Revista nº 792
ISSN 1885-6039

BALBOA TROYA Y QUESADA, Silvestre de (1563?-1644?).

Lunes, 18 de Febrero de 2013
Jorge Rodríguez Padrón
Publicado en el número 458

Poeta n. en Las Palmas de Gran Canaria. Millares Carlo señala que el escritor debió de fijar su residencia en Puerto Príncipe entre los años 1593 y 1603, donde fue escribano del Cabildo y donde contrajo matrimonio con doña Catalina de la Coba, oriunda de Canarias.

 

Hay quienes atestiguan que pasaría a las Indias, todavía joven y soltero; aunque no haya constancia cierta de que así fuera, pues otros afirman que viajaría ya con cincuenta años de edad. Se le considera el primer poeta de la literatura cubana, como autor que es de Espejo de Paciencia (obra finalizada hacia 1608). Se trata de un poema épico en octavas reales y dividido en dos cantos, el primero -de sesenta estrofas- refiere el viaje del obispo Cabezas Altamirano, su rapto por el pirata francés Gilberto Girón y la llegada del obispo, maniatado, a la nave del pirata, donde rechaza la ayuda mitológica para su salvación. Los vecinos se reúnen y ofrecen una cantidad como rescate y el obispo puede volver con sus fieles. El segundo, de setenta y siete estrofas, celebra la hazaña del capitán Gregorio Ramos que, al frente de veinte y cuatro hombres logra, mediante una hábil estrategia, atacar al pirata, darle muerte y cortar su cabeza. Los vencedores se dirigen al río Bayamo que, en su forma mitológica, saluda al obispo. El interés del poema es más histórico que literario: narra los acontecimientos con especial pormenor y veracidad en la cronología; la versificación no muestra aspectos de particular interés y el uso de los tópicos habituales de la épica del momento es el único rasgo de estilo que subrayan todos sus comentaristas. Espejo de Paciencia se incluyó en el volumen Historia de la Isla y Catedral de Cuba, del obispo Pedro Agustín Morell de Santa Cruz (primera edición de 1817). En 1838 se interesó por el poema José Antonio Echevarría que publicó en su periódico, El Plantel (La Habana), un artículo en el cual transcribe algunos pasajes de Espejo de Paciencia. Ese artículo fue reproducido, poco después, en la Revista de Cuba (La Habana, 1880) y en la Revista de la Biblioteca Nacional de La Habana (1910). La primera edición completa del poema es de 1928; de 1943 data la primera edición crítica, debida al investigador Felipe Pichardo Moya. Hay ediciones sucesivas en Universidad Central de las Villas (Cuba, 1960), de Cintio Vitier, en Antología de la Poesía Cubana, de José Lezama Lima (La Habana, 1962). Más recientes, en  Las Palmas (1981). Espejo de Paciencia se volvió a editar en 1988.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios