Revista n.º 1046 / ISSN 1885-6039

Concierto de Cantadores del Barranquillo.

Lunes, 1 de marzo de 2010
Peyo Benítez
Publicado en el n.º 303

Varios son los motivos por los que podemos sentirnos satisfechos. De una parte, la satisfacción ciudadana al comprobar como en una sociedad cada vez más individualista y tecnológica, hay quienes continúan siendo capaces de organizarse en grupos, sin injerencias interesadas, para impulsar las inquietudes artísticas comunes. Y de otra parte, para los que estamos convencidos de que la música, independientemente de su raíz culta o popular, debe ante todo ser vehículo para la comunicación, al comprobar que podemos sumar nuevas voces a nuestro coro.

Foto Noticia Concierto de Cantadores del Barranquillo.

 

Si tuviéramos que resumir nuestra impresión personal sobre lo que ustedes van a escuchar les hablaríamos de: buen gusto, frescura y respeto. Buen gusto para la elección de un repertorio que resume una declaración de intenciones tan amplia como las ganas que despliegan sobre el escenario. La frescura la obtienen de mezclar con exquisito equilibrio la exultante juventud de la mitad de sus miembros, con la ilusión de quienes, mayores de edad, todavía sienten la necesidad juvenil de hacer cosas nuevas.


Y el respeto que sienten por la música que hacen, popular y cercana, sin necesidad de camuflarla artificialmente, ni acudir para ellos refuerzos de un día.


Como no puede ser de otra manera si hablamos de música popular, el cimiento del edificio que ocupará el escenario es la música tradicional de la tierra, pilar imprescindible sobre el que se construye un armazón lleno de tantas influencias y estilos como capacidades ofrecen sus miembros, y sus cualidades individuales son muchas y muy buenas.

 

Cartel del concierto de Cantadores del Barranquillo en la Sala Insular de Teatro de Las Palmas de Gran Canaria.


Hablar aquí de las distintas obras que componen este recital sería un atrevimiento. La música se escucha, y en este caso se comparte, se disfruta. Todas las melodías forman parte de la memoria musical de varias generaciones.


Desde los Aires de Lima de Teror, variante local de una de las formas musicales más interesantes y puras de la música tradicional canaria, hasta la recreación de un moderno estudio para timple como exquisita polca, tendrán muchas excusas para mantener los oídos bien atentos.


Les invitamos pues a un viaje que nos lleva desde las medianías a la costa, de la algarabía mejicana a la nostalgia de una noche chalchalera, de Santiago de Cuba a la pampa de Cafrune. Folías para llorar, rancheras para brincar, polcas para reír, boleros para enamorar... todo eso sin salir del Barranquillo, porque la música, y ellos lo saben muy bien desde el primer momento, la música solo tiene sentido si es capaz de transmitir emociones.

 

 

Debes indicar un comentario.
Debes indicar un nombre o nick
La dirección de mail no es valida

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para garantizar el buen funcionamiento de nuestra página web.

Al pulsar en "ACEPTAR TODAS" consiente la instalación de estas cookies. Al pulsar "RECHAZAR TODAS" sólo se instalarán las cookies estrictamente necesarias. Para obtener más información puede leer nuestra Política de cookies.