Revista nº 681
ISSN 1885-6039

GARCÍA CABRERA, Pedro (1905-1981).

Viernes, 12 de Mayo de 2017
Jorge Rodríguez Padrón
Publicado en el número 678

Poeta n. en Vallehermoso (La Gomera) y m. en Santa Cruz de Tenerife. 1913, se traslada con su familia a Sevilla. Dos años después, regresa a La Gomera en donde permanece unos pocos meses.

 

Nuevo traslado familiar, esta vez a Santa Cruz de Tenerife. 1921, estudios de bachillerato en el Instituto de La Laguna (Tenerife). Primeros textos en prosa, en La Voz de Junonia, semanario estudiantil de estudiantes gomeros. 1925: sigue sus estudios en el Instituto de Santa Cruz de Tenerife. Tiene la oportunidad de publicar en Gaceta de Tenerife, diario católico con el que colabora hasta 1928. Redactor de la revista Hespérides* en 1926. Al año siguiente, colabora en El Progreso y en Las Noticias. Con Rodríguez Doreste*, Lorenzo Cáceres*, López Torres* y Juan Ismael*, funda la revista Cartones*, en 1928, aunque su único número no aparecería hasta dos años después. En 1929 colabora en La Tarde e Informaciones. Se acentúa su acción política: milita en el PSOE y dirige el semanario Altavoz, órgano de la juventud gomera para combatir el caciquismo en su isla. Aproxima sus posiciones estéticas a La Rosa de los Vientos*, de Juan Manuel Trujillo* y Agustín Espinosa*, frente a las cuales se había manifestado años antes desde la revista Horizontes. 1931, candidato socialista a las elecciones municipales y teniente alcalde en Santa Cruz de Tenerife. Dirige El Socialista. Miembro fundador de Gaceta de Arte* (1932), en cuyo grupo se integrará de forma plena y activa. Condenado por un expediente judicial de dos años antes, ha de cumplir tres años y seis meses de prisión y, desterrado de Santa Cruz, se instala en Tafira (Gran Canaria), en 1934. Pronto se le exculpa y regresa a Tenerife. En 1935, sus posiciones políticas se radicalizan. Exposición Surrealista de Tenerife, interviene en la redacción del segundo Boletín Internacional del Surrealismo. Polémica en torno a la proyección de L'Age d'Or, de Luis Buñuel, que mantiene con sus antiguos compañeros de Gaceta de Tenerife. En 1936, de nuevo interviene en la política municipal y se traslada a Madrid para intervenir en la elección de Manuel Azaña. Con los primeros días de la guerra civil se inicia su larga y dramática peripecia personal: detenido en 1936, pasa un corto tiempo en prisión; es deportado al campo de Villa Cisneros, en el Sahara, y desde allí logra huir, primero a Dakar y luego a Marsella, desde donde regresa a España y se alista como soldado del ejército republicano en Andalucía. Es destinado a la inteligencia militar. Sufre un grave accidente y es internado en el hospital civil de Jaén. Pasa más tarde a Baza (Granada) y vuelve a prisión, donde permanece hasta 1944. De Baza se traslada a Madrid, en donde le aguarda su mujer, con la esperanza de lograr un puesto de trabajo, pero es detenido una vez más, porque se le reclama desde Tenerife para ser juzgado por la huida del penal de Villa Cisneros. Aunque es condenado, se le conmuta la pena por el tiempo que pasó en la prisión granadina de Baza. Se le confina en su domicilio de Tacoronte y hasta 1948 no se normaliza su situación personal y laboral. Recupera, poco a poco, el contacto con sus antiguos compañeros de Gaceta de Arte. En 1950 se publica el único número de la revista De Arte. En la década de 1950 colabora en La Tarde, en la revista Gánigo*, y participa en la creación del suplemento Gaceta Semanal de las Artes*. 1956, viaja a Bélgica, a la III Bienal de Poesía, en Knoke, y al año siguiente es homenajeado por el Hogar Canario de Madrid. En la década de 1960, pasa recurrentes temporadas en el sur de Tenerife (Granadilla y Los Cristianos). Continúa su colaboración en Gaceta Semanal de las Artes y en Gánigo. En 1969, homenaje frustrado en el Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife. En la década siguiente, hace sucesivos viajes a Vizcaya, a Fuerteventura y Lobos. Más tarde, viaja a la Península e Italia. En 1976 participa en el I Congreso de Poesía Canaria* (La Laguna, Tenerife); pasa alguna temporada en el Puertito de Güímar (Tenerife). En los años que siguen, dará una lectura de poemas en el Ateneo de Madrid, viaja a Alicante y a Suiza, para ser tratado de la enfermedad que lo llevaría a la muerte y es homenajeado en el Círculo de Bellas Artes de Tenerife. Unos meses antes de su muerte, la revista LC* le dedica un número homenaje, donde se recupera parte de los textos escritos por el poeta en los años 1931 a 1936. La obra de García Cabrera tuvo una lenta y pensada escritura e iba publicando sus poemas antes de ser reunidos en libro, a lo largo de toda su trayectoria. Libros de poesía publicados: Líquenes (1928), Transparencias fugadas (1934 y 1970), Romancero cautivo (1940), Día de alondras (1951), La esperanza me mantiene (1959), Entre cuatro paredes (1968), Vuelta a la isla (1968), Hora punta del hombre (1970), Las islas en que vivo (1971), Elegías muertas de hambre (1975), Ojos que no ven (1977), Hacia la libertad (1978), A la mar fui por naranjas (1980), antología personal, Dársena con despertadores (1980) o La rodilla en el agua (1981). En 1934 publica el relato "Los senos de tinta"; otros cuentos suyos aparecen en el suplemento Gaceta Semanal de las Artes (1955). "El hombre en función del paisaje" (1930), que completa con "Paisaje de la isla. Estudio del día gris" (1935), "Regionalismo y universalismo" (1930), "Notas paran una estructuración de las Islas" (1930), "La ordenación de lo abstracto" (1930), "Influencia mediterránea y atlántica en la poesía" (1932), "La concéntrica de un estilo en los últimos congresos" (1934), "Acotaciones al Congreso Internacional de Escritores Proletarios" (1935), "Arquitectura y poesía" (1950), "Las fuentes de la poesía popular" (1956) o "Poesía canaria" (1976) son algunos de sus ensayos, aparecidos en la revistas Gaceta de Arte y De Arte, en las páginas del diario tinerfeño La Tarde, o que el escritor leyó como conferencias o como ponencias en diversos congresos. En 1987 se publican sus Obras Completas, bajo los auspicios de la Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias; y en 2005, la colección Aislados, de CajaCanarias, publica El hombre en función del paisaje y otros ensayos y El poeta y su palabra, antología básica de su poesía. Ese mismo año, la editorial madrileña Verbum da a la luz los tres tomos de la Obra Selecta, de Pedro García Cabrera.

 

 

Comentarios