Revista nº 940
ISSN 1885-6039

Arte, devoción y fortuna. Platería americana en las Canarias occidentales.

Sábado, 18 de Diciembre de 2010
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 344

Se inauguraba ayer viernes, 17 de diciembre, en el Antiguo Convento de Santo Domingo, con una selección de piezas de platería de los siglos XVII a XIX, conservadas en veinte templos canarios y dos colecciones privadas.

 

El Antiguo Convento de Santo Domingo, en San Cristóbal de La Laguna (Tenerife), acoge desde anoche la exposición Arte, devoción y fortuna. Platería americana en las Canarias occidentales, que reúne 35 piezas de platería americana de los siglos XVII a XIX conservada en las Islas, como representación del que seguramente sea el conjunto más importante de estos tesoros patrimoniales fuera del Nuevo Mundo.

 

Organizada por el Gobierno de Canarias, a través del programa Septenio, y la Diócesis de San Cristóbal de La Laguna, en colaboración con el Cabildo Insular de Tenerife, el Ayuntamiento de La Laguna y el Museo Nacional del Virreinato (México), la muestra pretende destacar así el extraordinario valor artístico que posee este legado, uno de los más valiosos patrimonios del arte canario de la Edad Moderna y Contemporánea. Podrá visitarse en La Laguna hasta el próximo 27 de febrero.

 

La exposición ha sido presentada por la directora general de Cooperación y Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, Aránzazu Gutiérrez; el alcalde de San Cristóbal de La Laguna, Fernando Clavijo; el delegado diocesano de Patrimonio Cultural de la Diócesis de San Cristóbal de La Laguna, Miguel Ángel Navarro; la directora del Museo Nacional del Virreinato de México, Cecilia Genel; y el comisario de la muestra, Jesús Pérez Morera.

 

Se trata de un proyecto que nace tras la reciente presencia de la platería conservada en Canarias dentro de la muestra Plata. Forjando México, conmemorativa del Bicentenario de la Independencia del país centroamericano, que se exhibió desde junio y hasta el pasado 30 de octubre en el Museo Nacional del Virreinato, del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México. Allí, una muestra de treinta piezas protagonizó una sección especial, en la que constituyó la única presencia extranjera dentro de la magna exposición, donde se destacó la importancia histórica del Archipiélago como eje atlántico fundamental en las rutas entre Europa y América.

 

Estas piezas exhibidas en México, donde fueron visitadas por más de 70.000 personas, representaban la importancia estética e histórica de la orfebrería: después de haber sido producidas en la Nueva España, viajaron hacia Europa y permanecieron, en su mayoría, como ofrendas en las iglesias de las Islas. Debido a la maestría con que están realizadas estas obras y al hecho de que eran piezas inéditas, desconocidas para el común de los mexicanos, esta sección de la muestra en México fue una de las que causó mayor expectación.

 

Con el fin de hacer partícipe también a la sociedad canaria de esta importante parte de la historia atlántica, ahora las piezas, ya de vuelta a las Islas, se muestran en La Laguna junto con otra selección de obras no trasladadas a México pero de igual relevancia patrimonial. Las obras expuestas se conservan en veinte templos de las Islas Occidentales y dos colecciones privadas (López Ayala y Museo de Artes Decorativas Cayetano Gómez Felipe). Doce iglesias de Tenerife, siete de La Palma, dos de El Hierro y un templo gomero salvaguardan estas 35 piezas originarias, en su mayoría, de diferentes puntos de lo que hoy es el estado mexicano: Ciudad de México, Puebla de los Ángeles, Mérida de Yucatán, Campeche, San Luis de Potosí y Zacatecas.

 

Esta representación de la platería americana conservada en Canarias también incluye piezas procedentes de Cuba, Guatemala, Trujillo de Perú, Caracas y Manila. Preside la exposición la imagen de la Virgen del Buen Viaje, conservada en el Santuario de Nuestra Señora de las Nieves (Santa Cruz de La Palma), que se presenta flanqueada por sendas lámparas votivas y tres exvotos marineros. Esta imagen, que ha cruzado el Atlántico en calidad de celestial embajadora, se convirtió, por mérito propio, en símbolo de la presencia canaria en la exposición Plata. Forjando México.

 

Junto a ella, la exposición la integran sobre todo objetos de platería de carácter litúrgico: lámparas, alcancías, cruces parroquiales, conchas bautismales, juegos de altar, custodias, fuentes, guiones, cruces, atriles, salvas, portaviáticos, copones, juegos de aguamanil, acetres y jarras, entre otros. Completan el conjunto otras piezas labradas de carácter ornamental y algunos objetos que no son de platería pero igualmente valiosos por su sentido histórico, como los citados cuadros exvotos.

 

Valor histórico y patrimonial. Escala obligada en la ruta oceánica hacia las Indias, las Islas Canarias atesoran, por su extraordinaria cuantía y por su calidad, el que seguramente constituye el conjunto más importante de platería americana existente fuera del Nuevo Mundo. La desaparición masiva y dramática en las diversas repúblicas iberoamericanas (México, Cuba, Venezuela, Perú) de la mayor parte de su patrimonio por causa naturales (terremotos), cambios de modas o fundiciones provocadas por guerras e incautaciones durante el siglo XIX confiere a esta excepcional herencia cultural una importancia que trasciende el marco regional o estatal parar merecer la atención internacional.

 

De ese modo, las aproximadamente 350 piezas clasificadas hasta el momento en el panorama insular duplican ampliamente las 139 inventariadas en Navarra (1992), la región española que, hasta el momento, contaba con la nómina más numerosa de obras americanas catalogadas. La selección presentada en Arte, devoción y fortuna constituye una muestra representativa del 15 % del total de piezas conservadas, es decir, una selección obviamente pequeña en relación a un conjunto mucho mayor, el que sin duda constituye el más importante y numeroso existente fuera del Nuevo Mundo.

 

Los criterios que han guiado la selección de obras para la exposición Plata. Forjando México y para esta nueva convocatoria, han sido, en este sentido, tanto de orden artístico-formal como temático-cultural con el fin de profundizar en los significados que encierra la obra de arte. La plata labrada se convierte así en un documento histórico en el que se materializa, con toda su carga humana y emotiva, el fenómeno de la emigración y la geografía emigratoria, las vías comerciales y las rutas seguidas, la extracción social de los donantes y su mecenazgo, así como su religiosidad y sus devociones más queridas.

 

 

Comentarios