHAZAR TODAS" sólo se instalarán las cookies estrictamente necesarias. Para obtener más información puede leer nuestra Política de cookies.