Revista nº 812
ISSN 1885-6039

El Desastre de La Gomera. Décimas del Temporal.

Domingo, 30 de Octubre de 2011
Chácaras y Tambores de Guadá
Publicado en el número 389

La noche del 30 de octubre del año 1941, un terrible temporal se desató en Valle Gran Rey, y sobre La Gomera entera, causando pérdida de vidas humanas y cuantiosísimos daños materiales.

 

Si ya antes del temporal la situación socioeconómica de la isla era crítica, por las duras condiciones de la posguerra y la imposibilidad siquiera de emigrar, el temporal vino a poner a los gomeros en una situación desesperada.

 

Muchas han sido las crecidas del barranco de Valle Gran Rey pero ninguna como la de ese fatídico año, quedando grabadas tan fuertemente en la memoria colectiva que cuando alguien se refiere al temporal se sobreentiende que se refiere al del año 41: El Año de la Arrastrada.

 

Un acontecimiento de tal magnitud no podía dejar de ser reflejado por los poetas populares. Así, las conocidas como Décimas del Temporal forman ya parte de la poesía popular gomera.

 

Existe una cierta controversia a la hora de atribuir la autoría de estas décimas, que algunos informantes asignan a Manuel Navarro y otros a José Hernández. Por el estilo en que están hechas nos inclinamos más por la hipótesis de Manuel Navarro, aunque también sabemos que Hernández hizo unas al respecto, al igual que otros poetas de distintos pueblos de La Gomera. No es la primera vez que en una misma historia se mezclan décimas de diferentes poetas, también suele ocurrir en las coplas y en los romances.

 

La Calera a la izquierda y Guadá a la derecha, ambos lugares de Valle Gran Rey

 

 

DÉCIMAS DEL TEMPORAL, de Manuel Navarro Rolo

 


Quisiera inmortalizar
con sentimiento profundo,
lamentos que ya en el mundo
no se pueden olvidar.
Voy despacio a detallar
el momento oportuno,
la fecha que siempre impugno
por lo fatal y violenta.
Octubre, noche del treinta
del año cuarenta y uno.

 


Vino la noche sombría,
a la vez bramaba el viento
y la luz del firmamento
entre nubes se perdía.
El mar inquieto rugía
con lucha desenfrenada
fue la lluvia desplomada
al paso del cataclismo
siendo un torrente el abismo
la tierra quedó inundada.

 

 
¡Cuántos seres se encontraban
en su lecho descansando!,
y por el sueño ignorando
que la muerte los llamaba.
¡Qué horrible fin aplastaba
el triste pueblo gomero!,
que con ansia y desespero
despierta con agonía
y el espacio recibía
los aires más lastimeros.

 

 
Ya no puede el duro suelo
resistir la lluvia fuerte,
en los brazos de la muerte
cuántos lloran sin consuelo,
tienden la vista al cielo
implorando caridad.
En la densa oscuridad
desnudas cuántas personas,
sus moradas abandonan
pidiendo hospitalidad.

 

 5ª
Desaparecieron tiendas,
talleres y los molinos,
altares, santos divinos
y ricos campos de hacienda.
Muchas casas de vivienda
fueron desaparecidas,
y hasta las huellas perdidas
de donde fueron fundadas;
otras quedan derrumbadas
y en escombros convertidas.

 


Gritos de auxilio se sienten
de padres, hijos y hermanos,
niños, mujeres y ancianos
se los llevó la corriente,
que con angustia doliente
despiertan con hondo pesar;
es horrible soportar
lo que la muerte derrumba,
ignorándose su tumba,
si es en tierra o en mar.


  
Sigue en marcha el temporal
en contra de la fortuna,
el reloj marca la una,
de la desgracia fatal.
En lucha tan desigual
no puede la fuerza humana
viendo la muerte cercana
y la tierra no resiste
terminando el cuadro triste
a las dos de la mañana.

 


  8ª
Cuando vino el nuevo día
que todo se pudo ver,
nadie pudo conocer
el pueblo donde vivía.
Todo en ruinas convertida;
lo que había se perdió,
palpablemente se vio
la pérdida dolorosa;
la desgracia desastrosa
que en La Gomera cayó.

 

   9ª
Citaré los animales,
que todo parece un sueño,
por la mañana su dueño
no encuentra ni los corrales.
Muertos por los matorrales
se hallaban a centenares,
cerdos grandes al criar
fueron a ser descubiertos,
unos vivos y otros muertos,
en las orillas del mar.

 

  10ª
La pérdida general
fue por todo el continente,
dejando un duelo viviente
y martirio personal.
Esto no tiene rival
los percances y quebrantos,
la horda que causa espanto
descubrió con brazos rudos,
los dolientes restos mudos
de un sagrado camposanto.

 

 11ª
Ya los campos se perdieron,
según tengo por detalle,
y los pintorescos valles
donde estaban sucumbieron.
En lama se convirtieron
las ramas de más valor;
se ha perdido lo mejor,
el sustento de la vida
y en esta peña afligida
sólo nos queda el dolor.

 

 

12ª
Ya el pobre perdió el vivir,
aunque mísero vivía,
y el rico lo que tenía
lo perdió para sentir
en las riendas del sufrir,
el sinsabor del mezquino.
Esta desgracia previno
luto, miseria y la muerte
y hoy corre la misma suerte,
poblano que campesino.

 

 13ª
Cuántos pobres trabajaron
sin descanso amargamente,
con el sudor de su frente
propiedades reportaron.
Por este mundo tirano
formando negra compaña,
en extranjero y España,
dotando su existencia
son tinieblas de clemencia
en el llano y la montaña.

 

 14ª
Ya no tiene el triste obrero
con que poderse cubrir,
ni crédito para vivir,
existencia ni dinero.
Hubo quien se quedó en cuero
en suma fatalidad.
En la alta sociedad
personas de aristocracia,
se quedaron por desgracia
viviendo de caridad.

 

15ª
Señoritas y señoras
que la posición se nombra,
no les quedó ni la sombra
de sus riquezas mayores.
Plantas y frutos menores
y el panorama que había
tarjeas y tuberías
y el depósito común,
aceite, cajas de atún
que rompen la factoría.

 

 16ª
La Gomera con tristeza
era un barco sin timón,
cuando lo asusta un ciclón
y pierde la arboladura.
Transformada en figura
por la tempestad traidora
quiso hundirte en pocas horas
dejando un recuerdo triste,
pero yo creo que existe
una mano redentora.

 

17ª
Fueron las líneas partidas
por distintas direcciones
y las comunicaciones
quedaron interrumpidas.
Las carreteras partidas,
las acequias derrumbadas,
las aguas reconcentradas,
desbocados los baluartes,
viéndose por todas partes
las situaciones privadas.

 

 18ª
Era feliz nuestro ambiente
por su clima halagador,
del marino al leñador
se vivía sonriente.
Hoy todo está diferente
muy distinto nuestro mapa;
ya no nos salva ni el Papa,
ni la Caridad del Cobre,
el rico volverse pobre;
el que era pobre no escapa.

 

19ª
Pobre Gomera querida,
en qué desgracia has caído,
la opulencia que has tenido
se halla en polvo convertida.
Azotada y destruida
es tu situación gravada
y tu riqueza fraguada
entre escombros atroces.
Gomera quién te conoce
tan maltrecha y arruinada

 

 20ª
En Santiago se llevó
a una infeliz criatura,
que sería la dulzura
de su madre y la perdió.
Esto lo lamento yo
más que ninguna otra cosa,
que la finca más preciosa
que un padre pueda tener,
por no poder reponer
esa propiedad preciosa.

 

21ª
Una finca se procura
reponerla con el tiempo,
cuando la lluvia y el viento
ponen freno a su bravura.
Una infeliz criatura
nace y no vuelve a nacer,
ni se puede reponer
por ninguna cantidad,
por eso siento piedad
por esa infeliz mujer.


   22ª
Cito lo más horroroso
que a la página se van,
Hermigua, San Sebastián,
La Rajita y Vallehermoso.
Santiago muy doloroso
gravemente lo veréis
y para que no los olvidéis
la triste musa que inspiro,
dando el último suspiro
se encuentra Valle Gran Rey.

 

 

 
 
 
 
Barranco de Valle Gran Rey crecido a la altura del Caidero, La Calera
 
 
 
Barranco de Valle Gran Rey a su paso por El Caidero, La Calera (década de 1970)
 
 
 
Barranco crecido en la zona baja de Valle Gran Rey (izquierda)y Cañadas de Teguerguenche (Valle Gran Rey) corriendo
 
 
 
 
EL TEMPORAL DEL 41 EN LA PRENSA DE LA ÉPOCA
 
 

 

2 de noviembre de 1941 (domingo).

UN VIOLENTO TEMPORAL DE AGUA OCASIONA DIVERSOS DAÑOS EN LA ISLA DE LA GOMERA.

Hay que lamentar ocho víctimas.

Santa Cruz de Tenerife. El temporal de lluvias ha producido inundaciones en la isla de la Gomera. Según ha comunicado el gobernador civil, las víctimas han sido ocho personas, entre ellas un niño. Las inundaciones han inutilizado la fábrica de conservas en el barrio de la Rejita, y han incomunicado con el resto de la Isla los pueblos de Angulo, Hermigua y San Sebastián de la Gomera. Las mayores pérdidas se han producido en Hermigua y Angulo con destrucción de viviendas y  propiedades agrícolas. En algunos puntos el agua ha llegado a cuatro metros de altura.

El gobernador civil de Tenerife ha enviado a la Gomera a un miembro del Consejo Provincial de Falange, y el general Serrador, envió, por su parte, a don Luis Durando, teniente coronel del Estado Mayor, a un equipo de Ingenieros zapadores y Transmisiones, y a otro de Sanidad; estos equipos han llevado a la Isla material quirúrgico, ropas y víveres.

Desde que se tuvieron las primeras noticias, las autoridades de Tenerife se han dedicado a prestar su ayuda a las zonas damnificadas. Las fuerzas del Ejército, Falange y Guardia civil de la Gomera han contribuido al salvamento de las personas que vivían en los lugares inundados. La isla ha quedado incomunicada con Tenerife y esta incomunicación continuaba hoy, según ha manifestado el gobernador civil, quien ha dicho que los habitantes de la Gomera serán socorridos con los víveres que ayer mismo llevó el vapor “Santa Elena”, en el cual viajaban los representantes del gobernador y del general Serrador, y a los equipos de Intendencia, Ingenieros y Sanidad.

La causa de las inundaciones ha sido la multitud de barrancos de la isla, por donde bajaba el agua que cayó torrencialmente durante dos horas, de dos a cuatro de la madrugada. El tiempo ha cambiado en estas, islas y se espera que el temporal no se repetirá.

La Vanguardia, página 5
 

 

 

4 de noviembre de 1941 (martes).

LAS IMPONENTES INUNDACIONES DE LA ISLA DE LA GOMERA.

En San Sebastián, capital de la isla, han quedado destruidas el noventa por ciento de las viviendas.

Las Palmas 3, 4 tarde. El Gobierno civil ha hecho un llamamiento urgente a toda la provincia para prestar ayuda a la isla de la Gomera, víctima de las pasadas inundaciones, en las que ha habido numerosas desgracias personales.

Ha sufrido importantes daños, principalmente, la capital de San Sebastián, donde el 90 por ciento de las viviendas quedaron destruidas, dejando sin albergue a innumerables personas. También ha desaparecido la factoría de pescado establecida en la referida capital. Gomera ocupa la cuarta parte de extensión de la Gran Canaria: era conocida antiguamente por Junoni y Minor, siendo la primera conquistada por Juan Bethencourt, que formó con Fuerteventura, Lanzarote y Hierro un señorío o isla feudatarias. Gomera es casi redonda, montañosa y productiva. En total tiene 30.000 habitantes. El capitán general de la Región ha ordenado la intensificación del cultivo en determinados espacios de terreno con destino al racionamiento de las poblaciones militar y civil en régimen de completa autarquía y a base de productos que sean indispensables y de fácil obtención. También ha ordenado simultanear los cultivos de plátanos y judías; que se intensifique la siembra de patatas, deduciendo en un tercio los cultivos de tabaco, caña de azúcar y tomate.

ABC, página 12

 

Idéntica información, procedente asimismo de la agencia de noticias CIFRA, la hallamos en La Vanguardia (4 de noviembre de 1941, martes, página 5), bajo el titular de “Los daños producidos por las inundaciones en la Gomera” e idéntico subtítulo al plasmado en ABC. Eso sí, esta del periódico catalán viene datada en Santa Cruz de Tenerife, a día 3.

 

 

5 de noviembre (miércoles).

NUEVOS DATOS DE LAS INUNDACIONES EN LA ISLA DE LA GOMERA.

En las inundaciones que el gran temporal de lluvias provocó en la isla de Gomera la madrugada del viernes pasado, las aguas alcanzaron dos metros de altura en algunos pueblos, arrastrando la impetuosa corriente que bajó de los barrancos los cultivos, plataneras, muebles, enseres, etc. La inundación asoló por completo los pueblos de Hermigua y San Sebastián, capital de la isla, donde el torrente de agua, que llegó a la altura de los primeros pisos de las casas, derribó centenares de edificios que se desplomaron a consecuencia de la impetuosidad de la corriente.

La primera noticia que tuvo la población de la isla de Gomera del peligro de las aguas desbordadas fueron los disparos de fusil de los soldados que hacían guardia en puestos altos y los silbidos típicos de otros vecinos gomeros, que, advertidos de lo que ocurría, comunicaban el riesgo de inundación a largas distancias.

Han sufrido considerables daños, además de Hermigua y San Sebastián, los pueblos de Rajita, Vallehermoso y otros. En todos ellos la rapidez de la corriente de agua obligó a los habitantes a abandonar sus domicilios a medio vestir. Grandes zonas de terreno aparecen desoladas y en ruinas. En los primeros momentos, las autoridades militares y civiles adoptaron medidas para enviar urgentes socorros a la isla de Gomera.

De Santa Cruz de Tenerife salió un barco con fuerzas militares de Intendencia, Sanidad e Ingenieros, enviadas por el general Serrador, así como una expedición de Auxilio Social con víveres y ropa de abrigo, en la que iba el camarada Saldaña como delegado provincial de Auxilio Social. El general Serrador y el gobernador civil se informan constantemente de la situación y ayuda que se presta a la isla.

ABC, página 8

 

 

6 de noviembre de 1941 (jueves).

SE REPRODUCE EN LA ISLA DE LA GOMERA EL TEMPORAL DE LLUVIAS Y VIENTO.

Por fortuna es de menos intensidad que el del viernes pasado.

Santa Cruz de Tenerife, 5, 2 tarde. Se reciben noticias de la isla de la Gomera en las que se da cuenta de que el temporal de lluvias y viento ha vuelto a reproducirse, ocasionándose de nuevo el desbordamiento de barrancos. Desde luego, el temporal es de menos intensidad que el que se produjo en la noche del viernes último. El gobernador ha podido confirmar la triste situación en que ha quedado el vecindario de los pueblos damnificados y recorre las localidades de la isla, en solicitud de  ropas de vestir y de cama, utensilios, etcétera, ayuda que es preciso repartir con urgencia. Continúan incomunicados los pueblos de Vallehermoso, Valle Gran Rey y la playa de Santiago. En la isla de Hierro ha llovido también en abundancia. Hay esperanzas de que las abundantes lluvias, que en estos momentos caen sobre la isla de Tenerife, resulten beneficiosas para las cosechas, especialmente en la región Sur.

En el catalán La Vanguardia (6 de noviembre de 1941, página 5) se inserta también esta información con el título “Se reproduce, aunque menos intenso, el temporal de la isla de la Gomera".

ABC, página 9

 

7 de noviembre de 1941 (viernes).

CESAN LOS TEMPORALES EN LA ISAL DE LA GOMERA.

Tenerife acude a las necesidades del momento con entusiasta generosidad.

Santa Cruz de Tenerife 6, 4 tarde. En los trabajos de salvamento de las víctimas, que se llevaron  a cabo con extraordinaria abnegación y heroísmo, se elogia grandemente la labor de la Guardia Civil, para quien se ha hecho una propuesta de concesión de la cruz de Beneficencia.

El jefe provincial del Movimiento y gobernador civil prosigue con gran tesón las gestiones de ayuda a aquella isla. Para socorrer a sus vecinos ha sido abierta en el Gobierno civil una suscripción que en el primer día alcanzó la cantidad de 30.000 pesetas. El cabildo insular de Tenerife prepara el envío de gran cantidad de enseres, entre los que figuran camas, ropa de abrigo, etcétera. Numerosos particulares han entregado en el Gobierno civil camas, colchones, mantas y otros objetos. Esta noche ofrecerá una representación en el Teatro Guimerá la Sociedad Escuela de Arte, cuyos ingresos serán destinados íntegramente a los damnificados. Las últimas noticias recibidas de la Gomera afirman que ha mejorado el tiempo y que por lo tanto están cesando los temporales.

ABC, página 12

 

9 de noviembre de 1941 (domingo)

DE LOS GRANDES TEMPORALES EN LA ISLA DE LA GOMERA.

Las autoridades realizan toda clase de esfuerzos para reorganizar la vida agrícola y económica de la isla damnificada.

Santa Cruz de Tenerife 8, 4 tarde. Han regresado de la isla de la Gomera, donde han podido apreciar personalmente los daños ocasionados por el temporal, el gobernador civil de la provincia y los delegados provinciales de Auxilio Social y Transportes. De momento, según manifestaciones del gobernador, han quedado cubiertas las más perentorias necesidades. Los vecindarios de los pueblos dañados demostraron a la primera autoridad civil su gratitud por los envíos efectuados. El gobernador ha añadido que el espectáculo que ofrecen los pueblos azotados por el temporal es tristísimo. En Rajita, por ejemplo, más de veinticinco casas fueron destruidas, no quedando en muchas de ellas ni la menor señal de su antigua existencia. En Hermigua, San Sebastián, Vallehermoso, etc., grandes extensiones de terreno de cultivo quedaron arrasados, ocasionándose una pérdida de varios millones de pesetas. Con toda urgencia han comenzado los trabajos, a fin de organizar en aquella isla la vida agrícola y económica.

Suscripciones a favor de los necesitados: Las Palmas 8, 6 tarde. A 10.335 pesetas asciende la suscripción abierta en esta capital con destino a los damnificados de la isla de la Gomera. También se ha recaudado gran cantidad de ropa interior y de abrigo.

ABC, página 16
 

 


MANUEL NAVARRO ROLO

(Valle Gran Rey 1907- S/C de Tenerife 1979)

 

Procedente de una familia con gran afición al Punto Cubano, Manuel Navarro Rolo es uno de los grandes poetas populares de La Gomera, y si bien no practicaba el arte de la improvisación en público, pues no era amigo de canturías, sí que nos dejó un amplio legado poético en forma de décimas en donde brilla su ingenio, destacando por el manejo de datos históricos y por su afición a esta estrofa, que los aficionados en La Gomera llaman profundas.

 

Composiciones famosas suyas son, entre otras, “La caña”, “El martillo”, “Las poesías de la crema Cafarena”, “La caballa”, "Las Décimas del Telémaco" o “Las décimas del temporal del 41”.

 

También practicó el género de la controversia, aunque por escrito, ya fuera con otros poetas o en obras donde él mismo ejercía los dos papales contrapuestos, como en “Concepto del hombre de campo y el de ciudad”, o la “Conversación entre un hombre y una palma”.

 

Manuel Navarro Rolo fue uno de los 171 pasajeros que el 9 de agosto de 1950 se embarcó en Valle Gran Rey, en la aventura incierta del Telémaco, convertido en barco mítico de la emigración clandestina. Y de ese viaje nos dejó, quizá su obra más conocida, “Narración Histórica de un Viaje Transoceánico desde La Gomera (Islas Canarias) a Venezuela en el Motovelero Telémaco. Año 1950”, en la que en 50 décimas nos narra las vicisitudes del viaje.

 

Murió en Santa Cruz de Tenerife, atropellado por un coche, en 1979.

 

 

Fuentes de información

 

Bibliografía:

- Hernández Méndez, Miguel Ángel (1994): Décimas de José Hernández Negrín (Décimas de La Gomera). Ayuntamiento de Valle Gran Rey, Centro de la Cultura Popular Canaria. La Laguna. pp. 75-79.

Informantes: documentos cedidos por Hermógenes Afonso de la Cruz, informado por Manuel Mora Morales. Documentos cedidos por Rubén Negrín Piñero (del material del archivo de Juan Chinea). Rosendo García (oral).

 

- Hernández Méndez, Miguel Ángel (1998): Décimas de La Gomera. Poetas de Valle Gran Rey. Asociación Granate, Iltmo. Ayuntamiento de Valle Gran Rey. La Laguna”, pp. 86-89.

Informantes: Archivo de Juan Chinea (Juanito Playa). Facilitado por Dailos Dorta Barroso.

 

- Para "El temporal del 41 en la prensa de la época". Jesús M. Hernández. Artículos publicados en www.gomeraverde.com.

 

En internet:

- http://www.gomera.com.es/. Página de la Agrupación Folclórica Chácaras y Tambores de Guadá.

 

Fotografías:

- Archivo Fotográfico de la AF Chácaras y Tambores de Guadá.

- http://www.manoloramos.es
 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios
Sábado, 28 de Abril de 2018 a las 23:05 pm - José Hernández

#02 Que maravilla como explican esa terrible

Desgracia yo no había nacido pero los señores mayores entre otras personas mi propia madre me contaba aquellos terribles hechos

Lunes, 20 de Febrero de 2012 a las 18:59 pm - faustino sanchez coello.

#01 soy nacido en vallehermoso el dia 15 febrero de 1936.en el barrio de rosa de las piedras exactamente en la entrada debajo de la cueva llamada medio dia.yaun teniendo tan corta edad me recuerdo ver las vacas flotando en barranco donde desemboca el barrnco de ambrocio que hoy esta la represa y cada vez que voy me recuerda esa desgracia tan grande que sufrimos los gomeros.y en esos momentos pienso que grandesa y fortaleza tubieron nuestros padres para sobrevivir y sacarnos adelante.que dios los guie asi hasta el infinito.cada vez me siento mas gomero abrazos para todos mis paisanos.

La Embarazada del viento / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo