Revista nº 761
ISSN 1885-6039

Quemaron a Galvao: 50 años de un llamativo Entierro de la Sardina en Los Llanos de Aridane. (Incluye AMPLIA GALERÍA DE FOTOS)

Martes, 15 de Febrero de 2011
María Victoria Hernández Pérez (Cronista Oficial de Los Llanos de Aridane)
Publicado en el número 353

Después de 50 largos años, y con todos los honores, quemaron a Galvao. En 1961, por la intervención de la policía municipal, clero y gobierno municipal de Los Llanos de Aridane (La Palma) no pudo ser pasto de las llamas. Era el 15 de febrero, Miércoles de Ceniza, y el tradicional Entierro de la Sardina (realmente un pelele o machango) del barrio aridanense de Retamar era festejado como años anteriores.

 

En esos años la prohibición era rotunda, duramente perseguida y sancionada. No obstante, el cortejo tomó las calles hasta que fue interrumpida por las autoridades y fuerzas del orden público. De la refriega resultaron identificados y sancionados por actos de mal gusto los siguientes vecinos del barrio de Retamar: Francisco Álvarez Pérez; José A. Pérez Pérez; Francisco Benítez Reyes; José Viña Lorenzo; José D. Hernández Pérez; Marcelino Luis Hernández; Domingo Hernández Pérez; Nicolás Hernández Pérez; Wenceslao Sosa Pais y Martín Fernández Barreto. Los dos últimos, además de por los actos de mal gusto, se les sanciona también por excitación a las órdenes, con un total de 100 pesetas por las dos infracciones. Las mujeres que participaron en este acto, en realidad Entierro de la Sardina, no fueron objeto de sanción.

 

La noche del pasado sábado, 12 de febero de 2011, se dirigía al público el único superviviente de los sancionados, Nicolás Hernández Pérez. Emocionado, dirigió la palabra a los asistentes y recordó el orgullo de poder contemplar, 50 años después, la quema en el Entierro de la Sardina del malévolo capitán portugués, Galvao.

 

La historia de este capitán se puede resumir con los siguiente datos: en 1961 un suceso pirático dio la vuelta al Mundo. En la madrugada del 21 de enero, el capitán portugués Enrique Galvao —Galvoa— y 60 tripulantes asaltan el barco Santa María, anclado en el venezolano puerto de La Guaira. Dan muerte al piloto, resultando heridos un oficial y el médico. El capitán es apresado y, tras varios días de navegación, atracan en el puerto brasileño de Belén. La prensa internacional recoge este hecho insólito como piratería del siglo XX.

 

El Entierro de la Sardina del Carnaval de Los Llanos de Aridane hizo suya esta aventura. En ese mismo año, al grotesco pelele de Retamar lo llamaron Galvao: como representación personificada del mal, había de morir en la hoguera. Los planes del cortejo se vieron truncados, una vez más, por las fuerzas del orden público y la burlesca manifestación fue disuelta entre carreras, pérdida de alpargatas, retención de un mulo sin dueño, detenciones personales y alguna que otra multa que aún se recuerda amargamente.

 

En las fotografías que a continuación podrán ver, en la galería que se ofrece de esta edición de 2011 (50 años después del primer Galvao), se observa claramente cómo es el proceso festivo de este peculiar Entierro de la Sardina palmero. El itinerario del machango sobre el burro va acompañado del jolgorio musical y la masa de gente, y todo desemboca, entrada la noche, en fiesta del fuego, cuando arde Galvao. Podemos apreciar, entre otros detalles, la vestimenta que algunos llevan, así como el blanco en algunas caras del talco que no puede faltar en buena parte de las festividades carnavaleras palmeras.

 

 

Ver galería de fotos 50 Aniversario de "Galvao": un peculiar Entierro de la Sardina en Los Llanos de Aridane

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios