Revista nº 797
ISSN 1885-6039

El Carro Alegórico y Triunfal de la Bajada de 2010: de la calle al lienzo. (Incluye AMPLIA GALERÍA DE FOTOS)

Sábado, 17 de Julio de 2010
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 322

Ayer viernes, 16 de julio, Día de El Carmen, dentro del rico programa de la Bajada Lustral palmera de este 2010, a eso de la 18:00 horas, salía a la calle principal de Santa Cruz de La Palma el Carro Anunciador para después, a partir de las 19:30 horas, representarse el Carro Alegórico y Triunfal Los Cuatro Elementos en el histórico Teatro Circo de Marte.

 

Levantar un texto teatral de 1875 en el momento actual, con aires dramáticos alegóricos propios de siglos anteriores, no es tarea fácil; menos en una sociedad como la del presente, acostumbrada a determinados espectáculos donde el activo esfuerzo interpretativo que se sobreentiende del espectador es casi nulo.

 

Este es uno de los objetivos que se pretende en otro de los números significativos de las Fiestas Lustrales de la Virgen de Las Nieves: dar vida hoy a una representación añeja. Para ello con dos caras venía el día: la puesta en movimiento del Carro Anunciador por la calle principal de Santa Cruz de La Palma, y su representación declamada en diferentes puntos de la misma; para después concretar la escenificación en el Teatro Circo de Marte, otra vez en esta edición, de una forma menos popular.

 

La primera de ellas a pie de calle, en el pueblo, y al modo antiguo de las representaciones de aire medieval: el Carro tirado por bueyes de casta de la isla, hermosa estampa rural en una artística ciudad. Era el movimiento popular -constante y sin tregua en los días de Bajada- en torno a las figuras poéticas sobre el curioso diseño de Isabel Santos, comandado por firmes hombres y estandartes seguidos de hermosos bueyes yuntados con el simple y natural adorno de sus pieles aterciopeladas. El teatro era la calle, la gente, el pueblo; el pueblo se hace teatro, mira... y se detiene.

 

Otra cosa era la noche en el Teatro Circo de Marte, en la representación de la letra del escritor Antonio Rodríguez López (Santa Cruz de La Palma, 1836-1901) y de la música (1935) del maestro Felipe López Rodríguez (Santa Cruz de La Palma, 1909-1972), un trabajo que estuvo hasta pocos días antes dirigido por Paco Paredes (homenajeado entrañablemente en el acto), y continuado por su compañero Rafael Rodríguez en los últimos días; con la Orquesta y Coros de la Bajada de la Virgen, bajo la batuta de Ángel Camacho Bermúdez (director del Coro, Eduard Asimont)... Otra cosa, decíamos; no mejor, no peor: otro encanto, otro hálito. El movimiento del Carro callejero y popular se hacía ahora en el recto escenario cuadro estático, donde el único movimiento es el color y apenas la voz. Las palabras, llenas de sobresignifcaciones en torno a la Virgen de las Nieves, se van haciendo parte de un precioso lienzo sobre el escenario del Marte, un auténtico cuadro: la forma y la fórmula elegidas en esta ocasión para hacer lo más cercano y entendible posible este teatro de fe, esta bella dedicatoria a la Patrona, este otro acto más emblemático de la Bajada; puede que no tan espectacular como otros, pero directamente marcado por su significado, por su literatura, por su historia y su puesto en torno a la imagen de La Morenita.

 

Otro día más maravillados y maravilladas por Santa Cruz de La Palma.

 

 

Galería de fotos Carro Alegórico y Triunfal de la Bajada de 2010

 

 

Comentarios

Punto Cubano / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo