Revista nº 684
ISSN 1885-6039

Cola de caballo.

Jueves, 01 de Agosto de 2013
Jorge Cruz
Publicado en el número 481

La cola de caballo es una de las plantas más antiguas del planeta. Las indicaciones recogidas de la medicina popular son varias y diversas, desde eliminación de cálculos renales a tratamiento de anemia o tuberculosis; también para mejorar la cicatrización de heridas, como ayuda en dietas de adelgazamiento e incluso como antiséptico urinario para prevenir o tratar infecciones a este nivel.

 

Equisetum ramosissimum Desf.

Equisetum arvense L.

(*) Existen en realidad más de veinte especies de equisetos que comparten la mayoría de las características botánicas, aunque difieren en algunos aspectos como la altura de su tallo. La composición  en principios activos y sus propiedades farmacológicas o clínicas se consideran semejantes.

NOMBRE-s VULGAR-es: Equiseto. Hierba de plata.

FAMILIA: EQUICETACEAE

 

 

Algo de la historia de la planta.

La cola de caballo es una de las plantas más antiguas del planeta, se cree que es anterior a la era del Terciario; está presente en restos fósiles del periodo carbonífero. Ha gozado siempre de muy buena fama; como planta medicinal ya era conocida y utilizada por Dioscórides en el siglo I de nuestra era.

 

Descripción.

Equisetum ramosissimum

Se trata en realidad de un helecho de hasta medio metro de altura que carece de hojas y de flores; sus tallos son erectos, nudosos,  y finos: unos son más cortos y terminan en una pequeña espiguita, son los fértiles; otros son más largos, estériles, y constituyen la parte medicinal de la planta.

 

Colacaballo

 

Origen y ecología.

Procede del Mediterráneo y Norte de África. Introducida. Naturalizada. No amenazada.

 

Localización.

Se encuentra cultivado en algunos lugares con fines medicinales. Crece además silvestre en lugares húmedos y sombríos de barrancos y nacientes de agua en las islas de: C, T, P, G.

 

Parte utilizada.

Tallos estériles.

 

Principios activos fundamentales.

Sales minerales: ácido silícico (60-70% en sus cenizas), sales potásicas, magnésicas, aluminio, manganeso.

Flavonoides: quercetina.

Ácidos fenólicos.

Ácido equisético.

Saponósidos.

Alcaloides: palustrina, nicotina.

 

Propiedades e indicaciones terapéuticas:

Derivadas de la experiencia de  uso tradicional. Las indicaciones recogidas de la medicina popular son varias y diversas: desde trastornos como la osteoporosis, la consolidación de fracturas, la anemia o la tuberculosis, por su efecto mineralizante, también para mejorar la cicatrización de heridas. Como diurético para disminuir inflamaciones o edemas, o para la eliminación de arenilla o cálculos renales, o en ayuda de dietas de adelgazamiento; incluso como antiséptico urinario para prevenir o tratar infecciones a este nivel.

Según el contenido en principios activos o ensayos farmacológicos. El elevado contenido y cualidad de sus sales minerales justifican las indicaciones populares “mineralizantes” y diuréticas. Las sales silícicas le confieren propiedades suavizantes y epitelizantes sobre la piel.

Derivadas de ensayos clínicos.

Avaladas por ESCOP o Comisión E u OMS. Segun la comisión E del Ministerio de Salud alemán la cola de caballo estaría indicada en uso interno como diurético en casos de edemas post traumáticos y estáticos, y en caso de infecciones urinarias o presencia de cálculos. En uso externo como apoyo a la cicatrización de heridas de difícil curación.

 

 

Efectos adversos, incompatibilidades y precauciones.

No tomar sin control médico durante el embarazo o la lactancia, tampoco dar a los niños ni a enfermos con edemas por enfermedades cardiacas o renales. Su uso prolongado en el tiempo puede causar inapetencia, cefaleas y alteraciones nerviosas.

Se aconseja durante la toma de colacaballo beber hasta dos litros de líquidos al día para el caso que convenga favorecer el efecto diurético.

 

Dosis y forma de administración.

Para uso interno se realiza una decocción: 2 grs. de planta seca troceada, una cucharada de las de postre de  5 ml, para una taza de 150 ml; mantener hirviendo a fuego bajo durante 5 minutos, dejar reposar otros 5 a 10 minutos, filtrar y tomar tres tazas al día.

Para uso externo en lavados o compresas utilizar 10 grs. de planta seca para un litro de agua procediendo de la misma manera.

 

Ejemplos de utilización.

Compresas de cola de caballo sobre los senos: La aplicación de compresas sobre los senos de una decocción algo más concentrada, hasta 50 a 100 gramos, según una utilización tradicional una o dos veces al día durante al menos 15 minutos cada vez, durante varias semanas; serviría para dar consistencia y elasticidad al tejido mamario, prolongando su juventud.

Esta misma concentración también sería útil en compresas, maniluvios o pediluvios para tratar las micosis de la piel o en los dedos de las manos o los pies. 

 

 

Más Plantas Medicinales Canarias

 

 

Comentarios