Revista nº 796
ISSN 1885-6039

Bajada Cuatrienal de la Virgen de los Reyes, Patrona de la Isla de El Hierro. (y II)

Martes, 07 de Julio de 2009
José Guillermo Rodríguez Escudero
Publicado en el número 269

El día señalado para la Bajada (primer sábado de julio de cada cuatro años), al amanecer, tiene lugar intramuros el cántico llamado La Meda. Esto ocurre en los instantes previos a la salida procesional de la Virgen por la puerta grande de su ermita. En el cántico se repite insistentemente entre estrofas improvisadas el estribillo: por ver a la Madre amada, no siento la caminada. Los danzarines entran a buscar a la Virgen y empiezan a sonar con estrépito los tambores, los pitos, las chácaras, los aplausos, las campanas…


 


(Viene de aquí)
 


La Bajada de la Virgen. Hemos visto que la Bajada es la institucionalización de una rogativa del pueblo de El Hierro para favorecer, como informaba Galván Tudela, la reproducción en la Isla (agua y pastos, protección contra la langosta). Pero más allá del problema de la escasez del agua, la Bajada se muestra como un fenómeno social total, que combinando lo sagrado con lo profano, expresa contenidos sociales, económicos y políticos.

 

Desde 1745, ininterrumpidamente cada cuatrienio, los romeros acompañan a su Virgencita por un trazado de antiguas rutas pastoriles y caminos reales, atravesando la Isla de suroeste a noroeste y, según los campesinos y pastores, debe de ser respetado tirando las paredes de los cercados y pisando los sembrados que se interpongan a su paso. La pesada silla de viaje de piel marrón coronada por la bandera blanca de María llega a la Villa atravesando el llamado Camino de la Virgen. Las consignas que nos transmiten los participantes del rito son: ¡Cuando veas la Bandera Blanca es que la Virgen se acerca! ¡Por allí, por donde ondea la Bandera, viene la Virgen! Esta bandera se ha convertido, a lo largo de tantas Bajadas, en el digno estandarte y guión especial de la romería y de sus participantes. En ella van bordadas las iniciales AM -Ave María-, el saludo del Arcángel San Gabriel a la Virgen en la Anunciación.

 

Entre las tradiciones propias de la Bajada está, precisamente, la ardua tarea de la limpieza de esta sagrada senda. A través de este sendero, la Virgen es cargada con cariño, fervor y respeto sobre los hombros de los devotos y pagadores de promesas. En la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Concepción de Valverde permanecerá durante un mes, visitando cada uno de los pueblos herreños, al igual que hace cada lustro la Virgen de Guadalupe de La Gomera. Las anheladas visitas tienen lugar durante unos días. Una vez transcurrido ese tiempo, tiene lugar el triste retorno -de carácter más íntimo- a su Santuario de La Dehesa.

 

El día señalado para la Bajada (primer sábado de julio de cada cuatro años), al amanecer, tiene lugar intramuros el cántico llamado La Meda. Esto ocurre en los instantes previos a la salida procesional de la Virgen por la puerta grande de su ermita. En el cántico se repite insistentemente entre estrofas improvisadas el estribillo: por ver a la Madre amada, no siento la caminada. Los danzarines entran a buscar a la Virgen y empiezan a sonar con estrépito los tambores, los pitos, las chácaras, los aplausos, las campanas… La Patrona de los Pastores -coronada canónicamente el 17 de mayo de 1953- sale tras la misa de peregrinos, aún de noche, produciendo lágrimas de emoción de los romeros. Es delicadamente trasladada a hombros por cuatro autoridades hasta la Piedra de los Regidores, un histórico sitio localizado tras la montaña del Caracol. Está situada esta piedra en un pequeño llano que bordea por el este la original y bonita colina a cuyo abrigo se encuentra el humilde santuario. Es una piedra muy dura, granítica, de puro basalto que ha resistido la acción del tiempo durante siglos. Padrón Machín nos dice que afecta la forma de un cubo y se ve claramente que le dieron esa configuración a fuerza de escodas y martillos. Su tamaño es enorme y también su peso… Es una piedra, por cierto, única. No existe otra igual en algunos kilómetros a la redonda, sólo se encuentra en algunos puntos de las cumbres herreñas.



Esta Piedra del Regidor era el pedestal donde se colocaba la Virgen de los Reyes para que los pastores le dedicaran sus danzas y bailes al son de su música de tambores, chácaras y flautas, así como también más tarde, el primer descansadero de la venerada imagen cuando debía salir en romería en los días de la Bajada; de igual manera, el último cuando, desde la Villa de Valverde, en la Subida, regresaba a su ermita.

La Piedra del Regidor, José Padrón Machín.

 

 

El Camino de la Virgen y las «rayas». En este trono pétreo es entregada al Pueblo de El Hierro. Sobre la piedra, la Virgen aguarda la salida del sol, entre plegarias, loas y rezos. La procesión se inicia con los tenues rayos del amanecer y su tabernáculo de madera forrado de cuero es portado por cuatro devotos que se alternan durante el fatigoso itinerario romero, preservándola así del polvo del camino, de la humedad de la brisa y del viento. La bandera blanca que corona esta silla de mano es avistada desde lo lejos: la Virgen se acerca. Detrás de estas andas de viaje ocupan lugar de privilegio el arcipreste y el alcalde pedáneo con su vara de mando. En primer lugar toma la imagen el pueblo de Sabinosa con su patrono San Simón, con lo cual se hace el trayecto de su primera raya. Los danzarines, con su increíble fortaleza y devoción, no dejan de danzar en siete leguas: el Baile de la Virgen, el Tajaraste, Redondo, Paso Cumbre, Hullona, etc. La comitiva se va incrementando durante el recorrido con los vecinos de cada pueblo por cuyo término transcurre la agotadora romería. Muy lejos queda ya lo que antiguamente estuvo asociado a los pastores, la mayoría de los isleños, si bien al ser erigido símbolo insular no ha entrado en contradicción con los significados tradicionales.

 

Los antiguos límites jurisdiccionales que atraviesa el Camino de la Virgen se señalan con una especial y popular división: las rayas. Estos pueblos o comarcas que allí se señalizan son: el Barrio o Barlovento, la Villa, Azofa -Isora y San Andrés-, Sabinosa y El Pinar. Hace unos años se ha incorporado la raya del El Golfo. En la Fuente de Binto se suma a la comitiva el pueblo de El Golfo, con su patrono San Salvador. Una vez hecha la venia (señal) del guío, se continúa hacia la Cruz de los Reyes. Hasta ahí se van acercando la gente del Barrio con San Pedro; la de la Villa y Tiñor, con San Isidro (mi santito de los bueyes, llega a la Cruz de los Reyes), San Telmo del Puerto y San Juan de Tamaduste; la de Isora con San José; la de San Andrés con este santo y la de El Pinar con San Antón (popularmente llamado el macho del monte). Se intenta que la Virgen no llegue a Valverde entrada la noche, aunque los retrasos se van generando en las rayas debido a que la entrega de la imagen es motivo de rivalidad en estas fronteras.


                    … Ahora los del Pinar llegan y
                    aumentan los sones,
                    con sus muchos bailarines
                    y sus buenos bailadores.
                    ¡Cómo resuena en la Cumbre
                    esta mística, señores!

                    (Binto, L. Morales Pérez)
 



Se ha esperado cuatro años para portarla y tenerla en su territorio, y por ello se demora en la entrega al siguiente vecino. Se intenta retrasar la estancia de la Virgen en su zona, por ello los bailarines de cada pueblo, quienes tienen el honor de mandar, acentúan o retrasan el ritmo de la danza. Cada uno de los pueblos, con su santo patrón al frente, junto con el alcalde pedáneo y el pueblo entero, aguardan en su raya, y la exasperación se acrecienta cuando el pueblo donante retrasa deliberadamente su llegada. Cada santo patrón porta, simbólicamente, las primicias de cada comarca: las llaves, los bueyes, un barco, los higos, las almendras, la cebada, los mocanes…


                    Según antiguas costumbres
                    que luego se han vuelto leyes,
                    los Patronos de los Pueblos
                    van a la Cruz de los Reyes,
                    con su Alcalde y bailarines,
                    seguidos de sus vecinos,
                    cada cual por sus veredas
                    sin olvidar sus caminos,
                    bien por montes bien por playas,
                    respetando sus trayectos,
                    jurisdicciones y rayas.

                    (Los Santos Patronos, Morales Pérez)


Intencionadamente se va cambiando de pito e introduciendo el ritmo de hullona o tajaraste. Galván Tudela también nos aclara que la competencia en la música, en la instigación a los pueblos vecinos, en los adornos de los bailarines y en la vianda, forman parte del fondo ceremonial herreño. Si no hay pique, no hay fiesta, y por ello la rivalidad y el localismo constituyen el contrapunto de la unidad ritual en la fiesta herreña.

 

El trono de la Virgen es girado dos veces sobre sí mismo en señal de bendición y de despedida de cada una de las paradas rituales, que no necesariamente coinciden con las rayas. Todo el mundo puede verla así desde los alrededores. Así, en la Gorona de Sabinosa, para despedirse de esta comarca; en la Cruz de los Humilladeros, por ser la última asomada desde donde se divisa su recoleto santuario de La Dehesa; en encrucijadas de caminos, como en la Cruz del Niño y en las Cuatro Esquinas (centro simbólico de la meseta de Nisdafe)…


                    … ¡Que viva la Virgen! ¡Viva!
                    Dicen a coro sus voces,
                    y avanza la romería
                    de niños, ancianos y jóvenes.
                    Prosigue el baile a la Virgen,
                    el que despierta emociones,
                    saca muy hondos recuerdos
                    y hace brotar lagrimones.

                     (¡Viva la Virgen, Viva!, L. Morales Pérez)


Cuando se llega a Malpaso, todos los Santos Patrones ya van llegando a la Cruz de Los Reyes para esperar a la Virgen. En palabras de Díaz Fleitas: Malpaso se convierte de esta manera en punto geográfico con doble simbología: es el punto orográfico más alto de la Isla, donde a la vez todas las ilusiones, desvelos, añoranzas, reviven al encontrase bailando en ese lugar todos los bailarines de la Isla (la primera de las dos únicas veces que así lo hacen en toda la celebración), y por otro lado se producen encuentros entre familiares y parientes que no se han visto desde hace cuatro años o más y muchas emociones afloran de forma natural y espontánea.
 

 

La Cruz de Los Reyes. Uno de los puntos más esperados de la Bajada es la zona llamada Cruz de los Reyes, a escasos dos kilómetros de Malpaso, donde la Virgen y su comitiva hacen la gran parada. ¡Cruz de Los Reyes! Mudo testigo de tantas historias y de tantos idilios. Si en el cruce de tus alas surgiera una boca parlera ¡qué de cosas les dirías a los presentes de las pasadas generaciones! pies descalzos, ensangrentados, han manchado la arena del sendero, en promesa de favores recibidos…

 

Es, quizá, el espectáculo más impresionante y hermoso de la Bajada. Si todo transcurre según marca la tradición, en torno al mediodía llega la comitiva donde se va a celebrar la reunión de todo el Pueblo de El Hierro en torno a su pequeña Gran Patrona. Primero, se celebra la Santa Misa; luego, se procede a tender el paño para el almuerzo fraternal.


                    … Pero al llegar a este sitio
                    al peso del mediodía
                    todos se unirán bailando,
                    con hermandad a María.
                    Es el momento supremo
                    de esta magna romería
                    cuando ya todo en silencio,
                     celebran la Eucaristía.
                    Y después aquí los hombres
                    herreños en este día,
                    viven el lema cristiano
                    mejor que en toda su vida.

                    (Cruz de Los Reyes, Morales Pérez)


Se convierte así en el efímero centro espiritual de la Isla y el símbolo de unión de todos los herreños; la Virgen descansa y todos reponen fuerzas; es el punto de encuentro de los emigrantes y sus familias; el lugar donde se compra y vende la tierra; el lugar de las promesas, de los rezos, de los agradecimientos y de las loas; es el lugar donde los herreños tienden los paños -como se conoce a colocar los manteles sobre el suelo de jable y al cobijo de los pinos- y almuerzan en torno al descanso de la Señora con lo mejor de cada casa: estofado de carnero, pescado, vino, papas arrugadas, gofio, quesadillas, torrijas, magdalenas… Se extienden y forman un gigantesco mantel comunitario (como reza la copla: todo el mundo lleva, aunque poco coma. Todo el mundo come, aunque nada lleve); es el lugar de la hospitalidad, pues nadie -aunque sea foráneo- se siente extraño: todo el mundo es invitado y nadie se queda sin reponer fuerzas ya que aún quedan varias horas de recorrido. Se oye una plegaria ininterrumpida mientras tanto: los cantos improvisados y las recitaciones de las loas, alabanzas de poetas y poetisas del pueblo llano... Con tu tocadito blanco/cubr iéndote la cabeza/ pareces una paloma/ llegada de La Dehesa…; los poetas y aficionados crean sus propias poesías con mucho cariño, de forma que, incluso dentro del repertorio de música canaria, se hacen letras de folías, malagueñas, isas… Las botas de vino pasan de mano en mano… Se dicen ajijides o hiyidos, loas o lobas, y así continúa la fiesta un rato más.
 

 

Llegada a Valverde. Tras el descanso, la Virgen continúa su largo camino hacia la Villa de Valverde donde, tras más de diez horas de recorrido, será recibida en la parroquial de La Concepción, dándose por concluido el ritual de la Bajada. Pero, volviendo a la Cruz de los Reyes, la comitiva se pone en marcha ahora con las gentes de El Pinar como mandadores. Son los que portan a la Virgen y todos los santos siguen detrás de Ella. Así se continúa hasta la raya de Asofa (Asomadas) para luego descender a la del Barrio, en las Chamuscadas y ésta acaba donde empieza la raya de la gente de Tiñor y la Villa, en Tejegüete. Desde ahí continúa la presidencia hasta el Barranco del Obispo. En Ajare -nos continúa recordando Flora Barrera, galardonada periodista herreña- es donde se responsabilizan de la Virgen los concejales del Ayuntamiento de Valverde, y entrando la noche, la Virgen es llevada al templo parroquial y colocada en su trono, entre bailes, repiques de campanas y fuegos artificiales.


                    Al llegar dentro del templo
                    el más fuerte se emociona
                    viendo que no caben las almas
                    donde hay espacio que sobra.
                    La iglesia se viene abajo,
                    sus tres naves se abarrotan,
                    la música sobrecoge,
                    allí Cristo nos derrota,
                    tantas velas encendidas
                    signo son de una devota
                    fe que inflama sentimientos
                    y pone a Dios en la boca.

                     (El Final del Camino, L. Morales Pérez)


La capital luce sus mejores galas para la ocasión y el trono penetra por las callejuelas empedradas y empinadas hasta llegar al templo, entre explosión de voladores, vítores y aplausos de los vecinos. Una vez la Virgen llega a San Juan, el alcalde le entrega el bastón de mando de la Villa. Y es que la Virgen de los Reyes no es sólo madre de todos los herreños, sino sobre todo condición ideológica de la reproducción social de los herreños por encima de clases sociales, profesiones, grupos económicos, etc.

 

Tras una semana de emotivas novenas y numerosos actos religiosos en su honor, la Virgen se viste con sus mejores galas, mantos, joyas… y es cambiada de trono. Ahora sus andas son de baldaquino de plata repujada y se corona con la diadema de las doce estrellas, una preciosa obra de orfebrería. El domingo, ocho días después de su llegada a la Villa, tiene lugar la Fiesta Real, donde todos los Santitos, sus bailarines y todo el Pueblo, bailarán nuevamente, orgullosos, al unísono, bajo el cadencioso y original ritmo frenético que no se va de la mente. Luego, la Virgen viajará a todos los municipios de la Isla hasta que llegue el día programado del regreso melancólico a su ermita. Allí aguardará otros cuatro años, en espera que sus Hijos vuelvan a bajarla en alegre romería.


… Mejor será, pues, envolvernos en su bruma y dejarnos seducir, una vez más, por ese misterio que descansa en una tradición, en una efigie venerada hasta el desfallecimiento, en unas tierras y en unos mares que circundan lo que hemos sido, lo que somos y lo que seremos. Volvamos a escuchar el sonido de tambores, pitos y chácaras, sintámonos apasionados, tras los flecos del polvo que levantan los bailarines, el latido de nuestros corazones gritando al unísono este entusiasmo, esa alegría, ese vínculo hermoso que nos abraza, herreños todos, en esta isla distinta y distante, en esta isla magia, en esta isla misterio, en esta isla luz, sabina y lagarto y mar…
 

José Manuel Álamo González
 


                    Proclamo, pues amigos y paisanos
                    con la efusión que da el convencimiento,
                    la belleza sin par de la Bajada,
                    la fiesta cuatrienal de nuestro pueblo,
                    que es bella por sí sola, sin adornos
                    ni arrequives superfluos;
                    es bella sin que nadie haya influido en ello…
                    como es bella la tierra en primavera,
                    y los días de sol en el invierno,
                    y los campos de espigas y amapolas
                    mecidas blandamente por el céfiro;
                    como es bella la luz de la alborada
                    y la más bella aún, de los luceros;
                    como es bella la vista de Jinama;
                    como es bella la cúpula del Cielo.

                     (Hasta dentro de cuatro años, Valentín Padrón Espinosa)



Bibliografía.

ÁLAMO GONZÁLEZ, José Manuel; ÁLAMO, Raúl; ARMAS, Javier; FERRÁNDEZ, Antonio. La Bajada de la Virgen de Los Reyes, encuentro cuatrienal con la Patrona de El Hierro, Canarias: Gobierno de Canarias, Cabildo de El Hierro, CajaCanarias, 2001.
BARRERA ÁLAMO, Flora Lilia. El Hierro, por los caminos de la Virgen, Cabildo de El Hierro, CCPC, 1997.
DARIAS Y PADRÓN, Dacio Victoriano. Noticias Generales Históricas sobre la Isla de El Hierro, Cabildo de El Hierro, 1988.
DELGADO GÓMEZ, Juan Francisco. Canarias. Viaje a lo desconocido, Parlamento de Canarias, 2008.
DIAZ FLEITAS, Marcos. “La Bajada”, en Programa de la LXIII Bajada de Ntra. Sra. la Virgen de Los Reyes, Muy Ilustre Ayuntamiento de Valverde, 1993.
FRAGA GONZÁLEZ, Carmen. El Arte en Canarias: Urbanismo y Arquitectura anteriores a 1800, Centro de la Cultura Popular Canaria, 1990.
GALVÁN TUDELA, Alberto. «La Bajada de la Virgen de Los Reyes», Patrimonio Histórico de Canarias, La Gomera. El Hierro, Gobierno de Canarias, 1998.
- Ídem. La identidad herreña, Cabildo de El Hierro, CajaCanarias y CCPC, 1997.
GARCÍA EXPÓSITO, Nazario. Caminando por la Isla, Cabildo de El Hierro, 1982.
FUNDACIÓN VIRGEN DE LOS REYES, La Virgen de Los Reyes a través de sus Bajadas, EDOBITE, 2001.
HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ, Pedro. Natura y Cultura de las Islas Canarias, Excmo. Cabildo de Tenerife, Tafor Publicaciones, S.L., Octava Edición, 2003.
Iglesia Nivariense, Diócesis de Tenerife, Junio 2009, nº 94.
LORENZO PERERA, Manuel J., El folklore de la Isla de El Hierro, Editorial Interinsular Canaria, Cabildo de El Hierro, 1981.
MORALES PÉREZ, L. «Poemas», La Bajada de la Virgen de Los Reyes, encuentro cuatrienal con la Patrona de El Hierro, Canarias: Gobierno de Canarias, Cabildo de El Hierro, CajaCanarias, 2001.
PADRÓN MACHÍN, José. El Hierro, séptima isla, Cabildo de El Hierro, CCPC, 1989.
PEREZ RODRÍGUEZ, Manuel; CONCEPCIÓN, José Luis. Trajes típicos. Guía de la vestimenta folklórica de Canarias, ACIC, 1994.
RIQUELME PÉREZ, María Jesús. “Nuestra Señora de Los Reyes. La Dehesa (El Hierro)". Guía para visitar los Santuarios Marianos de Canarias, Volumen 15, Ediciones Encuentro, Madrid, 1999.
TALAVERA GARCÍA, Carlos A. «El Baile de la Virgen de El Hierro: aproximaciones a sus posibles orígenes, conexiones e influencias», Tenique. Revista de Cultura Popular Canaria, núm. 7, La Laguna 2006.



 
Noticias Relacionadas
Comentarios
Sábado, 28 de Octubre de 2017 a las 16:16 pm - Angel

#08 La foto antigua del principio... Es la virgen de la Esperanza de la isla de Tenerife... Me llamo la atención verla y no vi nada que aludiese a ella. Un saludo me gustaría saber donde consiguieron esa bonita foto de la patrona de la Villa de la Esperanza.

Jueves, 25 de Julio de 2013 a las 14:03 pm - enriqu abello correa

#07 viva la virgen viva con paz y concordia y ayuda a la gente necesitada

que cada ves son mas espera mos terminar bien esta bajada y prepararnos para la proxima.

Viernes, 14 de Agosto de 2009 a las 16:44 pm - estuve en el hierro

#06 que vivan los herreños, el hierro, su virgen y las rayas, y cada uno en su sitio.

Martes, 11 de Agosto de 2009 a las 18:38 pm - José G. Rodríguez Escudero

#05 Estimado Juan Baltasar. Pues menudo peso me ha quitado de encima... Lo menos que yo quería era meter la pata... En fin, muchas gracias por su invitación. Por supuesto que trataré de ir nuevamente a sus mágicas fiestas dentro de cuatro años. Nos corresponde a nosotros el año que viene celebrar nuestra Bajada Lustral. Espero que Vd venga y también disfrute con nosotros de ellas. Muchas gracias por su comprensión e interés y un fuerte abrazo.

Martes, 11 de Agosto de 2009 a las 15:36 pm - juan baltasar

#04 Vera ud, me alegro que un palmero le guste nuestra fiesta y haya gozado de ella en diversas ocasiones. Y o me referia a que Sabinosa entrega al Pinar ,esté manda en la Cruz de los Reyes, se descansa y cuando sale entrega a el Golfo en la raya del Cepon. Lo que ud ha puesto es lo que pide el Golfo desde hace algun tiempo pero nunca se ha conseguido. Tambien es nuevo que todos los bailarines dancen el la Cruz de los Reyes,creo que es un gran expectaculo y que ha sido muy acertado el cambio. Le felicito por su trabajo de investigacion y vuelva en la siguiente bajada

Lunes, 10 de Agosto de 2009 a las 23:03 pm - José G. Rodríguez Escudero

#03 Estimado Sr, Juan Baltasar.

No era ni es mi intención generar ninguna polémica o algo parecido.

He estado en tres Bajadas completas y no me he aprendido todavía los nombres de las rayas (es por eso que las he apuntado en una libreta y luego ponerla a pie de foto) Aún no sé qué fallo ha encontrado en los nombres.

Espero que sepa perdonar mi ignorancia. Lo que sí he hecho para combatirla ha sido preguntar a varias personas de la querida Isla de El Hierro (sobre todo desde La Palma) -generalmente al azar por el listín telefónico- , visitar alguna que otra puerta de vecinos aprovechando alguno de mis asiduos viajes allí, así como consultar la bibliografía con la que siempre termino mis trabajos.

Si las fuentes no han sido las correctas, pues le pido disculpas -al igual que a todos los leyentes que hayan pensado lo mismo-. Jamás pensé que todas esas fuentes estuviesen equivocadas. Yo las dí por correctas.

Espero que por lo demás lo haya encontrado bien.

Puede que algún nombre de raya estuviese equivocado(?) o ésta mal situada en el artículo y puede ser que no sea bien visto en su tierra nombrar alguna vez en el texto danzantes en lugar danzarines (lo he hecho para no repetir el vocablo, ya que es sinónimo).

Espero que en el resto del trabajo -que he hecho con todo mi cariño y respeto hacia las costumbres herreñas- no haya encontrado nada más que estuviese \"incorrecto\".

Saludos y gracias

Domingo, 09 de Agosto de 2009 a las 21:40 pm - juan baltasar

#02 no complique la cosa mas de lo que esta y ponga las rayas en su sitio porque su explicacion no es la correcta, esta bien explicado en la pagina de la bajada, no son danzantes son bailarines.Si bien los trajes se parecen a algunos pueblos peninsulares su musica es totalmente distinta, aunque de algun sitio tuvo que venir.

Viernes, 10 de Julio de 2009 a las 14:01 pm - david

#01 el pueblo herreño siempre ha querido mucho al palmero y viceversa. lo echamos mucho en falta el año pasado en la bajada de 2005... como coinciden las dos bajadas cada veinte años pues esperamos que la próxima de 2010 ambos pueblos vuelvan a unirse. yo estuve este año el sábado 4 de julio y tengo las \"patas rajadas\" de tanta caminata... pero, como dice el amigo escudero, \"por ver a la virgen amada no siento la caminada\"... feliz bajada, queridos amigos de El Hierro desde Santa Cruz de La Palma

Punto Cubano / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo