Revista nº 854
ISSN 1885-6039

Un estudio etnográfico sobre las Fiestas del Cristo de Garachico.

Martes, 10 de Agosto de 2010
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 326

La Dirección General de Cooperación y Patrimonio Cultural, con la colaboración del Ayuntamiento de Garachico (Tenerife), ha publicado una investigación sobre las fiestas de este municipio, cuyas páginas reflejan el amplio patrimonio, tanto material como inmaterial que guarda esta zona de la isla de Tenerife.

 

Estos apuntes históricos, coordinados por Cirilo Velázquez, con aportaciones de Pablo Francisco Amador y José Velázquez Méndez, relatan en sus páginas la memoria de las tradiciones y expresiones orales, las artes del espectáculo, los usos sociales y rituales y actos festivos; además, aborda los usos relacionados con la naturaleza y el universo y las técnicas tradicionales artesanales.

 

Con el título Garachico y sus Fiestas del Cristo tiene como hilo conductor los Cristos de septiembre, con una amplia tradición en la isla. En la imagen del Cristo de la Misericordia y a sus fiestas, ahora lustrales, se centra la publicación que combina la investigación histórica sobre diversos capítulos de la devoción por la imagen, el análisis estilístico, procedencia y materiales de fabricación y la puesta en valor de los elementos singulares de esta celebración.

 

Está prologado por Benito Cabrera, quien apunta que el mejor objeto de su lectura será la motivación a comprobar en persona cómo se vive una fiesta que sigue manteniendo intacto el pulso vital, en uno de los lugares más hermosos de nuestra geografía.

 

 

Restauración de varias esculturas del Patrimonio Histórico de Garachico.

Aránzazu Gutiérrez visitó el taller donde se trabaja en la recuperación de este importante patrimonio artístico.

 

La directora general de Cooperación y Patrimonio Cultural, Aránzazu Gutiérrez, visitó el taller donde se restauran tres importantes piezas artísticas adscritas a la Iglesia de Santa Ana y de Nuestra Señora de los Ángeles de Garachico de Tenerife, para conocer de primera mano el ritmo y la metodología de su recuperación. Se trata del Cristo de la Humildad, una escultura del siglo XVII, tallada y policromada, obra de Alonso de Raya; la Inmaculada Concepción, talla de madera policromada del siglo XVII, de Martín Andujar; y el Cristo Resucitado, cuya cronología también data del siglo XVII, esculpida en talla de cedro por Antonio de Orbarán.

 

Las restauraciones corren a cargo de Raquel Mallorquín y Fátima Hernández, y se encontraban en muy mal estado de conservación debido a problemas ajenos a su conservación natural.

 

La Iglesia de Santa Ana se encuentra enclavada en el municipio de Garachico y, actualmente, no tiene nada que ver con la que se erigió en 1706, puesto que el volcán se llevó consigo los muros y techumbres que se volvieron a reconstruir casi idénticos. La antigua iglesia fue levantada en 1520. Santa Ana es uno de los mejores templos de Canarias por sus pilares con semicolumnas adosadas, cortadas verticalmente, de gran vistosidad.

 

El Cristo Resucitado fue un encargo del capitán Simón Azoca. La pieza presenta características barrocas bien definidas, con los brazos en alto dando la bendición, limpio de llagas y heridas, portando una bandera. Viste manto rojo y azul en su interior, de amplios pliegues y movimientos. Su autor, Antonio Orbarán, maestro retablista, del que consta que vivía en Santa Cruz de La Palma en 1625 y, posteriormente en La Orotava, repartiendo desde entonces su trabajo entre La Palma y Tenerife.

 

La Inmaculada Concepción es una escultura de bulto, policromada en madera, de dos metros de altura, de Martín de Andujar, cuya formación transcurrió en Sevilla, realizando muchos trabajos para las islas de La Palma y Tenerife. Es en Garachico donde deja su impronta en la construcción del Retablo Mayor de Santa Ana, de similares características a los de Sevilla.

 

El Cristo de la Humildad y Paciencia, escultura de bulto redondo tallada y policromada, corresponde al patrimonio del antiguo convento de los Agustinos. Está directamente relacionada con la Hermandad de la Misericordia creada en 1556. Según expertos, esta imagen fue tallada para la hermandad de la Cinta, por el escultor Alonso de la Raya, procedente de La Gomera y afincado en Garachico, siguiendo las enseñanzas de Martín de Andujar.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios