Revista nº 801
ISSN 1885-6039

Patrimonio conjunto: El casco histórico de Teror.

Domingo, 01 de Septiembre de 2013
Es todo tuyo
Publicado en el número 485

Teror se desarrolló en el bosque de Aterura, parte de la masa forestal que cubría el Norte de Gran Canaria, distinguiéndose como centro religioso de Gran Canaria cuando se dio crédito a la aparición de una Virgen María en un pino del bosque en torno a 1481.

 

Según el relato tradicional, esta aparición estuvo acompañada de distintos prodigios, si bien otras versiones le quitan al asunto todo carácter sobrenatural e interpretan la aparición en el marco del final de la conquista de Gran Canaria por la Corona de Castilla y los intentos de aculturación de la población prehispánica; existen numerosos ejemplos de otras apariciones marianas tanto en la Península -en el contexto de la Reconquista- como en Canarias, tales como la aparición de la Virgen de Candelaria.

 

Sea como fuere, este hecho distinguió de manera especial  a esta zona de las demás. La población adquirió cierta importancia como núcleo agrícola durante los siglos XVI y XVII.

 

El XVIII fue un siglo muy importante en la consolidación de la devoción de la Virgen en Gran Canaria y constituye, además, un momento de particular importancia para la villa al configurarse en gran medida su zona central. Entre las novedades arquitectónicas destaca la construcción de la torre que a principios de la centuria se había adosado a la iglesia (1708), siguiendo la traza de las góticas de la Catedral de Santa Ana, con planta poligonal y rematada en chapitel. Este campanile, construido con la característica cantería amarilla del lugar, subsistió cuando se levantó la nueva fábrica de la parroquial (1760-1767).

 

 

Sigue leyendo aquí.

 

 

Noticias Relacionadas
  • Teror
    Pedro Grimón - 17 Feb 2005
Comentarios