Revista nº 824
ISSN 1885-6039

Hacia la novedosa declaración BIC del oficio de Carpintero de Ribera Artesanal.

Jueves, 14 de Julio de 2011
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 374

Juan Antonio de la Hoz: es la primera vez que se incoa un expediente BIC que no se vincula a un elemento material, un emplazamiento o un inmueble.

 

El área de Patrimonio Histórico del Cabildo de Lanzarote ha iniciado las gestiones para tramitar el expediente de solicitud al Gobierno de Canarias para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) el oficio de Carpintero de Ribera Artesal del Puerto de Arrecife. "Las personas que se dedican en Lanzarote a construir o reparar barcos de pesca o recreo y, fundamentalmente, botes o barquillos, desarrollan una actividad que debe ser protegida y reconocida por su valor testimonial, histórico, artístico y documental de nuestras tradiciones y cultura", explica el Consejero de Patrimonio Histórico del Cabildo de Lanzarote, Juan Antonio de la Hoz.

 

Del mismo modo, de la Hoz ha destacado que "es la primera vez que desde el área de Patrimonio del Cabildo de Lanzarote se incoa un expediente BIC inmaterial, no vinculado a bienes inmuebles, sitios etnográficos, lugares o patrimonio documental, en aras de no perder esta profesión artesanal que ha sido heredada de generación a generación y que al día de hoy constituye una seña de identidad apreciada culturalmente y reconocida en el litoral de Arrecife".

 

Valor histórico en Lanzarote: Maestro Tito. Esta tradición en Lanzarote, junto a la industria del salazón de pescado, se consolida y especializa como oficio en torno a la pesca a finales del siglo XIX. No obstante, los primeros datos y referencias históricas datan de finales de 1790. Estos dos trabajos citados proliferan en un entorno muy favorable a lo largo del siglo pasado en el Charco de San Ginés, los islotes de Naos y los propios arrecifes que circundan la capital de Lanzarote.

 

La industria empieza a decaer durante la década de los sesenta del siglo pasado, cuando buena parte de de las embarcaciones de madera se sustituyen por embarcaciones de hierro, más útiles para la pesca de la sardina. A pesar de ello, los astilleros de Arrecife logran hacer frente a esta situación adversa y empiezan a compaginar la madera y el hierro en sus tareas de reparación y mantenimiento de los barcos.

 

Toda esta tradición viene refrendada en la familia de los hermanos González Betancort, cuyo actual taller se sitúa en Puerto Naos. Esta saga de carpinteros se inicia con Santiago González Díaz, nacido a finales del siglo XIX, y se encarna en nuestros días, en pleno 2011, en la figura de Evaristo González Betancort, conocido como Maestro Tito, quien constituye una clave referencial de la cultura marinera del Puerto de Arrecife.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios