Revista nº 923
ISSN 1885-6039

El yacimiento de Las Fortalezas y las Salinas de Tenefé.

Jueves, 23 de Febrero de 2012
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 406

El consejero de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo de Gran Canaria, Larry Álvarez, y el alcalde de Santa Lucía de Tirajana, Silverio Matos, han supervisado las tareas que Gobierno Insular y Municipal realizan, respectivamente, en dos sitios de gran interés arqueológico y etnográfico: Las Fortalezas y las Salinas de Tenefé.

 

El yacimiento de Las Fortalezas (La Fortaleza Grande, La Fortaleza Chica y Titana) es en su mayor parte propiedad del Cabildo grancanario, que en los últimos años ha invertido más de 430.000 euros en tres proyectos para el enclave: la elaboración de un proyecto de musealización (35.000 euros); la primera fase de acondicionamiento para la visita pública y documentación histórica del yacimiento (49.875)  y la construcción del centro de visitantes, cuya finalización está prevista para mediados de año y a la que aporta 345.295 euros.

 

Al margen de su interés histórico -muchos lo identifican con Ansite, el lugar donde se escribió el último episodio de la Conquista, propiciando la incorporación de Gran Canaria a la Corona de Castilla-, el yacimiento  cuenta con cuevas naturales y artificiales de carácter doméstico o sepulcral, así como con silos bien conservados, grabados rupestres y numerosas estructuras de superficie, sobre todo viviendas. En lo alto de La Fortaleza Grande, se hallan, además, construcciones de planta circular que habrían sido espacios de culto a los que se accedía a través de pasos artificiales que dan al conjunto un aspecto fortificado. “Ello hace de Las Fortalezas uno de los pocos yacimientos de Gran Canaria donde el visitante puede admirar, simultáneamente, muchas de las manifestaciones culturales de los antiguos pobladores de la isla, lo que junto a sus inmejorables condiciones ambientales, su paisaje singular, su accesibilidad y la cercanía a otros espacios de interés, lo convierten en un auténtico parque cultural que en el Cabildo estamos decididos a potenciar”, explicó  Larry Álvarez, quien expresó el “compromiso” de la Corporación Insular con el patrimonio de Santa Lucía de Tirajana, del que también forman parte las Salinas de Tenefé, otro de los espacios visitados este lunes y en el que con anterioridad también ha intervenido el Gobierno Insular.

 

Las Salinas. En condiciones óptimas, las Salinas de Tenefé podrían producir hasta 350.000 kilos de sal al año. Fueron construidas a finales del siglo XVIII para abastecer a las industrias de salazón de las pesquerías del banco canario-sahariano pero, con la crisis del sector, en los años setenta del siglo pasado, su actividad se centró en el consumo interno, tanto para el uso doméstico, como para actividades semiindustriales. Lo que ahora se pretende es lograr que recuperen su gran potencial. Para ello, el Ayuntamiento ha creado una escuela-taller para la formación de jóvenes, al objeto de que puedan dedicarse profesionalmente a la producción de sal. “Es un esfuerzo loable por cuanto propicia el relevo generacional y evita que se pierda unan prácticas que forman parte de nuestro patrimonio intangible”, subrayó Álvarez, quien recordó, además, la importancia de “mantener vivo” un ecosistema que “por su propia naturaleza, desaparece si no tiene actividad”.

 

Las salinas, que responden al tipo de salinas sobre barro, de origen mediterráneo, producen distintos tipos de sal, incluida la variedad denominada Flor de Sal, que alcanza precios elevados en el mercado, por sus saludables oligoelementos y su también elevada calidad. Su superficie productiva tiene un soporte de barro apisonado que da estanqueidad a los depósitos, y cuenta con 386 tajos (cristalizadores) de 14.250 m2, conducciones de riego, cuatro cocederos (condensadores) de 4.930 m2, almacén y casa del salinero, entre otras instalaciones.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios