Revista nº 810
ISSN 1885-6039

50 años de la Casa Museo Pérez Galdós.

Lunes, 19 de Mayo de 2014
Manuel Herrera Hernández
Publicado en el número 523

La inauguración quedó aplazada por la oposición del obispo Antonio Pildain Zapiain, que escribió a Franco y a otros rogándoles que no se inaugurara el Museo, pues consideraba que la casa de Galdós es el antiseminario y que, además, era conocido el anticlericalismo de Galdós.

 

 

Cuando en 1945 Matías Vega Guerra fue nombrado presidente del Cabildo de Gran Canaria dispuso la creación del Archivo Histórico Provincial y Museo de Bellas Artes. Así tuvo su origen la actual Casa de Colón en una edificio del siglo XVI situada en la calle de Colón, nº 1, cuya apertura pública tuvo lugar en 1951, siendo su primer director-conservador Néstor Álamo. De este modo la Casa de Colón se convirtió en el germen de la actual Área de Cultura del Cabildo de Gran Canaria dentro de la que se encuentra, entre otros centros culturales, la Casa-Museo de Pérez Galdós.

 

El proyecto de instalación del museo galdosiano surgió en 1950. El sitio acertado era la casa natal de don Benito, situada entonces en la calle Cano, nº 33. Los objetivos eran reunir y conservar el patrimonio documental, crear un centro de estudios e investigación de la obra de Pérez Galdós en sus contextos histórico, literario y artístico, y, finalmente, que sirviera de punto de encuentro de los hispanistas galdosianos para difundir la literatura y el pensamiento galdosiano a nivel internacional.

 

En 1957 Santiago Santana Díaz fue nombrado asesor artístico del Cabildo y colaboró en la reforma. Por su lado, afirmaba Néstor Álamo que tenía como motivo de orgullo la restauración de la vieja casa donde don Benito naciera hasta dejarla convertida en la Casa de Galdós en 1960. La tarea fue difícil dado el desvencijamiento del inmueble. La casa formó parte del inmueble que está a su izquierda del que fue segregada y tenía un pozo, común a ambas edificaciones, en su patio primero. El edificio -la Casa de Galdós- se parte en dos porciones diferentes perfectamente definidas. El sector anterior, es decir, el que da a la calle del Cano, y el posterior, con el que, pese a su cardinal diferencia, se haya unido. Esta diversidad de estilo tiene su explicación. Sebastián Pérez Macías, el futuro padre de Galdós, compró el inmueble y lo restauró en su parte frontera, a fin de instalar allí su hogar. Es decir, remozó con acento gótico y lamartiniano la parte noble o de recibo y dejó la trasera conforme había sido construida allá a finales del XVI o principios del XVII.

 

La casa luego fue reformada en torno a 1785 y mantiene gran parte de su estructura original a pesar de las reformas que se le hicieron en el momento de convertirla en museo. Esta casa fue adquirida por el Cabildo en 1956 a los descendientes de Ambrosio Hurtado de Mendoza Pérez-Galdós, permutada por otra casa situada en la calle Peregrina, nº 9, que previamente había adquirido el Cabildo a Domingo Salas Araya. Dos años más tarde comenzó la restauración quedando finalizada en octubre de 1959. De modo progresivo el Cabildo adquirió a la hija de Pérez Galdós, doña María, un lote de libros manuscritos, objetos procedentes de las casas de Madrid y Santander, entre ellos su despacho, dormitorio y otros muebles, a los que se sumó la cesión generosa de objetos, en calidad de depósito, por la Casa de Colón y El Museo Canario, así como donativos de pertenencias de Galdós por diversas personalidades.

 

 

La inauguración quedó aplazada por la oposición del obispo Antonio Pildain Zapiain, que escribió a Franco, a los ministros Carrero Blanco y Alonso Vega, así como al cardenal primado de España Enrique Pla y Deniel, rogándoles que, en virtud del Concordato vigente, no se inaugurara el Museo, pues Pildain consideraba que "la casa de Galdós es el antiseminario" y que, además, era conocido el anticlericalismo de Galdós. En 1960 Federico Díaz Bertrana sucedió en la presidencia del Cabildo a Matías Vega y, por fin, el 20 de mayo de 1964, siendo gobernador civil Antonio Avendaño Porrúa, se inauguró la Casa-Museo con una muestra de dibujos, manuscritos, impresos y misceláneas de don Benito. Los actos celebrados ese día en torno a la Exposición Galdosiana, en la que participó Alfonso Armas Ayala, podemos considerarlos como inaugurados con la conferencia que pronunció Gregorio Marañón Moya en la que resaltó la influencia que Galdós había tenido en su padre, el doctor Gregorio Marañón. También puede considerarse como anticipo a esta muestra la ofrenda floral que se le rindió ante la estatua del Muelle de Las Palmas y las posteriores conferencias de Julián Marías, Claudio de la Torre e Ignacio Aguilera, director de la Biblioteca Menéndez Pelayo de Santander.

 

En febrero de 2004, siendo presidente del Cabildo de Gran Canaria José M. Soria López, comenzaron oficialmente las obras de ampliación de la Casa-Museo con la anexión del inmueble contiguo de la calle Malteses, bajo la dirección de Rosa M. Quintana Domínguez. Cuatro años después la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo, siendo presidente José M. Pérez García, adjudicó las obras de restauración y acondicionamiento de la Casa-Museo. El Cabildo, presidido por José M. Bravo de Laguna, reabrió al público la Casa-Museo Pérez Galdós el martes 29 de noviembre de 2011. En la Casa se había realizado en los últimos dos años un segundo gran proyecto de reforma duplicando los espacios dedicados a la exposición permanente, que ahora se estructuran en dos itinerarios, denominados Espacios de la literatura y Espacios de la intimidad de Galdós.

 

En su triste senectud sólo animaban a Galdós tres cosas. Hablar de libros, el sol y las flores de su huerta. Y en su Museo encontramos antídotos contra el desencanto, la tristeza y el tedio.

 

 

Manuel Herrera Hernández es miembro de la Asociación Española de Médicos Escritores.

 

 

Comentarios
Domingo, 21 de Agosto de 2016 a las 13:51 pm - Pedro Juan Almeida Cabrera

#02 Por razones de averiguar las relaciones d monseñor Pildain con los museos de cara a mi publicación " Néstor: los poetas, la poesia y sus poemas pictóricos" su página es el único sitio donde he podido obtener algunos datos. Y con respecto a la frase de Galdós quiero recordar que pude visitar el Museo Provincial de Bellas Artes de Las Palmas de Gran Canaria, con entrada por la plaza del Pilar Nuevo y cuya existencia parecen ignorar hasta el momento presente. Su creador y destructor fu el mismo, don Alfonso de Armas Ayala, allí se exhibía parte de la adquisición de Martín Vera propiedad del Cabildo Insular de Gran Canaria y no del CAAM. Allí se podía ver gmuchos cuadros de don Colacho Massieu, algunos de Ormas, un Darío Regoyos. Es lamentable y vergonzoso que aún no tengamos un museo serio de arte moderno y no la pobre muestra de arte grancanario que se exhibe en la Casa de Colón.

Lunes, 19 de Mayo de 2014 a las 12:09 pm - Bentayga-7

#01 Hoy en dia, en el histórico campanario de S. Francisco, esta grabada con letras gigantescas una frase de Galdós. ¡No se puede luchar contra la Historia!

Décimas / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo