Revista nº 911
ISSN 1885-6039

Un nuevo estudio sobre las mujeres en el medio rural.

Martes, 04 de Octubre de 2011
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 386

Esta investigación, en la que han participado 200 mujeres, ha servido para analizar la percepción que ellas mismas tienen de su propia calidad de vida.

 

El Cabildo de Tenerife ha realizado un estudio con el propósito de analizar la percepción que tienen las mujeres del medio rural de la isla de su propia calidad de vida. En ese trabajo, en el que han participado alrededor de 200 mujeres y ha contado con la colaboración de los ayuntamientos, se han abarcado diferentes ámbitos como la empleabilidad, formación, conciliación de la vida laboral y familiar, el acceso a los recursos en las zonas rurales, la identidad rural, la participación social, la percepción de igualdad y la actividad agrícola y ganadera, entre otros.

 

Esta iniciativa, financiada a través del programa europeo Leader, se enmarca dentro de un proyecto más amplio denominado Mujeres rurales de Tenerife que, desde el año 2009, desarrolla el Servicio Técnico de Agricultura y Desarrollo Rural del Cabildo con la idea de incorporar la perspectiva de género en las actuaciones vinculadas a la actividad agraria y al desarrollo rural.

 

La investigación determina que las mujeres está orgullosas de su identidad rural y perciben que su situación es mucho mejor en comparación con la de sus propias madres o abuelas. Sin embargo, consideran que los avances que se han producido a lo largo de los años en materia de igualdad de oportunidades no han sido suficientes y que la presión social en este sentido sigue siendo muy fuerte en el ámbito rural. A pesar de su apego y satisfacción con el trabajo realizado, las mujeres del sector primario preferirían que sus hijas o hijos eligieran otro tipo de profesión más cómoda, segura y mejor remunerada.

 

Las mujeres participan en general muy activamente en la vida social de sus municipios, según recoge la investigación, pero no suelen ocupar puestos representativos o decisivos en las juntas directivas de las entidades con las que colaboran. Tampoco tienen demasiada presencia en las asociaciones profesionales del sector.

 

En cuanto a las mujeres jóvenes que han participado en la elaboración del estudio, la investigación constata que no se sienten avergonzadas de su procedencia aunque saben que ello, en muchas ocasiones, genera prejuicios. Creen que el clima de igualdad o desigualdad es muy similar en el campo y en la ciudad aunque evidentemente ellas se ven entorpecidas en sus deseos de formación, ocupación laboral, oportunidades de ocio, posibilidades de participación social, etcétera, por las condiciones de su entorno. Para ellas estos inconvenientes son los mismos que los que sufren los varones jóvenes de sus municipios.

 

Las mujeres identifican de manera muy clara la persistencia de discriminaciones sexistas en el seno de sus familias, tanto en la diferente asignación de tareas que hacen sus padres entre ellas y sus hermanos como en lo que respecta a las expectativas familiares sobre sus trayectorias vitales. De esta forma sus principales preocupaciones se centran en el acceso a opciones formativas interesantes y variadas; apoyo a la conciliación de la vida laboral y familiar o la posibilidad de disfrutar de su ocio con alternativas suficientes y atractivas.

 

La falta de recursos económicos en muchas mujeres del entorno rural limita enormemente su autonomía personal, convirtiéndolas en personas dependientes de sus parejas o estructuras familiares, lo que coarta sus decisiones y oportunidades.

 

La mayoría de las mujeres del sector primario de la isla valora muy positivamente la formación, por lo que reclaman actividades que sean accesibles para ellas, principalmente en lo que respecta a su duración, ubicación y horario. Reclaman, además, un salario digno e igual que el que se otorga a un varón por el desempeño de tareas similares.

 

La investigación cualitativa de las mujeres del sector primario es una más de las acciones promovidas por el Cabildo para reivindicar el papel de la mujer en el medio rural. Otra de las actividades realizadas en este sentido ha sido una exposición fotográfica itinerante bajo el nombre de Mujeres a pie de campo, en la que se destaca el importante papel que las mujeres han desempeñado en diferentes ámbitos relacionados con la actividad agrícola y ganadera.

 

Las mujeres rurales tendrán un nuevo punto de encuentro el próximo día 15 de octubre en Pinolere, donde el Cabildo ha organizado un encuentro de mujeres agricultoras y ganaderas con el fin de mantener un espacio de opinión común sobre la situación de este colectivo.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios