Revista nº 887
ISSN 1885-6039

DELGADO SUÁREZ, Félix (1902-1936).

Jueves, 20 de Agosto de 2015
Jorge Rodríguez Padrón
Publicado en el número 588

Poeta n. en Las Palmas de Gran Canaria y m. en Barcelona. Estudios en el Seminario Conciliar de su ciudad natal. Poco se sabe de sus años de infancia y adolescencia. Ventura Doreste* lo recuerda lector de Julio Verne o Emilio Salgari, y más tarde de los clásicos latinos o de Kant y Schopenhauer.

 

También se interesa por los poetas insulares que son sus coetáneos: Tomás Morales*, Saulo Torón* o Alonso Quesada*. Por entonces empieza ya su dedicación a la poesía; pero es el periodismo el que acaba por ocupar todo su trabajo literario. En 1920, ya se ve su firma en los diarios insulares Renovación y El Espectador. Poco después, en 1921 y 1922, figura como colaborador y redactor de La Provincia y La Jornada, respectivamente. En 1921 encuentro y amistad con el escritor José Jurado Morales que cumple, en Las Palmas, su servicio militar. Diversos intentos por salir de la isla. A partir de esos años colabora también en revistas peninsulares como La Pluma y España (Madrid) o Alfar (La Coruña) y en el suplemento literario de La Verdad (Murcia). En 1924, a raíz de la muerte de su padre, se produce un paréntesis de silencio público; aunque en ese año consigue el premio para escritores noveles del diario La Jornada. En 1927 retorna a la actividad literaria y, entre 1928 y 1929, colabora en los diarios insulares El Liberal y El País. En 1928 firma también el Primer Manifiesto de la revista La Rosa de los Vientos* (Tenerife). A finales de 1929, abandona la isla y, tras un viaje por América y Europa, fija su residencia en Barcelona, desde donde envía crónicas y colaboraciones a El País. En Barcelona forma parte del grupo fundador de la revista Azor, de la cual será asiduo colaborador. Consolida su amistad con José Jurado Morales, conoce e intima con Lluys Santamarina. Se casa por dos veces. Colaborará también por esos años en la revista Cruz y Raya, dirigida en Madrid por José Bergamín. Intentos de publicar la obra de Alonso Quesada en Madrid, al tiempo que la difunde a través de una serie de artículos en esa última revista. Muere en la capital catalana, en 1936, víctima de la confusión originada al comienzo de la guerra civil; al parecer a manos de un grupo anarquista. Además de sus muchas colaboraciones en prensa y revistas, donde utilizaría los pseudónimos de Félix Antonio o F.A., Flix y Felipe Centeno, su obra se reduce a los volúmenes de poesía Paisajes y otras visiones (1923), prologado por Claudio de la Torre*, e Índice de las horas felices (1927), prologado por Pedro Perdomo Acedo*; la crónica biográfica Pepe Gonçalvez. La figura de mayor relieve del deporte en Canarias (1927) y El isleño y sus caídas (2008), volumen al cuidado de Guillermo Perdomo, reúne los cuentos y humoradas locales que, bajo el mismo título, aparecieron en el diario El País (Las Palmas de Gran Canaria) entre 1928 y 1929.

 

 

Foto: detalle de portada de uno de sus libros

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios