Revista nº 810
ISSN 1885-6039

Miguel Cabral de Noroña, un eclesiástico filomasón.

Domingo, 14 de Julio de 2019
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 791

Se trata de una nueva obra del historiador, y colaborador de nuestra revista, profesor de la ULL, Manuel Hernández González.

 

Estudia la vida y obra de Miguel Cabral de Noroña, franciscano madeirense, formado en la Universidad de Coimbra, que huye de Funchal por unos versos satíricos y se refugia en Tenerife, donde funda una academia de ciencia. La persecución de su orden le conduce a la secularización como capellán de los regimientos de Nápoles y Ultonia. Este último le lleva a Tenerife, donde desea secularizarse totalmente. Allí un sermón suyo contra la conquista de Canarias y América le lleva a ser procesado por el Santo Oficio, que prohíbe su impresión.

 

Su pugna con la elite nobiliaria le conduce a promover su expulsión. Sus críticas a la Junta suprema de Canarias lo expulsan de la isla hacia Cádiz, donde pasa un año encarcelado. Allí, tras su liberación, publica un periódico liberal radical, el Duende Político. Ante el riesgo de ser detenido huye a Filadelfia, donde intenta dar a la luz otro periódico liberal con el apoyo de los independentistas hispanoamericanos, pero fracasa y se ve obligado para subsistir a trabajar como empleado de la embajada española, donde escribe documentos y folletos, si bien se le prohíbe regresar a España. Pese a ello edita reflexiones liberales sobre la masonería.

 

En 1819 Fernando VIII le encarga la publicación en Londres de un rotativo contra la independencia de América, el Observador español, que le propone al monarca que fuera liberal. Con la restauración del liberalismo, es nombrado empleado de la secretaria de Estado, falleciendo en Madrid en 1820.

 

 

HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, Manuel.

Del Cielo al infierno. Miguel Cabral de Noroña. Vida y obra de un eclesiástico filomasón.

Tenerife, Ediciones Idea, 2019.

ISBN 978-84-17360-74-0.

270 pp.

 

 

Comentarios

VIII Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo (Plaza Patricio Calero, y 2ª Parte)