Revista nº 1041
ISSN 1885-6039

De la Virgen de Candelaria en La Frontera y la emigración.

Viernes, 16 de Agosto de 2013
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 483

Esta semana finalizan los actos programados para festejar a los patronos del municipio herreño.

 

Este jueves, 15 de agosto, La Frontera (El Hierro) festejó a su Patrona la Virgen de Candelaria. El primer acto programado fue la celebración de la Eucaristía a las 12:00 horas, con la procesión de la Imagen guiada por los bailarines más pequeños del municipio alrededor de la Montaña de Joapira.

 

La procesión principal se realizaba a las 17:30 por distintos lugares partiendo desde la iglesia de Candelaria, con visita a la Residencia de Mayores y pasando por las plazas de Tigaday y de Merese, llegando a la iglesia l anochecer.

 

Los actos programados por la Concejalía de Fiestas para festejar a San Lorenzo y a la Virgen de Candelaria, patronos del municipio de La Frontera, están llegando ya su fin. Este domingo, 18 de agosto, el broche de cierre lo pondrá un año más la Subida de San Salvador; pero antes aún se podrá disfrutar, además de los bailes programados, de dos Fiestas más: la Fiesta de San Roque, hoy 16 de agosto a las 19:00 horas en Belgara, y la Fiesta de La Milagrosa, en Los Llanillos a las 18:00 horas.

 

La presentación de la novela Mi Habana en el recuerdo. Agustín Ravina Pisaca presentó en el salón de plenos del Ayuntamiento de La Frontera su novela Mi Habana en el recuerdo, una historia sobre Cuba y Canarias, con el tema de la emigración presente. Un viaje a la Cuba de los años 30 y que, a lo largo de dos décadas, nos relata la historia de dos emigrantes naturales de La Gomera y de Tenerife, de su trabajo, su esfuerzo y su tesón por insertarse en la sociedad cubana de la época.

 

Se trata d un relato salpicado de referencias históricas de la Cuba opulenta en la que las vivencias de estos dos emigrantes canarios reflejan no sólo la realidad de la época, sino en su trasfondo los ciclos migratorios a los que se vieron abocados muchos canarios, o bien reclamados por una oportunidad laboral, por la necesidad, o bien por la aventura.

 

Ravina, además de viajar a Cuba, ha centrado su proceso de documentación en la consulta de archivos, sesiones de Internet y lecturas especializadas. La novela también es fruto de de una conversación con uno de los protagonistas, ya anciano en Santo Domingo; una mezcla de ficción y de realidad en la que se combinan la magia, el color y el esplendor de la Cuba de los años cuarenta con el relato de la emigración canaria.

 

 

Comentarios