Revista nº 906
ISSN 1885-6039

Costumbres canarias en el Día de las Tradiciones 2012 de Chirche. (Incluye MÁS DE 200 FOTOGRAFÍAS)

Martes, 10 de Julio de 2012
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 426

El pasado domingo, 8 de julio de 2012, el pago de Chirche (Guía de Isora, Tenerife) ponía en escena la edición XII del Día de las Tradiciones, una jornada festiva que ya se ha convertido en un referente de las representaciones de los antiguos oficios y la sociedad tradicional canaria.

 

No son escasas las escenificaciones que se llevan a cabo a lo largo del año sobre las costumbres y tradiciones, actividades y oficios relacionados con la cultura tradicional canaria, vinculada a la vida rural y a un pasado más o menos reciente. No es casual aquí nombrar a grupos como los grancanarios Salsipuedes y, sobre todo, al Proyecto Cultural de La Aldea que, desde hace muchos años, realiza lo que se conoce como el Ciclo del Año, una suerte de teatro vivo sobre los temas y asuntos nombrados más atrás.

 

El caso de los vecinos de Chirche toma forma hace ya doce ediciones, con la presente del pasado domingo; y poco a poco han ido tomando posición en este escaparate, vivo y directo, de la teatralización más o menos espontánea de la cultura tradicional canaria, y más particularmente de todo lo que rodea a lo que se conoce como los oficios tradicionales. De tal forma es que cualquiera que visite el día escogido para celebrarlo se puede llevar una idea nítida y directa de cómo era la vida de los canarios y las canarias rurales de no hace mucho; en algunos casos, de la vida todavía hoy activa de muchas personas a lo largo y ancho de los campos insulares.

 

Así, a eso de las diez de la mañana Chirche, en las medianías de Isora, al Sur de Tenerife, amanecía con una luz resucitadora que activaba a las gentes del barrio: cada uno tomaba la vertical del cuerpo en paralelo con la vertical de su calle principal, mientras manos, pies y cabeza hacían su puesta a punto para que todo saliera sobre ruedas; aunque quizás sea mejor decir sobre patas de burro, el único vehículo tradicional presente en la mañana soleada, como era de rigor en la mayoría de nuestros entornos hasta no hace mucho.

 

 

Poco a poco las calles y los múltiples rincones rehabilitados o habilitados, casas antiguas tradicionales canarias, para la escenificación se llenaban de acción por parte de los actores principales de Chirche, de alegría y sonrisas por parte de los conocidos de pueblos cercanos que venían a verlos, de asombro por parte de niños y turistas que por vez primera podían visualizar las estampas de una vida posible pero sin duda apenas perceptible en el presente de Canarias. De abajo a arriba podíamos ver los instrumentos utilizados en la carpintería tradicional, un corral de cabras y cochinos en una dependencia de una vivienda, el pan hecho a mano, una escuela antigua con sus diminutas alumnas, la artesanía de cerámica, palma y los bordados; la molienda del gofio, el café a la antigua usanza, un ancestral lagar para el vino... y unas cuantas situaciones más hasta llegar a la venta, punto intermedio de descanso obligado en el que el delicioso pan se mezclaba, entre otras cosas, con un rico chorizo para paladares de siempre rodeados por los comestibles, las latas y las botellas de toda la vida.

 

Continuamos el camino hacia arriba y nos encontramos con la curandera del pueblo, en su habitación de cachibaches, hierbas y ungüentos para las curas, con su cama y sus rezados, sus artimañas para sanar al que lo necesitara. Poco después la pila del agua, y al lado el patio con juguetes tradicionales, un lugar propicio para la fiesta y la parranda, como así fue allí en un momento de la mañana y en otros puntos del recorrido: un grupo de personas atravesaba el pueblo con sus instrumentos y voces para amenizar los momentos soleados del Día de las Tradiciones.

 

Cogemos el camino de tierra-piedra para el tramo final, ese que empezaba con las aguadoras y los lavaderos; seguimos hasta la trilla y terminamos en los hornos de tejas, donde se pisaba el barro y se enseñaba el proceso de la realización de ladrillos y tejas.

 

Sin duda estamos ante uno de los acontecimientos más interesantes, formativos y lúdicos de este perfil en toda Canarias. Doce ediciones lo muestran y demuestran, y desde nuestras páginas felicitamos a todas y a todos los que lo hacen posible. Les deseamos todo el ánimo del mundo para seguir con este proyecto de pueblo que desea contribuir al conocimiento de nuestra historia, y animamos a que en futuras ediciones se acerquen hasta allí nuestros lectores, pues no saldrán defraudados. Mientras tanto, para quien no tuvo oportunidad de estar, les acercamos más de 200 fotografías sobre este peculiar encuentro en uno de los rincones más hermosos del Sur de Tenerife.

 

 

Ver galería de fotos XII Día de las Tradiciones. Chirche 2012

 

 

Comentarios
Martes, 10 de Julio de 2012 a las 17:17 pm - Carlos

#01 Oiga, felicidades... hay unas fotografías estupendas.