Revista nº 916
ISSN 1885-6039

Se ultiman los trámites para la declaración de BIC del Realejo Alto.

Martes, 04 de Septiembre de 2012
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 434

El Gobierno regional daría curso a esta propuesta integrada por el entorno de la parroquia del Apóstol Santiago y tramos de las vías El Medio Arriba, Tres de Mayo y Remedios.

 

El Ayuntamiento de Los Realejos (Tenerife) ha recibido comunicación por parte de la Dirección Insular de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo de Tenerife del estado de la tramitación del expediente para la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) en el conjunto histórico de Realejo Alto. Al respecto se manifiesta desde la Corporación insular que una vez incoado y puesto a exposición pública, ya se ha cumplido el período de alegaciones pertinente y que la documentación será remitida ahora al Gobierno de Canarias, que es quien debe hacer efectiva la declaración BIC.

 

El equipo de gobierno realejero había otorgado prioridad a esta tramitación, que se encontraba “olvidada durante años”, según manifiesta el concejal de Patrimonio Histórico, Adolfo González. “A nuestra llegada al grupo de gobierno nos pusimos manos a la obra para desempolvar esta solicitud con diversos contactos con los técnicos del área de Patrimonio Histórico del Cabildo para agilizar los trámites” añade. “Hemos de agradecer la predisposición que tuvieron para sacarlo adelante y la implicación que durante todo este proceso han prestado a los deseos manifestados desde este Ayuntamiento, a pesar de la lentitud burocrática de este tipo de expedientes”, señala el edil realejero. “La decisión final está ahora en el tejado del Gobierno de Canarias para la declaración definitiva, consideramos que es de justicia reconocer los valores arquitectónicos e históricos que atesora esta zona del municipio”, explica.

 

Una vez lograda la declaración como Bien de Interés Cultural del conjunto histórico de Realejo Alto, ésta se sumaría a la ya obtenida para el conjunto histórico de Realejo Bajo, “algo que complementa los indudables valores de promoción turística de un municipio con un sinfín de atractivos, como el patrimonial propiamente dicho, los relacionados con la naturaleza, sus posibilidades de prácticas deportivas diversas, su gastronomía, entre otros”, apunta el alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez.

 

Entrarían en este conjunto histórico de Realejo Alto elementos patrimoniales como la actual sede de la Casa Municipal de la Cultura, la plaza de Viera y Clavijo y la parroquia del Apóstol Santiago, el actual edificio de la Biblioteca Municipal Viera y Clavijo, la plaza de La Unión, el inmueble que ha venido siendo sede de la Escuela de Música, la sala El Peatonal, la casa parroquial, el antiguo Cine Viera, el conjunto de edificaciones del margen derecho en sentido ascendente de la calle El Medio Arriba hasta la capilla de la Cruz de esta calle, incluida también en el BIC, y el primer tramo de inmuebles del margen izquierdo de la citada vía y edificaciones concretas de las avenidas de Remedios y Tres de Mayo.

 

Aclara Adolfo González que “no todos los elementos de evidente valor histórico del municipio y en concreto del entorno de Realejo Alto se encuentran dentro de la delimitación de esta propuesta de Bien de Interés Cultural, dado que para acceder a esta calificación como conjunto histórico debe existir una unidad o continuidad geográfica”. Es por ello que desde su área de Patrimonio Histórico se ha promovido de manera complementaria un inventario a modo de catálogo de bienes inmuebles con valor histórico que supera las 500 edificaciones en todo el municipio.

 

Conjunto histórico. La justificación de esta delimitación de conjunto histórico apunta que “engloba un ámbito urbano que se extiende al sur de la iglesia del Apóstol Santiago, como germen fundacional del antiguo Realejo de Arriba, cuyo origen se vincula al campamento castellano que Alonso Fernández de Lugo instala en el Valle de Taoro como preludio al acto final de la Conquista, plasmado en la rendición de los guanches acampados en Realejo Bajo”. Prosigue el texto del siguiente modo: “el importante proceso de renovación edificatoria sufrido por este ámbito urbano a partir de la década de los 70 propició la desaparición de un considerable número de ejemplos de la arquitectura tradicional y de arquitectura ecléctica del tránsito del siglo XIX al XX. Sólo la calle El Medio de Arriba logró conservar un importante elenco de estas construcciones manteniendo un paisaje urbano que evocaría los rasgos del Realejo de la primera mitad del siglo XX, así como el proceso de evolución arquitectónica y socioeconómica de dicho núcleo urbano”. En definitiva, el referido conjunto histórico conforma un pequeño recinto de gran interés patrimonial, que ha podido resistir los embates del urbanismo de la década de los 70 y 80 del pasado siglo. “El eje conformado por la plaza de Viera y Clavijo y la calle El Medio Arriba muestra aún una imagen histórica que merece el establecimiento de un régimen específico de protección, a través de la declaración de BIC, que garantice su conservación como vestigio, casi testimonial, de un núcleo urbano tradicional ya desaparecido”, se apunta en el propio expediente emitido por el Cabildo de Tenerife.

 

En cuanto a los inmuebles que conforman la propuesta de BIC, señala el expediente que “se conservan viviendas de arquitectura popular, generalmente de dos alturas, que responden a los esquemas constructivos y compositivos tradicionales: muros de mampostería, con cubiertas de teja y organización de la vivienda en torno a un patio central o trasero. Las carpinterías de los huecos muestran meritorios trabajos de labra, con ventanas de cojinetes en las más antiguas, y otras de perfil alargado y de cristalera. Son frecuentes los antepechos de rejería o de mampostería. Los huecos se distribuyen generalmente de manera simétrica, aunque la asimetría de algunos revela una presumible mayor antigüedad”. Se apunta igualmente que “muchas de estas viviendas de alto y bajo conocieron una transformación a finales del siglo XIX y principios del XX, introduciendo elementos del clasicismo romántico (como las puertas y ventanas acristaladas de la planta alta y los huecos rematados por arcos rebajados), así como otros de origen ecléctico, como las molduras que ornan las fachadas y los parapetos abalaustrados con copones. También existen algunas manifestaciones de regusto racionalista, además de la estética neocanaria que define el Cine Viera, obra de Marrero Regalado en 1939”.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios