Revista nº 945
ISSN 1885-6039

Una soberanía alimentaria como rumbo futuro.

Domingo, 20 de Mayo de 2012
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 418

El consejero insular tinerfeño de Agricultura, Ganadería y Pesca habló de los desafíos del sector primario en el siglo XXI en una conferencia organizada por Tribuna Fórum.

 

El consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, José Joaquín Bethencourt, ha propuesto usar la soberanía alimentaria "como una guía" que marque el rumbo de la política agraria de la isla en los próximos años. El consejero, que realizó estas declaraciones en una conferencia organizada por Tribuna Fórum en el Hotel Nivaria de La Laguna, manifestó que este reto "nos obliga a ser competitivos". Bethencourt calificó como "razonable" un índice de autoabastecimiento del 25 por ciento porque el autoabastecimiento total es "impensable" por factores como los costes y las limitaciones que impone el territorio o el agua.

 

Durante su intervención, el consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca se refirió a los principales desafíos a los que se enfrenta el sector primario, como frenar el abandono del campo. "La mitad de la superficie agrícola de Tenerife está abandonada, una situación que no es fruto de la falta de infraestructuras sino que responde más bien a cuestiones de tipo cultural o económico", señala Bethencourt, quien asegura que la agricultura a tiempo parcial "está resolviendo muchos problemas sociales en estos momentos". Reservar suelo agrícola para el futuro y estimular el arrendamiento son otros ejes a los que se refirió el consejero insular, quien anunció que el Plan Territorial de Agricultura recogerá la figura de los contratos territoriales que reconozcan lo que la agricultura aporta a la sociedad. Garantizar el relevo generacional es otro reto al que se enfrenta la actividad agraria junto a la igualdad efectiva entre los hombres y las mujeres del campo. Según indicó el consejero insular, "las mujeres rurales siguen relegadas a un segundo plano aunque se ha avanzado en la formación y en la participación".

 

José Joaquín Bethencourt apostó por la calidad diferenciada de los productos locales unida a una buena estrategia de precios y se mostró partidario de fomentar el cultivo del producto ecológico. "La biodiversidad agrícola, ganadera y pesquera es nuestra gran baza -apuntó el consejero- porque tenemos especies que no tienen otros. Por eso, tenemos que hacer cosas diferentes que den prestigio al sector y que nos reconcilien con nuestra raíz rural". El consejero insular insistió en que "la actividad agrícola no deja de ser una actividad económica y, como tal, implica una buena gestión de los costes, una comercialización orientada al mercado y otra serie de requisitos entre los que se incluye la innovación y el uso de tecnologías".

 

Firme defensor de impulsar el mercado interior, Bethencourt advirtió que la actividad agraria tiene que buscar la sostenibilidad y también la complicidad del consumidor, "que no se identifica suficientemente con el producto local". En este sentido, el consejero insular apostó por estrategias de promoción vinculadas al territorio y a los productos locales y declaró "que la mejor exportación de nuestros productos es la venta al turista".

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios