Revista n.º 1045 / ISSN 1885-6039

La fiesta de los 20 años de La Parranda de Teror.

Martes, 3 de noviembre de 2009
Peyo Benítez (primer director del grupo)
Publicado en el n.º 286

La Parranda de Teror expuso el pasado sábado, 24 de octubre, a su pueblo los veinte años de historia que le acreditan como uno de los mejores exponentes en vivo de nuestra cultura popular. En un acto cargado de emoción, nostalgia, exposición y muy buena música.

La Parranda de Teror en la celebración de sus veinte años.

 

 

Como suelen darse las cosas buenas: por casualidad, sin rumbo, a deseo… De esa manera, callada y sonora a la vez, se unen en la Romería del Pino del año 89 un puñado de personas con el único propósito confesado de pasarlo bien cantando, con el alma y la dosis necesaria de encanto para que surgiera casi por arte de magia una auténtica Parranda.

 

Una mixtura de personalidades capaces de formar un grupo musical y de amigos cuyo secreto, en mi opinión, es haber tomado como norma el respeto, tanto en su convivencia como en la interpretación. Las cosas bien hechas desde el principio se hacen sólidas e indestructibles con el paso de los años.

 

Este objetivo vital y artístico, junto al compromiso por dejar constancia de todos y cada uno de sus movimientos mediante grabaciones y ediciones escritas, hace que hoy no solo recordemos 20 años de edad, sino 20 años de historia.

 

Pero todo tiene un principio, y esta parranda se venía fraguando años antes. Varias circunstancias se conjuraron para ello. La desaparición, bastantes años atrás, del grupo juvenil Los Chicharones, dejando en varios de sus componentes las ganas suficientes para continuar la aventura... y la fusión a finales de los 70 de este grupo a los Roneros, que si bien no logra cuajar con los años, al menos mantiene viva una actividad que en aquella época nos hizo a muchos participar y vivir de un momento donde la música popular servía de canal reivindicativo y necesario para los nuevos tiempos.

 

El esquema era sencillo: un grupo base de tocadores de toda la vida y algunos miembros de la Banda de Música, a los que se sumarían otros cargados de inquietudes y un aire fresco y prometedor de savia muy nueva bautizados como Los Gremlins, que serán los que aporten la necesaria juventud y se conviertan, al menos para mí, en el alma de La Parranda de Teror, el sabor, el desorden, las ganas y el futuro… Teníamos de todo: tocadores, músicos, y gente joven indomable y con ganas de hacer algo, y lanzarnos a la calle como norma de interpretación.

 

Por casualidad, ya lo dijimos, toda esta gente coincide en aquella Romería convocados por nadie, para lograr un objetivo. Y se cumplió el mandato, no podía ser de otra forma. Ya solo faltaba comenzar a ensayar y poner un poco de orden y asesoramiento musical que vendría de la mano de Manolo Benítez; ayudas en la promoción del grupo de parte de Pedro Grimón, y el apoyo decidido de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Teror de la época, y el Cabildo de Gran Canaria.



Las inquietudes culturales del grupo le llevarán rápidamente a plantear su primera grabación discográfica, así como a la organización de actos en las Fiestas del Pino y colaboraciones con el Cabildo de Gran Canaria. Asimismo establece intercambios con otros grupos para salir de la isla a mostrar el trabajo realizado.

 

La Parranda de Teror en la celebración de sus veinte años.

 

 

Se pidió la colaboración de músicos como Javier Cerpa, Victor Batista, José Santana Falcón, Miguel Ángel Afonso, Cuarteto Patria y tantos otros. Todos ellos han dejado su huella en esta agrupación.

 

Se crea un referente cultural exigente y crítico al que rodea mucha y buena gente que le otorgan su confianza para hacerlo aún mayor. Un grupo que supera los 40 componentes del que surgen ideas, inquietudes y sobre todo problemas que se resuelven con un propósito principal: divertirnos, enseñar y aprender, siempre aprender.

 

Me alegró ser el primer director de La Parranda de Teror, me alegró compartir horas y trabajo durante once años, me alegró conocer y convivir con tanta gente. Hoy me alegra enormemente que todo siga bien y con propósitos. Y me alegra, por supuesto, contar lo que cuento: una idea llega a ser grande y perdurar siempre que en el camino se trabaje bien.

 

Debes indicar un comentario.
Debes indicar un nombre o nick
La dirección de mail no es valida

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para garantizar el buen funcionamiento de nuestra página web.

Al pulsar en "ACEPTAR TODAS" consiente la instalación de estas cookies. Al pulsar "RECHAZAR TODAS" sólo se instalarán las cookies estrictamente necesarias. Para obtener más información puede leer nuestra Política de cookies.