Revista nº 801
ISSN 1885-6039

Y llegó la Diana que trajo el día de enramada y la noche de Retreta en Agaete. (Con GALERÍA DE FOTOS)

Jueves, 05 de Agosto de 2010
Infonorte Digital
Publicado en el número 325

Fue una madrugada larga, de puro nervio festivo la que se vivió este miércoles, 4 de agosto, fecha mágica, en la villa de Agaete (Gran Canaria). Y es que la hora deseada, las cinco de la madrugada, como ocurre siempre, se tenga 60 ó 20 años, se hizo de rogar. Pero como todo llega en esta vida, el reloj de la iglesia de La Concepción marcó el minuto ansiado, y desde lo alto del ayuntamiento salió, un año más, rotundo el volador, y sonó el Quinto Levanta, y el pueblo levantó el pie y alzó sus manos al cielo, abriendo el corazón a la aurora de Diana.

 

Después de un año de espera, Agaete se hizo baile, danzando en la oscuridad, como solo se baila el 4 de agosto, con la mente y el cuerpo, unidos en un único sentimiento. Amaneció en la villa, con el pueblo danzando al compás de los sones de la Diana, exprimiendo al máximo las primeras horas del día más esperado del año.

 

Atrás quedaron los efectos de la Noche sin Sueño, aliviados con la rica taza de caldo y un buen chorro de agua fría, para alejar el cansancio.

 

Y mientras en el pueblo los olores del caldo hacían su anual milagro, Los Muchachos enfilaban hacia la ermita del Puerto para ofrendar a la Virgen de las Nieves el bolero que se canta con las primeras luces del alba.

 

Apenas hubo tiempo para digerir las emociones que despierta la Diana, porque la mañana voló, y a las diez en punto volvió a estallar el volador en la trasera de la iglesia; y entonces Agaete se hizo un solo cuerpo, mezclando a vecinos y foráneos, formando una sola alma para bailar su Rama.

 

Desde la Villa Abajo, al ritmo del Campeón y de la Madelón, se fue hacia la Ailla Arriba, al encuentro anual con La Rama, que se recogió casi recién traida de Tamadaba. Y se confeccionaron las frondosas ramas de eucalipto y retama, y con ellas en la mano se siguió bailando. Y se bajó por la Majá, como si la villa no fuera pueblo sino un gigantesco bosque verde, con sentimiento propio, hasta llegar a la calle principal, en la que el año de espera explosionó para dejar paso al tiempo de alegría que representa la enramada.

 

 

Para seguir leyendo y ver una AMPLIA GALERÍA DE FOTOS, pincha aquí.

 

 

Comentarios