Revista n.º 1054 / ISSN 1885-6039

Peligros en la indumentaria tradicional de La Palma.

Lunes, 7 de junio de 2010
María Victoria Hernández Pérez (Cronista Oficial de Los Llanos de Aridane)
Publicado en el n.º 317

Hoy la indumentaria corre un grave peligro por la incorrección en el momento de vestirla y la ausencia de algunos de sus elementos fundamentales. La peculiar gasa palmera, con reminiscencias medievales, ya no cubre mayoritariamente la cabeza de la mujer. El hombre ha sustituido la montera por un ridículo sombrero de paja de todo a cien, y por calzado lleva unas alpargatas.

Detalle de la parte de la cabeza de la vestimenta de mujer de La Palma.

 

La artesanía de la indumentaria tradicional continúa reproduciendo los antiguos diseños en los cortes del textil, el vuelo y pliegues en faldas y enaguas, los diferentes estilos de bordados, los cuadrantes en enaguas, camisas y calzoncillos, la mismas empleitas en los sombreros de paja, con diferente anchura en el ala, y los distintos modelos en la tradicional montera, tanto de hombre como de mujer.

 

Tejeduría, bordados y sombrerería vegetal surgen de técnicas y gustos ancestrales guardados celosamente. Diríamos que esos saberes son uno de los mayores tesoros etnográficos de La Palma y de sus familias, que se pasaba en herencia de madres a hijas durante centenas de años.

 

Hoy la indumentaria corre un grave peligro por la incorrección en el momento de vestirla y la ausencia de algunos de sus elementos fundamentales. La peculiar gasa palmera, con reminiscencias medievales, ya no cubre mayoritariamente la cabeza de la mujer, se ha sustituido por un clavel y el pelo en melena o cola, sujeto por un elástico. El hombre ha sustituido la montera por un ridículo sombrero de paja de todo a cien, y por calzado lleva unas alpargatas.

 

 

 

 

 

 

 

Mago en bicicleta

(J.B. Fierro: 1841-1930)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pareja de palmeros

(J.B. Fierro)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maravillosos bordados en enaguas y camisas no valen nada ante la falta del tocado y el tradicional calzado, sustituidos por deportivos. Mientras madres, tías y abuelas se preocupan en la exquisitez del bordado en el momento de salir, a la romería o verbena, algunas prendas de la indumentaria se quedan en casa. En estos días ajetreados de última hora para la magnífica Romería de la Bajada del Trono de los fastos festejos lustrales, se busca desesperadamente el pañolón, por cierto muy mal vestido (y en nuestra opinión los flecos de más de medio metro son recientes). Pero... ¿de qué vale llevar el pañolón cuando falta el tocado con gasa, el sombrero de colmo o la montera en la cabeza?

 

Todo da calor: mejor y más fresquitos/as se puede ir en vaqueros, camiseta y chanclas. Dentro de unos años las fotos y videos de hoy serán documento de estudio para investigadores. Se está haciendo un auténtico atentado contra la indumentaria tradicional de La Palma, y nadie pone remedio. El panorama descrito no está generalizado, pero el peligro está ahí. La responsabilidad es de todos. Por suerte existe la labor de las agrupaciones folclóricas y su buen vestir, un magnífico ejemplo a seguir.

 

La riqueza de la indumentaria tradicional palmera está directamente relacionada con la diversidad de la climatología y la orografía insular. Un territorio de sólo 706 km2 y una altura máxima de 2.426 metros, surcado por profundos barrancos, pequeños valles, caseríos diseminados, frecuentes lluvias, nieve en la cumbre y cálido sol en las costas, laberintos de senderos y caminos, sin duda, propició la diversidad de empleos en el vestuario de sus habitantes que, en el transcurso de los años, cayó en desuso y acabó por convertirse en la indumentaria que hoy se tiene por tradicional.

 

Grupo de las magas del Rey. Foto: Miguel Brito (1906)

 

 

Estilos de la indumentaria tradicional palmera

 

A grandes rasgos, la indumentaria tradicional de La Palma se agrupa en tres estilos diferentes que coinciden con los que se encuentran cotidianamente en cualquier manifestación festiva de carácter popular: traje de gala, traje de faena y traje de manto y saya.

 

El traje de gala, propio de domingos y fiestas, se elabora a base de ricas telas refinadas entre las que predominan la seda y los terciopelos, tanto en hombre como en mujer. Las enaguas, camisas y calzoncillos van bordados ricamente. Los complementos son esenciales para darle vistosidad al atuendo. Entre ellos, ocupan un destacado lugar las joyas familiares, muchas de ellas fruto de la emigración canaria a Cuba y Venezuela. El pañolón de seda, viejo complemento que se había perdido, se ha recuperado y es usual su utilización por la mujer en este traje de fiesta o gala.

 

Además de por la calidad de sus telas, los trajes de gala se diferencian fundamentalmente de los de trabajo o faena por la sustitución de la clásica montera palmera por el pequeño sombrero de paja de trigo, rematado con cintas de seda, florecitas y plumas. En el caso del varón, los pantalones, los chalecos y las monteras del traje de gala se confeccionan con terciopelos, damascos y finos brocados. Tanto en la indumentaria de faena como en la de gala, la mujer se reboza bellamente la cabeza con la elegante gasa de seda.

 

Mujer y hombre de La Palma (J.B. Fierro)

 

 

En relación al traje de faena, de diario o de trabajo, predominante entre las clases más populares o comunidades rurales, se tiene prueba documental de que se confeccionaba en los telares familiares, a diferencia del de gala, en el que esta afirmación no es válida debido a la importación de tejidos suntuosos. No obstante, una parte de ellos se realizaba con seda artesana de La Palma.

 

Entre 1793 y 1806, Francisco Escolar y Serrano destaca la fábrica textil como industria realizada por las mujeres. Apunta que en Garafía las mujeres hilan lino y lana y tejen lienzo y tiritaña parda muy burda de que se visten los de este pueblo, en lo cual y en la hechura de la montera se distinguen de los demás habitantes de la isla.

 

En el borde de la falda del traje, tanto de gala como de faena, se incorporaba la barredera, a modo de cinta, para proteger del deterioro por el roce continuado con el suelo. El justillo de ricas telas del traje de gala se sustituye, en este caso, por las telas más burdas de lana. Sin embargo, en la ropa interior siguen apareciendo los bordados, tanto en las vestimentas de gala como en las de faena. Se conservan antiguas camisas en las que, en el puño, aparecen hasta doce tipos de puntos diferentes.

 

Se conoce por tapada con manto y saya a un estilo de vestimenta, de mediados del siglo XVI, compuesto por tres primeras enaguas (la tercera es la blanca o interior) de igual o distinto color y similares a las que se utilizan en los trajes de gala. Una de ellas se coloca en los hombros o sobre la cabeza, configurando la clásica tapada. En algunos casos, el manto no corresponde a la tercera saya, sino que va separada.

 

María Ventura, Reina de las Fiestas de La Patrona de 2005 en Los Llanos de Aridane (La Palma).La referencia más antigua que conocemos de la existencia de mujeres tapadas con manto y saya en La Palma, se encuentra en un inventario de la iglesia parroquial de Las Nieves (Santa Cruz de La Palma) de 1640, que incluye una joya de oro que la dio vna tapada a un clérigo que la diese. Esta tapada es una mujer que ocultaba su rostro con el manto. Actualmente y en algunos casos, aunque originalmente no lo llevara (quedando como único ejemplo Los Llanos de Aridane), el traje se complementa con una gasa de seda cubierta con sombrero de copa troncocónico. El hombre viste calzón hasta la rodilla, medias blancas y levita o casaca baja o corta de diferentes textiles y sombrero de copa.

 

Valioso testimonio etnográfico del vestir que fuera cotidiano entre los palmeros, hoy lamentablemente corre un grave peligro.

 

                                                                                                        María Ventura. Reina de La Patrona 2005

 

 

Debes indicar un comentario.
Debes indicar un nombre o nick
La dirección de mail no es valida

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para garantizar el buen funcionamiento de nuestra página web.

Al pulsar en "ACEPTAR TODAS" consiente la instalación de estas cookies. Al pulsar "RECHAZAR TODAS" sólo se instalarán las cookies estrictamente necesarias. Para obtener más información puede leer nuestra Política de cookies.