Revista nº 809
ISSN 1885-6039

Entrevista a Luis Morera para la serie De un tiempo, de un país, de Tamaimos.com.

Domingo, 13 de Enero de 2013
Juan García Luján/ Tamaimos.com
Publicado en el número 452

Luis Morera (La Palma, 1946). Corrían los años setenta del siglo pasado, en su casa de Barcelona Tito Cava (responsable de un conocido local en la capital catalana donde se escuchaba música sudamericana) escuchó a Luis Morera y a Miguel Pérez interpretar algunas canciones canarias. “¿Pero qué hacen ustedes cantando música sudamericana en lugar de tocar esto que es de su país?”.

 

Luis y Miguel se miraron a la cara y pensaron que Tito tenía razón. La voz de Tito se hizo popular gracias al tema "La última folia" (mi casa es un archipiélago entero, es una casa concreta, infinita, a donde mires es tu casa, a donde vayas es tu gente). Después fueron a Madrid, y allí Teddy Bautista los apoyó para que sacaran un primer disco. Nacía el grupo La Contra, con su primer y único trabajo De Canarias Somos.

 

Antes de cantar en Madrid, Barcelona e Ibiza aquellos hippis peludos habían hecho su primera parada en Las Palmas de Gran Canaria, con música de los Rolling Stones, Frank Zappa, Bob Dylan, etc., para entretener a los primeros turistas. En un garito del puerto se los encontró Nanino Díaz Cutillas cuando no eran ni siquiera La Contra. Me gustaría llevarlos a Tenderete, pero se tienen que cortar esos pelos porque en TVE no me dejan sacarlos con esas pintas. Tras verlos en la tele, un hombre los invitó a Ibiza, de allí a Barcelona y de Barcelona a Madrid.

 

En esta entrevista concedida a TAMAIMOS uno de los fundadores de Taburiente nos cuenta cómo empezó todo. Nos habla del despertar de la conciencia tras escuchar en Madrid la emisora La Voz de Canarias Libre, cuando desde Argel Cubillo decía Canarias tiene una identidad propia. Han pasado más de cuatro décadas.

 

 

Para escucharla pincha aquí

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios

XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo / Plaza Patricio Calero