Revista nº 952
ISSN 1885-6039

Pinolere rehabilita un pajar en los altos de La Matanza.

Domingo, 27 de Diciembre de 2009
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 293

A través de la segunda fase del Curso de Formación del Oficio de Tapador de Pajares desarrollado por la Asociación Cultural Pinolere y en colaboración con el Ilustre Ayuntamiento de La Villa de La Matanza de Acentenjo, se ha rehabilitado y restaurado un pajar en el Camino de Los Canarios. Pinolere ha asesorado y realizado la rehabilitación de la cubierta vegetal, que implicó el montaje del armazón de madera y la colocación de la paja. El convenio de colaboración con el Ilustre Ayuntamiento de la Villa de La Matanza ha contribuido a rescatar el patrimonio arquitectónico rural del municipio de la comarca de Acentejo y ha permitido enriquecer aún más la formación de los alumnos del curso que viene desarrollando la Asociación Cultural Pinolere.



La rehabilitación del pajar, de tipología a 4 aguas, se ha realizado por medio de la rotación continua del alumnado que, en compañía de algunos vecinos de La Matanza, han elaborado la techumbre con paja de trigo recolectado en La Laguna.


Los pajares del norte de la isla de Tenerife, emblema en las zonas rurales, constituyen un ejemplo de arquitectura popular única. Construcciones introducidas tras la Conquista, toman en esta zona de la isla una tipología peculiar, construida con los materiales propios del medio circundante, que han perdurado hasta nuestros días.

 

En las últimas décadas, y a pesar de las masivas tendencias constructivas basadas en una arquitectura alejada de lo tradicional, los pajares o pajales han coexistido entre casas de azotea, en los márgenes de las carreteras o bajo la maleza, en los terrenos abandonados.


El creciente interés por restaurar y conservar este legado histórico, auspiciado por la Asociación Cultural Pinolere desde sus orígenes, ha propiciado la continuidad de uno de los oficios más ancestrales, íntimamente vinculado a este hábitat propio de las zonas altas del norte de Tenerife. El oficio de tapador de pajares es, sin duda, una artesanía de obra mayor, dotada de unas técnicas específicas heredadas del pasado, basadas en la adecuada colocación de la paja de cereal (centeno, trigo, avena) en las techumbres de los pajares.


En los últimos años, el número de pajares restaurados se ha incrementado notablemente gracias a la iniciativa privada en muchos casos y al Proyecto de Desarrollo Rural que ejecuta la Asociación Cultural Pinolere, consistente en la dinamización de los agricultores de centeno y los propietarios de pajares, con el fin de rehabilitar este inmueble muy útil en el medio agrícola.


Con el fin de garantizar en el futuro la continuidad de este Proyecto de Desarrollo, desde Pinolere surge la puesta en marcha del primer Curso de Formación del Oficio de Tapador de Pajares, iniciativa pionera en la recuperación de este oficio tradicional que forma, desde el pasado mes de agosto de 2008, a 10 alumnos y alumnas, comprometidos y concienciados con el valor cultural y etnográfico que alcanza esta actividad.


Este primer Curso de Formación con sede en Pinolere fue subvencionado por el Organismo Autónomo Parques Nacionales, tuvo una duración de 9 meses y se fundamentó en numerosas horas prácticas donde los alumnos adquirieron los conocimientos necesarios para restaurar esta arquitectura tradicional.


El curso, impulsado y llevado a cabo por la Asociación Cultural Pinolere, garantiza la permanencia de un oficio singular y la conservación de un patrimonio arquitectónico, a través de iniciativas como ésta, probablemente única en el ámbito nacional e internacional.
 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios
Lunes, 26 de Septiembre de 2011 a las 14:08 pm - rafael alonsi gonzález DNI 41926971-H

#01 Pajares o cuartos de aperos, por que este tipo de rehabilitaciones o construcciones no se permiten en la Isla del Hierro, llevo cuatro años intentando hacer un cuarto de aperos en Gorreta, Frontera, y despues de varios intentos tanto en el Ayuntamiento, como en el Cabildo, me ha sido denegado, porque para poderlo construir necesito 10.000 m2 y yo, solo tengo 1000 m2, Yo creo que por lo menos deberian dejar construir tanto en cuartos de aperos como pajeros, o como las casas de Guinea un 1% del terreno que poseas, con el fin de guardar en el los utensilios de labranza, pués un día fuí a mi terreno a cortar unas calcosas y limpiarlo para plantar y me paró la policia y al ver que llevaba un machete en el coche, me advirtieron que no podía transportarlo, por que estaba prohibido (no me multaron, pero me advirtieorn para la proxima), espero que los politicos en general, resuelvan este gran problema que tienen los agricultores.-