Revista nº 792
ISSN 1885-6039

Falleció Pedro Morales Martín, Maestro del Juego del Palo Canario. (Incluye VÍDEO)

Lunes, 17 de Junio de 2013
Ángel González (CUPC)
Publicado en el número 475

Falleció en la madrugada del viernes, a los 85 años de edad. A continuación ofrecemos un texto de despedida de Ángel González Torres.

 

Esta madrugada nos ha dejado físicamente el afamado Maestro, del juego del palo y de la vida, don Pedro Morales Martín. Su aportación a la cultura tradicional canaria a través del ancestral deporte del juego del palo, le ofrece una “vida permanente” en el recuerdo canario. Nacido en el pueblo de San Andrés, de Santa Cruz de Tenerife, un 25 de diciembre de 1927, ha muerto en el Hospital de San de Dios, también de Santa Cruz de Tenerife.

 

Don Pedro tuvo una vida laboral relacionada con el mar y con la tierra, entre otros trabajó como esforzado chinchorrero en San Andrés, paciente agricultor en Los Valles y justo apuntador en los muelles. En el juego del palo, fue el señero jugador que con su maestría emblemática y afán de enseñar dio lugar al conocido actualmente como Estilo Morales, firmemente anclado en los antecedentes tradicionales, definidos primero por su principal maestro directo, D. Pedro Domínguez, con anterioridad por los suyos, D. José y D. Nicolás Morales (abuelos de don Pedro), y antes aún por el maestro D. Pedro Pestana Gevara, ya desde casi mediado el s. XIX.

 

Su reconocimiento entre los practicantes es unánime, por su dedicación permanente al arte de jugar el palo y a su enseñanza. Tanto que ha resultado habitual la identificación en él de la figura del “hombre bueno”, el característico juez tradicional del juego del palo canario, hombre de respeto, justo y conocedor que es el que permitía que los enfrentamientos a jugar los palos fueran algo de fundamento, completamente diferente a una simple pelea. Su gran labor en pro de la conservación de esta práctica popular, que estuvo en peligro de desaparecer en los años sesenta del siglo pasado, comenzó a finales de la década de 1970, y fue muy destacada en el proceso de difusión y promoción que se inició por entonces. Entre otras iniciativas participó en la fundación de la Asociación del Juego del Palo Canario (AJUPAL), entidad que aglutinó a la mayoría de los practicantes existentes en las Islas Canarias por aquellas fechas y de la que fue presidente durante años, actuando siempre como “hombre bueno” y siendo el nexo permanente entre los distintos colectivos existentes, muchas veces discordantes.

 

Ante la creación en 1992 por parte del Gobierno Canario de dos agrupaciones formales para la regulación de la práctica (luego Federaciones), una de ellas apoyada por AJUPAL, y considerando que no cabía racionalmente considerar tal diferenciación, prefirió dejar la presidencia y mantenerse en un segundo plano, siempre apoyando la consideración tradicional de un solo arte del jugar el palo. En 1997, se integró con su Escuela en la Coordinadora Magado de Colectivos Tradicionales de juego del palo, que reunía y arropaba a escuelas, entonces sólo de Tenerife, que no habían encontrado sentido a la integración en ninguna de las dos federaciones, ni siquiera en la más cercana a la línea tradicional, la Federación de Juego del Palo Canario.

 

Siempre contrario a las mistificaciones y fanfarrias, no pudo, sin embargo, negarse a varios reconocimientos en vida por parte de los jugadores de palo, dado su destacado papel en la conservación y la promoción de este deporte ancestral, y dada la insistencia de los promotores. Destacaremos, entre ellos, el organizado por la Cabildo de Tenerife en 2000 en San Andrés, el organizado por el Colectivo Universitario de Palo Canario (CUPC) en 2007, en colaboración con el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, que ha quedado señalado por una placa en la plaza de la iglesia de Los Campitos, sede abierta de su Escuela; y el reconocimiento a la trayectoria deportiva por parte del Ayto. de La Laguna en 2011, de cuyas escuelas municipales formó parte varios años, como integrante de Magado.

 

… Hasta siempre don Pedro. Siempre estará entre nosotros

 

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios