Revista nº 801
ISSN 1885-6039

Una exposición sobre los juegos tradicionales de inteligencia canarios.

Domingo, 21 de Octubre de 2012
Redaciión BienMeSabe
Publicado en el número 440

Esta exposición se enmarca en el programa de las fiestas de Nuestra Señora del Rosario. La inauguración de esta exposición de José Manuel Espinel Cejas se celebró el miércoles, a las 20:00 horas.

 

En el marco de las fiestas en honor a Nuestra Señora del Rosario, que organiza la Asociación Cultural Raíz del Pueblo, en colaboración con el Ayuntamiento de La Oliva (Fuerteventura), se inauguró una exposición sobre juegos de inteligencia en Canarias el pasado miércoles, día 17. Esta exposición, de José Manuel Espinel Cejas, permanecerá abierta hasta el próximo día 30 de noviembre. Los días 17 y 18 de octubre se celebraron, además, unas jornadas de exhibición de juegos populares (la billarda, el trompo, boliches, el tángano, el tejo, etcétera) y talleres de juegos de inteligencia en el Colegio de Primaria de La Oliva y en el IES La Oliva.

 

En esta exposicion, cuya finalidad es divulgativa y pedagógica, se hace un recorrido por los juegos de inteligencia que perduran en nuestro medio rural, bien por vestigios de la época de los antiguos canarios, o bien como usos introducidos por los colonizadores e integrados en pleno en la cultura popular de Canarias. Existen numerosos documentos arqueológicos que demuestran la existencia de juegos de inteligencia desde la más remota antigüedad, en todas las civilizaciones y culturas. Canarias no es una excepción. En muchas Islas ha aparecido una considerable cantidad de dameros de juegos, grabados en roca, que al encontrarse asociados a diversas manifestaciones rupestres y culturales de indiscutible filiación prehispánica, demuestran el origen de la manufactura. El conocimiento y uso tradicional de muchas de estas inscripciones rurales como parte de una manifestación lúdica ha pervivido entre los hombres del campo, sobre todo entre los pastores y principalmente entre los cabreros, constituyendo un aporte fundamental en el campo de la cultura tradicional, así como también en campos tan diversos como la Antropología, la Etnografía, la Lingüística o las Matemáticas.

 

En la obra Los grabados rupestres de la isla de Fuerteventura, de Ignacio Hernández Díaz y María Antonia Perera Betancort, publicada en el año 1991 y basada en las cartas arqueológicas de la isla desde 1987 a 1991, aparecen censadas un total de 57 estaciones de grabados rupestres de los cuales, al menos, 22 tenían asociadas dameros.

 

 

Comentarios