Revista nº 940
ISSN 1885-6039

El San Bartolomé de Luján Pérez.

Miércoles, 22 de Agosto de 2012
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 432

Los técnicos responsables de restaurar el San Bartolomé de Luján Pérez de la parroquia de Fontanales (Moya, Gran Canaria) ofrecen una charla. La imagen se encontraba en mal estado de conservación, con zonas de policromía que se perdían “con solo tocarlas”. El restaurador, Iván Arencibia, participará junto a una técnico del Cabildo de Gran Canaria, una historiadora, el párroco y Poli Suárez, alcalde de la Villa de Moya.

 

El equipo responsable de la intervención sobre la imagen de San Bartolomé, situada en la iglesia de Fontanales y obra del afamado escultor Luján Pérez, ofrecerá una charla este miércoles 22 de agosto a las 11:00 horas en la propia parroquia, donde detallarán el proceso que sigue la restauración de esta importante pieza que aún no ha concluido. En la misma participará el responsable de los trabajos de mejora, Iván Arencibia, una técnica de Patrimonio del Cabildo de Gran Canaria, María Cárdenes, la historiadora Auxi García, el párraco Fernando García, y el alcalde de Moya Poli Suárez.

 

Arencibia explica que la intervención se desarrollará durante un período de cuatro meses, del que en la actualidad ha transcurrido aproximadamente la mitad. El motivo de que temporalmente este San Bartolomé haya regresado a Fontanales hay que buscarlo en la celebración de las fiestas del pago, que este lunes comenzaron su Semana Grande. “Estaba en muy mal estado de conservación. Había partes y policromías que se perdían con solo tocarlas”, indica el responsable de la mejora de la imagen, que llegó a Fontanales en el año 1815.

 

Hasta el momento los trabajos se han centrado en la recuperación de las zonas más sensibles, apostando tanto el Cabildo de Gran Canaria -que financia el proyecto- como el conservador-restaurador por una “intervención selectiva” que permitiera que San Bartolomé pudiera salir estos días en procesión. “Luján Pérez realiza esta obra para que se procesione. Debemos respetar su función”, recuerda Arencibia, que explica que los responsables de Patrimonio del Cabildo insular y él mismo consideraron que uno de los puntos más importantes para poder devolver temporalmente la escultura era “consolidar los puntos de soporte”.

 

El proyecto de restauración se extenderá durante cuatro meses, en los que se trabajará sobre zonas en las que hay superpuestos hasta 17 estratos de pintura, dado que se trata de una imagen que, con el paso de los años, ha sido objeto  “de muchas intervenciones”. Asimismo, el responsable destaca la importancia de estos ejercicios de mejora, que posibilitan “realmente” ampliar el conocimiento sobre la técnica escultórica del artista de origen grancanario, del que dice la leyenda que talló la figura tan solo con un cuchillo. Además se han eliminado capas de repinte y de hasta “dos centímetros de estuco”, una masilla utilizada para reparar grietas que había originado la pérdida del modelado original que Luján Pérez dio a la imagen. “Mucha gente ignora que esta escultura es suya”, se lamenta. Ahora hay una oportunidad para que todos puedan descubrirla.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios