Revista nº 953
ISSN 1885-6039

La Necrópolis de Maspalomas a ojos de todos.

Martes, 27 de Octubre de 2009
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 285

Las naves de Lomo Gordo en las que se custodian los restos hallados en la necrópolis de Lomo Maspalomas (Gran Canaria), uno de los enclaves arqueológicos prehispánicos más significativos de cuantos se han documentado en Canarias, permanecieron abiertas por obras el pasado día 24, tal como lo estarán el próximo 31 de octubre y 7 de noviembre, para todos aquellos ciudadanos que deseen participar -previa inscripción-, a partir de las 10:00 horas, de una visita guiada que pretende dar a conocer la historia y los trabajos arqueológicos que vienen desarrollándose alrededor de la mencionada necrópolis descubierta en los años 80.

 

 

Patrimonio abierto por Obras es una iniciativa divulgativa de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo de Gran Canaria que ya se ha llevado a cabo con anterioridad en el Cenobio de Valerón y en la Necrópolis del Maipés de Agaete.

 

Las naves que serán visitadas albergan temporalmente más de un centenar de sepulturas pertenecientes a la mencionada necrópolis de Lomo Maspalomas, localizada en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, descubierta en 1988 cuando se ejecutaban las obras de ampliación de la Autopista Gran Canaria 1. Durante la visita a las naves, el público podrá conocer referencias sobre el hallazgo, así como otros detalles inherentes a los procedimientos, técnicas y metodologías empleadas en el estudio de contextos funerarios arqueológicos. Las citadas naves fueron construidas con la finalidad de conservar en ellas los numerosos bloques con los sepulcros que en su momento fueron recuperados de la necrópolis que ocupaba una extensión de dos mil metros cuadrados, ya desaparecida con la construcción de la autopista.

 

Las pésimas condiciones de preservación de los depósitos funerarios conservados en la nave de Lomo Gordo, han motivado distintas intervenciones arqueológicas urgentes con la finalidad de documentar y conservar los materiales de este referente clave que permitiría una mejor aproximación histórica a las poblaciones prehispánicas de Gran Canaria, e incluso del Archipiélago. Los depósitos funerarios trasladados a estas naves constituyen, según los expertos, el repertorio osteológico contextualizado más completo de los hallados en la isla hasta la fecha, amén de uno de los espacios funerarios más extensos de cuantos se conocen en el estado actual de la investigación.


Considerando la naturaleza de las obras que habían propiciado el hallazgo y ante la imposibilidad de una modificación del trazado previsto en el proyecto de la autopista, el objetivo de la intervención se dirigió a la exhumación completa y traslado del contenido arqueológico, que incluía restos antropológicos asociados, a un laboratorio habilitado provisionalmente al efecto. Dicha actuación debía permitir la continuidad de las labores de investigación, así como una adecuada conservación de los restos, con miras a la creación de un Museo Arqueológico de Sitio que se emplazaría en un lugar lo más próximo posible al espacio original del hallazgo. Ante la magnitud del yacimiento, las tareas de excavación y extracción de las evidencias arqueológicas se prolongaron hasta mediados de 1991, quedando definitivamente ubicadas en sendas naves que fueron construidos en las inmediaciones del yacimiento, situación que supuso el final de todos los trabajos proyectados.

 

Como avanza la arqueóloga Verónica Alberto Barroso en un trabajo publicado en el Boletín de Patrimonio Histórico número 3-4 editado por el Cabildo grancanario, “la intervención arqueológica en los depósitos funerarios procedentes de la necrópolis de Lomo Maspalomas pone de relieve la notable complejidad que entrañan las prácticas sepulcrales en la prehistoria de Gran Canaria, a la vez que remarca la necesidad de acometer el estudio de estos contextos desde una perspectiva integradora. En este caso, en la actualidad se están desarrollando diversos estudios específicos sobre los restos humanos recuperados: estudios paleopatológicos, análisis de oligoelementos en hueso, caracterización genética, marcadores óseos de actividad, estudios de antropología dental, etc.”.



Desde su descubrimiento, los restos han pasado por distintas campañas de intervención. En 2000, el Cabildo grancanario solicita un informe diagnóstico del estado de conservación en el que se encuentran los restos arqueológicos. Sus conclusiones son sumamente negativas. En 2005, la misma Corporación insular encarga la excavación de los bloques con mayor peligro de destrucción. Se intervienen entonces once bloques. Se insiste en el mal estado de conservación y la necesidad apremiante de intervención para rescatar la información que aún contienen estos vestigios, que, por otra parte, se constata de gran valor para el conocimiento de las prácticas funerarias prehispánicas. En 2008, se firma un convenio entre el Gobierno de Canarias, el Cabildo y Ayuntamiento de San Bartolomé para la excavación y estudio integral de los bloques conservados en las denominadas naves de Maspalomas.

 

 

Comentarios