Revista nº 801
ISSN 1885-6039

Pelotamano.

Lunes, 18 de Mayo de 2009
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 262

La isla de Lanzarote ha logrado conservar este juego en su forma original hasta la actualidad. Se introdujo en las islas en el siglo XV, derivado en el jeu de paume o juego largo que fue muy popular en Europa. Ahora está atravesando un período crítico debido a la escasez de jugadores jóvenes que lo practican. Según los historiadores, el origen del juego de pelotamano está en los conquistadores normandos que llegaron a Lanzarote, aunque también se defiende la teoría de que fue introducido posteriormente por colonizadores castellanos. Lo que resulta admirable es que en Lanzarote se haya conservado en su forma original durante todo este tiempo.


La primera referencia al juego que tenemos en Canarias la encontramos en Teguise (Lanzarote), en una escritura de 1616, en la que se menciona la venta de unas casas situadas junto a un juego de pelota: (..) son unas caxas baxas terreras dellas cubiertas y otras disqubiertas con todos los solares y lo demas a ellas anezas y pertenesientes que son esta billa al juego de la pelota (..) que indan por una parte con casas de los herederos de Luis Deleon potrolado con el callejon que va al corral del pueblo y por delante con la calle real del juego de la pelota (Protocolos de Lanzarote).

Por otro lado, se cree que la calle Pelota, del barrio de Vegueta de Las Palmas de Gran Canaria, debe su nombre a que en ella se practicaba este deporte, apareciendo por primera vez con esta denominación en el plano de Agustín del Castillo, en 1686. Además de en Lanzarote y Gran Canaria, se conoce la práctica de este deporte en la isla de Fuerteventura y en Tenerife. En esta última en lugares muy concretos.


El campo.

La pelotamano es un juego deportivo tradicional de cooperación-oposición. Para jugar se necesitan dos equipos de cinco jugadores cada uno. El área de juego es un espacio de tierra con unas dimensiones de 8-9 pasos de ancho y 60-70 pasos de largo. Sólo se marcan las líneas laterales, y en el fondo del saque existen dos piedras que se denominan cabo de bote, una sobre cada línea lateral describiendo una línea imaginaria. En la zona media, a 30 ó 35 pasos de un extremo, se señala una línea que es la raya de faltas. En ésta se coloca una piedra que actúa como referencia para el jugador que realiza el saque y es ahí donde se lleva la cuenta del tanteo.

Según la posición que ocupan en el espacio de juego los contrincantes se pueden denominar jugador de salto, jugador de tercio, jugadores de vuelta y botador.

Una característica específica de este juego es el uso del espacio, ya que los jugadores están obligados a situarse detrás de la raya de faltas sólo hasta el momento del saque. A partir de ahí, el espacio pasa a ser común y de uso compartido por los dos equipos.


Qué se necesita.

La pelota se elabora artesanalmente. Tiene un diámetro de 45 y 47 milímetros y pesa alrededor de 50 gramos. Para su confección se utilizan tiras de goma, lana y un revestimiento de cordobán -cuero de cabra curtido-. Un elemento fundamental en el juego es el bote. Se trata de una especie de banqueta o atril compuesto por una parte fija con un eje vertical y, en la parte superior de este eje, se coloca una loseta de barro cuya inclinación es regulada a voluntad. Para realizar el saque se lanza la pelota sobre esta loseta con la misma mano con la que será puesta en juego.

Es importante que el bote esté colocado en la dirección contraria a la del viento.


El juego.

Básicamente el juego consiste en intentar devolver la pelota maciza de cuero, de tamaño reducido y poco bote, que es lanzada por el equipo contrario, antes de que dé dos botes en el suelo, golpeándola con la palma de la mano o, en su caso, en pararla -atajarla- con la mano o con los pies para que no siga su curso.

Las altas y las rayas, y cómo se pueden ganar estas últimas, son la base del juego.

El hecho de cometer una falta le adjudica punto directo al otro equipo, por ejemplo, 15-O. El tanteo se contabiliza por chicos y pajeros.

La cuenta parcial se lleva de forma parecida al tenis: 15, 30, 40 y 50 obteniendo un chico. Cinco chicos hacen un pajero. Otro hecho característico es que si un equipo consigue un chico y el otro cuenta con varios obtenidos con anterioridad, no se contabiliza ese chico, sino que se le resta uno al equipo perdedor. Es decir que si, por ejemplo, el tanteo es 3-0 y el equipo perdedor consigue un chico, el resultado quedaría en 2-0. Esto significa que, siempre, al menos uno de los dos equipos tiene que tener cero chicos en su marcador. Siempre que no exista un pajero.

Los chicos se apuntan en la piedra de la falta, dibujando una pequeña rayita que sale de ella. Al obtener cinco chicos, se borran las rayitas y se dibuja un círculo alrededor de la piedra, que representa un pajero.

Cuando la pelota da unos saltos o bota dentro y sale fuera se hace una raya. Las rayas se marcan con el dedo en la tierra en paralelo a la raya de falta y en la zona media del espacio de juego, a la altura en la que la pelota es detenida por uno de los jugadores después del segundo bote o se detiene por sí misma o en el punto en el que ha salido por uno de los laterales, si previamente ha dado al menos un bote dentro del campo. Si se acumulan dos rayas o hay una raya y alguno de los dos equipos tiene 40 en su marcador, los equipos intercambian sus posiciones en el campo, pasando a sacar el equipo que estaba al resto y se juegan las rayas en el orden en el que fueron realizadas.

Un equipo gana la raya si consigue detener la pelota o que salga del campo por un lateral -botando antes dentro de él- por delante de la raya, es decir, gana la raya aquel equipo que tenga la raya entre él y la pelota.

Al jugar, la raya se debe culminar obligatoriamente en tanto, y no puede derivar en una nueva raya. El tanteo de las rayas se cuenta igual que las faltas.

Otro de los aspectos más curiosos de este juego es que no existe árbitro. Si se plantea algún problema durante el juego, lo solucionan los propios jugadores. Son ellos los que van llevando el tanteo y no hay un límite en el tiempo de juego. Se deja de jugar cuando no hay luz.

Se trata de un juego un tanto completo por lo que no se llega a comprender del todo hasta que no se practica y experimentan todas las situaciones posibles.

Es una lástima que habiendo pervivido en su forma original durante tanto tiempo esté a punto de desaparecer.


Las faltas del juego.

Las faltas, como en otros deportes, son las infracciones a las normas. Para el botador las más importantes serían:

• La pelota no supera la raya de faltas en el saque.
• La pelota es enviada directamente fuera del campo.
• La pelota golpea en el bote y luego no logra darle para enviarla al campo contrario.


Si hablamos del resto de los jugadores, las faltas que pueden cometer serían las siguientes:

• La pelota es cogida con la mano al primer bote.
• La pelota, al ser golpeada, sale de la mano de forma defectuosa o con un sonido extraño.
• La pelota es enviada directamente fuera del campo.
• La pelota pasa por detrás del último jugador -el de salto-, ya sea de buena o arrastrándose.
• La pelota es tocada por un jugador del mismo equipo que acaba de golpearla.
• La pelota da su primer bote sobre la raya lateral.
• Si se intenta dar a la pelota de aire y se falla, si un jugador no la golpea antes del segundo bote.



Artículo publicado en el nº 063 de la revista BinterCanarias. (Foto de Juan Manuel Hernández Auta)


Puedes ver un video en BienMeSabe TV.


Noticias Relacionadas
Comentarios