Revista nº 792
ISSN 1885-6039

Esquilas y zurrones de Los Diabletes en 2013. (Incluye VIDEO y GALERÍA DE FOTOS)

Jueves, 31 de Enero de 2013
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 455

La concejal de Cultura, Olivia Duque, informa de que este año Los Diabletes de Teguise (Lanzarote) vuelven a sembrar el terror con las esquilas y zurrones, van a salir durante los fines de semana por las calles de La Villa, como han hecho siempre.

 

Uno de los miembros de la Asociación, Víctor Padrón, avisa de que las primeras salidas previstas serán este sábado a las 11:00 horas y el domingo a las 16:00 horas. Los Diabletes mayores, un grupo de catorce, parten de su local, que está en la plaza de la carpa municipal. Estas dos salidas se repetirán el siguiente fin de semana con el mismo horario. Y posteriormente a esas fechas participarán durante los fines de semana en los cosos de Carnaval de los distintos pueblos de Lanzarote.

 

El alcalde de Teguise, Oswaldo Betancort, informa de que “las personas que se acerquen podrán ver una de las tradiciones más antiguas de Canarias, data del siglo XV, pero también advierte que quién reciba un zurronazo recibe simbólicamente fecundidad y virilidad”.

 

El Cronista Oficial de Teguise, Francisco Hernández, extracta la historia de Los Diabletes. Se trata de tradición popular producto de la mezcla de creencia de aborígenes con elementos castellanos y conexiones brujeriles nacidas sobre todo a finales del siglo XV, cuando llegan a Teguise los primeros esclavos moriscos y negros con sus prácticas supersticiosas. La figura del diablete aparece en Teguise, encarnado en el macho cabrío, símbolo de virilidad y fecundidad, de igual forma que lo era el carnero en la isla de El Hierro y más tarde los Buches de Arrecife.

 

Los bailes de brujas y diabletes interpretados por pastores tenían lugar en las noches que separan la Navidad de la Epifanía y en especial la noche del 31. También las Saturnalias romanas tenían lugar del 17 al 23 de diciembre, fiestas en honor de Baco y las Dronias helénicas. Ese periodo de tiempo, ocupado tanto en unas como en otras, todas fiestas y rituales paganos se fueron cristianizando. Así nacieron las Misas de Luz, que tenían lugar en las primeras horas de la madrugada, como triunfo sobre las tinieblas. Los pastores que años antes habían bailado en la Gran Aldea, con sus cueros curtidos en el agua del mar, volvían muchos de ellos ahora como esclavos y criados a danzar en la fiesta del Corpus vestidos de diabletes, junto al fuego y las carretas.

 

Sus cueros, ahora preparados para la máscara, eran adobados con manteca y grasa, pagada por los señores y luego por el Cabildo General. El día del Corpus, las calles de Teguise vestían sus mejores galas en la procesión. Junto al Santísimo estaba la justicia, regimiento, regidores y los escribanos y delante los diabletes y los tocadores de tambor.

 

El Cabildo General establecido en Teguise tomó la responsabilidad no ya de comprar las ropas de diablete, sino que pagaba a los que bailaban y tocaban el tambor; así se recoge en los libros capitulares de la Villa de Teguise. El importe entregado a cada uno era de medio real. Esta tradición del Baile de los Diabletes pasa poco a poco a otras fechas, hasta situarse en los Carnavales.

 

 

Ver en BienMeSabe TV el reportaje El Carnaval Tradicional de Canarias: Lanzarote

 

 

Ver Galería Fotográfica

Carnaval Tradicional de Canarias: Los Diabletes de Teguise y Los Buches de Arrecife (Lanzarote)

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios