Revista nº 953
ISSN 1885-6039

La recuperación de restos arqueológicos mediante láser.

Jueves, 04 de Febrero de 2010
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 299

La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo de Gran Canaria, a través del servicio de Patrimonio Histórico, está realizando un escaneo láser de los restos humanos hallados en Lomo Gordo durante las obras de ampliación de la GC-1 a su paso por Maspalomas. Técnicos del Cabildo de Gran Canaria han coordinado los trabajos de escaneado que, en una primera fase desarrollada durante el mes de diciembre de 2009, ha permitido tomar imágenes en tres dimensiones y alta resolución de las 41 fosas excavadas hasta ese momento con aparatos de láser 3D de última generación.

 

Está previsto que estos trabajos de documentación, que registran con una precisión milimétrica hasta los más pequeños detalles, marcas y anomalías en los restos conservados, continúen según avancen las labores de excavación de las fosas que aún continúan almacenadas en la llamada nave de los muertos. Este escaneo con tecnología láser es la mejor herramienta disponible para estudiar con detalle los restos sin comprometer su delicada conservación y, a la par, será la herramienta fundamental para abordar la construcción de un futuro centro de interpretación en el municipio sureño. En esta primera fase se han invertido 9.975 euros, estimándose el conjunto total en unos 20.000.



En 2007 el Cabildo Insular de Gran Canaria abordó la recuperación de los restos arqueológicos de la necrópolis de Maspalomas -almacenados durante más de dos décadas en sendas naves industriales de Lomo Gordo- propiciando un convenio de colaboración con el Gobierno de Canarias y el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

 

En la época de su descubrimiento el arquitecto Fernández Aceytuno planteó un ambicioso proyecto que contemplaba la construcción de un gran centro de interpretación que alojara los restos recuperados y sirviera para ofrecer una visión didáctica de los procesos históricos y de la metodología arqueológica utilizada en la intervención. Dos factores impidieron que esta idea saliese adelante; el determinante, sin duda, fue la importante inversión económica que requería el proyecto, pues aún en ese momento no se había valorado un factor tanto o más sustancial que aquel. Se iban a exponer los restos excavados pero existía la duda si presentaban estos un estado de conservación óptimo para este fin. La sistemática empleada en la excavación no permitía hacer este tipo de valoraciones, pues los tiempos de obra exigieron levantar los restos mediante la extracción de grandes paquetes sedimentarios que luego serían excavados en laboratorio.

 

Los trabajos actuales han puesto de relieve la mala conservación de los restos humanos exhumados, que se deterioran a un ritmo elevado una vez expuestos al aire, incluso después de aplicar métodos de conservación preventivos, lo que los hace inapropiados para su exposición. Sin embargo, esta circunstancia contrasta con la abundante e inédita información que están aportando, no ya a la reconstrucción de las prácticas funerarias, lo cual es evidente, sino sobre todo a la recuperación de parámetros biológicos, sociales y económicos de las comunidades aborígenes de Gran Canaria.

 

Ante la extrema fragilidad de los restos se plantea la pregunta de cómo tratarlos para garantizar su conservación al mismo tiempo de ponerlos a disposición de los investigadores. La respuesta en el siglo en que vivimos parece que no es otra que utilizar los recursos que ponen a nuestra disposición las nuevas tecnologías de la información y la comunicación para recrear la necrópolis de Maspalomas. El resultado sería una recreación virtual de la necrópolis, en la que el realismo y la interacción constituirían un gran atractivo para el visitante. Ese fue el problema que le tocó resolver al Cabildo de Gran Canaria y lo hizo haciendo uso de tecnologías de alta resolución, como el escáner laser 3D, para recuperar lo que el tiempo amenazaba con hacer desaparecer. Este sistema permite documentar cualquiera de las inhumaciones en todos sus detalles y obtener un producto final optimizado a los requerimientos planteados. Para ello se contrató a una empresa con experiencia en este tipo de soluciones como es Virtualware, a la que se encargó realizar el escaneado 3D de todos los paquetes arqueológicos, trabajo que se va a realizar en dos fases, en función del avance de las labores arqueológicas. La toma de datos de la primera fase se realizó en diciembre de 2009 y ya se han entregado los resultados de la misma. Se documentaron un total de 41 fosas que eran las excavadas hasta ese momento, mientras que el resto será objeto de una segunda campaña de documentación que se realizará previsiblemente en primavera, en todo caso, cuando lo permita el desarrollo de las labores arqueológicas.

 

 

Comentarios
Jueves, 04 de Febrero de 2010 a las 13:47 pm - atocmatoma

#01 a buenas horas mangas verdes.esos almasenes se han espoliado durante esas dos decadas y ahora nos tapan los ojos con migajas ,su incopetencia esta mas que demostrada ahora que quieren arreglar lo inarreglable.