Revista nº 813
ISSN 1885-6039

Las casetas de la Patrona enseñarán a interpretar el paraje natural.

Domingo, 01 de Febrero de 2009
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 246

Puntallana mantendrá un grupo de casetas en las que se enseñará a interpretar el paraje natural y la historia de este singular enclave de la capital gomera. Se ha tenido en cuenta el valor patrimonial y etnográfico de las construcciones más antiguas del entorno en el que se ubica la ermita de Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona insular.


Todas las instituciones que han colaborado en la recuperación de Puntallana –Ayuntamiento, Obispado, Agencia de Protección del Medio y Cabildo– coinciden en la oportunidad de respetar las edificaciones tradicionales y darles un uso formativo, de modo que sirvan de soporte para contribuir a la difusión de la riqueza del lugar y el significado que guarda dentro de las costumbres gomeras.

“Este fue uno de los asuntos abordados en la última reunión de la Comisión de Patrimonio Histórico Religioso de la Isla, en la que se analizaron los pasos que se han dado para devolver el entorno de la ermita a su estado natural y habilitar una vía segura para los debotos que deseen acercarse a pie hasta el enclave en el que se guarda la imagen de la patrona insular”, señala el máximo representante insular, antes de recordar que la talla de la Virgen que debía trasladarse a mediados de diciembre a su ermita permanece en la Capital insular como consecuencia de las obras.

A las casas tradicionales, que se ubicaban en el entorno de la ermita de Puntallana y que los vecinos utilizaban para alojarse cuando acudían al lugar a rendir culto a la Virgen, se fueron sumando poco a poco construcciones vecinales hasta contabilizar cerca de sesenta chozas ilegales, que servían de lugar de veraneo.

Estas construciones se localizaban en un espacio natural protegido y en terrenos que en su mayor parte pertenecían al Obispado de Tenerife, por tanto, debían ser demolidas y así se ha hecho, de acuerdo al informe de la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural, en el que se especifica que las edificaciones carecían de elementos estructurales y estaban formadas por pequeños cuartos, sin amparo legal alguno, sin embar se ha salvado un pequeño grupo, que coincide con las casas más antiguas, a las que queremos dar una nueva utilidad.

La superficie hasta hace poco ocupada por las casas es de 2.542,80 metros cuadrados, localizados justo en el entorno de la ermita de Nuestra Señora de Guadalupe, dentro de la Reserva Natural Especial de Puntallana, con una calificación de suelo rústico de protección natural y suelo rústico de protección cultural y con una declaración parcial Bien de Interés Comunidario, de Lugar de Interés Comunitario y de Área de Sensibilidad Ecológica.

“Hablamos, por tanto, de un lugar muy rico, muy singular, que desde tiempos prehispánicos era frecuentado por los pobladores de La Gomera, como prueban los concheros allí localizados, y del que, en consecuencia, resulta muy oportuno y necesario conservar y difundir su historia entre los vecinos y los visitantes que se acerquen al lugar”, concluye.


Noticias Relacionadas
Comentarios

Décima El Gordo / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo