Revista nº 829
ISSN 1885-6039

La Cruz de los Navegantes. (y II)

Martes, 12 de Mayo de 2009
Pedro Socorro Santana (Cronista Oficial de la Villa de Santa Brígida)
Publicado en el número 261

En los felices años veinte, aunque sin el esplendor de antaño, continuaron congregándose gentes ante la Cruz de los Navegantes, abrazando con sus brazos de madera a los cientos de peregrinos que se acercaban hasta su cima. Hoy día la Cruz de los Navegantes es uno de los hitos más interesantes del rico patrimonio etnográfico de la Vega de San Mateo y de toda Gran Canaria, un referente de que la fe mueve montaña.


(Viene de aquí)


Bendición papal y ermita.

La peregrinación al Roque Saucillo fue todo un éxito a nivel insular y hasta el mismo Papa León XIII (1810-1903) dedicó a ésta su bendición apostólica, según el telegrama recibido en la ciudad por el Canónigo Lectoral de la Catedral, don José Roca y Ponsa. Éste, tras haber participado en la romería, escribió a primera hora de aquel lunes al secretario de Estado del Vaticano, cardenal Jacobini, para demostrarle a Su Santidad el afecto que le profesaba el pueblo canario, buscando al mismo tiempo el amparo divino. Había sido una propuesta del presbítero don Juan González, cura ecónomo de San Francisco. La respuesta de la Santa Sede, fechada en Roma el 10 de junio de 1884 a las 15:40 horas y publicada en la Revista de Las Palmas, dice textualmente: El Padre Santo concede a los peregrinos, a sus familias y a toda la Diócesis la implorada bendición papal.

Fue tanto el entusiasmo que despertó aquel acontecimiento piadoso que espontáneamente brotó del ánimo de muchos la idea de construir allí una ermita y celebrar todos los años una peregrinación por el Papa. Se hicieron varios ofrecimientos de materiales, y creemos que el proyecto se llevará a cabo pronto. Lo celebraríamos, porque sería un monumento a la fe católica del pueblo canario. Sin embargo, el pequeño oratorio tardaría en construirse al menos ocho años, pues en un suelto aparecido en el periódico El Liberal, el sábado 28 de mayo de 1892, se dice lo siguiente:

Los vecinos del pago de la Cruz del Saucillo, jurisdicción del pueblo de San Mateo, tienen el laudable propósito de edificar una ermita en el indicado sitio, a fin de que las numerosas personas que allí concurren anualmente los días de la Cruz y San Pedro a cumplir sus promesas, puedan oír el Santo Sacrificio de la Misa. También preparan para el día 29 de junio próximos varios festejos amenizados por la banda de la misma del referido pueblo, y una solemne función religiosa en la que predicará el venerable cura párroco de la villa de Gáldar, el Lcdo. Don José Romero.


De aquella humilde capilla de piedra alzada en la montaña quedan hoy sólo algunas paredes derrumbadas, escondidas entre las matas de olorosas retamas cumbreras de flores amarillas. De lo que no hay duda es de que a partir de 1885 se intensificaron las peregrinaciones hasta la Cruz. La nueva sociedad católica de obreros de la Vega de San Mateo -creada en aquella época- organizó una nueva peregrinación, aprovechando el día de San Pedro y San Pablo (29 de junio) de 1886, contando para ello con la participación de siete sacerdotes de distintos pueblos. A partir de entonces, cada año, el día de San Pedro, la gente acudía en romería hasta allí desde todas las partes de la isla, algunos a pie, otros a caballo, en mula o en burro, para pagar sus promesas o demostrar su devoción a la Cruz.

Un fervor religioso que llamó la atención de la prensa extranjera, como el semanario The Canary Island Review, editado en Las Palmas por la colonia inglesa en 1903. Algunas mujeres, incluso, subían de rodillas los últimos metros para dar gracias por la recuperación de una enfermedad de su marido o su hijo. Unos 200 pies más abajo, donde el suelo está más llano, hay decenas de improvisadas tiendas de campañas hechas de tela y sujetas con cañas y, cuando acaba la misa y la gente ha terminado con sus rezos, el resto del día se dedica a la diversión. Los muchachos y las muchachas del país cantan y bailan a mediodía sin que les preocupe el sol de julio, mientras hasta los helechos languidecen con un calor que te chamusca la mano si la pones sobre una piedra.



Acampada en El Saucillo en 1910 (Charles M. FEDAC)



A la altura de 1919 la cruz de madera colocada en 1884 cayó deshecha por el paso del tiempo que no respetó a este símbolo religioso. Seguramente es la que hoy se halla en el suelo junto a la actual obra de fábrica, colocada ese año y, según recoge el diario católico El Defensor de Canaria, costeada por los ingleses que realizaban explotaciones de agua en el término municipal de la Vega de San Mateo. El citado mecenazgo nos lo confirma el secretario del Ayuntamiento de la Vega de San Mateo, Antonio Dionisio Jiménez Almeida, quien en una carta fechada el 23 de junio de 1920 y dirigida al Obispo manifiesta estar encargado de la compañía explotadora de las aguas de abasto público de Las Palmas para verificar una función religiosa en la montaña del Saucillo con motivo de la restauración de la Cruz, implantada en la cúspide de dicha montaña.

En los felices años veinte, aunque sin el esplendor de antaño, continuaron congregándose gentes ante la Cruz de los Navegantes, abrazando con sus brazos de madera a los cientos de peregrinos que se acercaban hasta su cima. Hoy día la Cruz de los Navegantes es uno de los hitos más interesantes del rico patrimonio etnográfico de la Vega de San Mateo y de toda Gran Canaria, un referente de que la fe mueve montaña.


Fiesta de la Cruz.

La Cruz del Saucillo fue protagonista, cada tres de mayo, de la celebración de una tradición cristiana muy arraigada en el alma popular de las islas: el Día de la Cruz. En la Vega de San Mateo constituía toda una fiesta y un rito que empezaba la víspera con la enramada de una pequeña cruz, en la puerta de cada casa, o en los balcones, y que continuaba con las cruces mayores de caminos y de la montañera Cruz del Saucillo. Hasta allí acudían grupos de piadosos vecinos de distintos lugares y caseríos que recolectaban retama amarilla o blanca, ramas de olivos, lentisco o de otro oloroso arbusto, así como flores de colores variados, para adornar el Santo madero de gloria y destellos. Un auténtico arte efímero que muestra todo su esplendor en el posterior Día de Corpus, en el que se vestía de verde y colorines las paredes de los edificios cubiertos de palmas y ramas, y las calles quedaban tapizadas con alfombras de flores y hojas.

Terminada la faena, la más representativa de las mujeres o el más anciano procedía a rezar alguna oración o plegaria a la Cruz, erguida en lo más alto. En tanto, durante el acto se lanzaban cohetes, cuyos estampidos retumbaban en los valles y hondonadas, recordando a los moradores de vecinos caseríos que era la Fiesta de la Cruz. Visitas que terminaban en muchos casos con cantos, bailes canarios y flores que morían arrepentidas a sus pies.






Fuentes documentales.

. Monografías:

- CABRERA MUJICA, J.J. (Coordinador). (1987). Guía Natural de la Hoya del Gamonal y Camaretas. Cabildo Insular de Gran Canaria. Las Palmas de Gran Canaria.

- CAZORLA LEÓN, S.; SÁNCHEZ RODRÍGUEZ, J. (2003). Obispos de Canarias y Rubicón. Las Palmas de Gran Canaria.

- GONZÁLEZ CRUZ, M.I. (2003). The Canary Island Review (1903-1904). Textos sobre Canarias y la colonia británica en el periódico inglés de Las Palmas. Las Palmas de Gran Canaria.

- GUÍA DEL PATRIMONIO ETNOGRÁFICO DE GRAN CANARIA (2005). Cabildo de Gran Canaria. Las Palmas de Gran Canaria.

- RODRÍGUEZ SUÁREZ, P.J. (2001). San Mateo (Apuntes para su historia). De Tinamar a la Vega de Arriba. Las Palmas de Gran Canaria.


. Periódicos consultados: de Canarias y Rubicón.

- El Liberal, 1884-1886, 1892. (H)emeroteca del (M)useo (C)anario (HMC).

- Revista de Las Palmas 1884-1886. HMC.

- La Patria, 4 de julio de 1892. (Excursión al Saucillo de J. Betancor). HMC.

- El Defensor de Canarias, enero-junio de 1921. HMC.

- Archivo Histórico Diocesano, caja de la parroquia de San Mateo.


Noticias Relacionadas
Comentarios
Miércoles, 13 de Mayo de 2009 a las 12:04 pm - Jose Miguel Vera Mayor

#01 BUENAS A TODOS Y A TODAS SOY MIEMBRO DE LA ASOCIACIÓN DE VECINOS DEGOLLADA DE LA CRUZ DE LOS NAVEGANTES Y QUIERO TRANSMITIRLES MI INMENSA ALEGRIA AL PODER VER ESTE ARTÍCULO Y COMO NO HACERLES LA INVITACIÓN PARA LA FIESTA DE SAN PEDRO EN LA DEL SAUCILLO PARA EL PRÓXIMO DÍA 27 DE JUNIO. AGRADECIMIENTO ESPECIAL A DON PEDRO SOCORRO SANTANA POR COMPARTIR ESTA RECOPILACIÓN DE LA MEMORIA HISTORICA.