Revista nº 911
ISSN 1885-6039

A treinta años del fallecimiento de Mr. Leacock.

Jueves, 22 de Abril de 2010
Augusto Álamo Suárez y Sergio Aguiar Castellano
Publicado en el número 310

Hoy, 22 de abril de 2010, cuando se cumplen treinta años del fallecimiento de David J. Leacock, siempre habrá que recordarlo para las generaciones futuras con el mayor agradecimiento por su generosidad. Si particular fue su vida, más inaudito fue su testamento, pues legó toda su propiedad a once de sus más allegados trabajadores.

 

Cuando el empresario agrícola David J. Leacock, popularmente conocido como Mr. Leacock, fallece el 22 de abril de 1980, hace ahora treinta años, desaparece una de las figuras más destacadas y emblemáticas de la historia de la comarca norte de Gran Canaria en el siglo XX. Tanto Mr. Leacock como su padre, John Milberne Leacock, que llegó a Canarias en torno a 1890, año en que nacería precisamente su hijo David en Funchal (Madeira), fueron dos prototipos de grandes empresarios del sector agrícola que jugaron un papel indispensable y vital para el resurgimiento económico del sector agrícola del norte de la isla.

 

Guía, Gáldar, Agaete y La Aldea fueron aquellos municipios que se vieron beneficiados principalmente por la labor de David J. Leacock a partir de 1915 cuando, al fallecimiento de su padre, se hace cargo de sus propiedades, que no sólo conserva sino que aumenta considerablemente. Su formación universitaria, ingeniero agrícola por la Universidad de Cambridge, su tesón y su proverbial visión de futuro, hicieron posible que aquella comarca depauperada de los años 20-30 del pasado siglo, fuera poco a poco adquiriendo mayores cotas de riqueza y de bienestar social.

 

Mr. Leacock, junto a Don José Samsó Henríquez, fueron a partir de 1922 los grandes impulsores del cooperativismo agrario y de las importantes mejoras que, paulatinamente, fue experimentando el sector agrícola de la comarca, con la introducción de nuevas técnicas agrícolas, destacadas inversiones y proyectos en obras hidráulicas, tan necesarias para el cultivo del plátano y el tomate.

 

Desgraciadamente la Guerra Civil en 1936 hizo que aquel hombre que tanto empeño había puesto en el resurgir económico de su tierra de adopción, y que tanto empleo y bienestar había creado, tuviera que exiliarse, pues sus simpatías hacia el Gobierno de la República no fueron bien vistas por el Régimen Franquista. No obstante, y desde la distancia, siguió creyendo en aquella tierra que tanto quería, administrando sus propiedades a través de gerentes ingleses. Residente en Estados Unidos, concretamente en el estado de New Jersey, de donde era natural su segunda esposa, Florence Elizabeth Leacock, desarrolló en medio mundo, como ingeniero agrícola de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), una destacadísima labor de ayuda al desarrollo.

 

David J. Leacock

 

 

Será en 1964, veintiocho años después de su exilio, y apoyado fundamentalmente por don José Samsó, por entonces General Auditor, cuando vuelva a Gran Canaria, cogiendo personalmente las riendas de sus negocios. Mr. Leacock hizo crecer aún más su empresa, llegando a tener en explotación unas 1000 hectáreas de diversos cultivos, lo que generó más riqueza y más puestos de trabajo. Sus últimos dieciséis años de vida los pasó en esta tierra que tanto amaba y quería, y por la que tanto había hecho, hasta que el 22 de abril de 1980 falleció, siendo enterrado según su voluntad en el cementerio municipal de Guía, a la sombra del Pico de La Atalaya, tantas veces añorado por él en el exilio.

 

Si particular fue su vida, más inaudito fue su testamento, pues legó toda su propiedad a once de sus más allegados trabajadores. Tras el fallecimiento de Mr. Leacock, su obra y buen hacer desaparecen paulatinamente pues fueron muchas las vicisitudes por las que pasó su propiedad, hasta que fue comprada en 1994 por el que hoy en día es el mayor exportador individual de plátanos de Europa, Félix Santiago Melián. De esta forma, y por los avatares del destino, vemos que las tierras que fueron a partir de 1890 del fundador del negocio del plátano en el mundo, el padre de Mr. Leacock, ciento veinte años después han pasado a la propiedad de uno de los más importantes empresarios plataneros de Canarias.

 

Tumba de Mr. Leacock en el Cementerio de La Atalaya de Guía (Gran Canaria)

 

 

Como en su momento publicara La Provincia en mayo de 1915 sobre su padre, un hombre de negocios de su altura que contribuyó al progreso y enriquecimiento de esta isla es merecedor de la publicación de su vida comercial, como tributo de justicia a su recuerdo; y no fue menos su hijo.

 

Por todo ello, cuando se cumplen treinta años del fallecimiento de David J. Leacock, siempre habrá que recordarlo para las generaciones futuras, con el mayor agradecimiento por su generosidad.

 

 

Augusto Álamo Suárez es Ingeniero Agrícola y Sergio Aguiar Castellano el Archivero Municipal de Guía (Gran Canaria).

 

 

Comentarios
Domingo, 13 de Junio de 2021 a las 21:46 pm - Roberto Santiago González

#04 Gracias al señor Lincoln ( así lo llamábamos en becerril donde yo tengo mis primeros recuerdos de vida junto a mi hermana Lali i mi abuela Carmen la muda) nos dio muchas veces de comer .una estatua sería lo mínimo que se le podría hacer a este gran señor en becerril con un inmenso corazón ,gracias señor Lincoln por su ayuda de todo mi corazón i de mi hermana lalita i de mi abuela Carmen ????????

Jueves, 05 de Noviembre de 2015 a las 16:20 pm - Manuel Rivero

#03 Lo que me extraña mucho y hecho en falta,es que a este señor no le hayan erigido una estatua,puesto nombre a alguna calle y/o una placa aunque sea,en honor a toda su labor en estos 4 municipios ni tan siquiera se reconocio a su padre,que a la postre fue el que empezo con toda esa labor tan importantees dichas comarcas norteñas.P.D:Todavia estan ha tiempo señores politicos de hacer algo al respecto.M.R

Lunes, 07 de Octubre de 2013 a las 00:18 am - cristobal garcia martin

#02 gracias a dios la propiedad de este hombre hoy en dia la regenta otra gran persona don felix santiago que aun con las dificultades economicas de este nuestro pais ha seguido explotando la agricultura y aumentando para crear nuevos puestos de trabajo felicitaciones porsu coraje y sobre todo a sus años

Domingo, 21 de Abril de 2013 a las 22:14 pm - Cristobal

#01 Ojala hubiera mas hombres como este señor que hizo tanto por nuestra tierra.Que bien nos vendria ahora personas que invirtieran en estas islas.En paz descanse este gran señor.